El Marqués de Sade: el escritor maldito que dio su nombre a una perversión sexual


ABC.es

  • El noble permaneció encerrado injustamente en la fortaleza de Vincennes y La Bastilla, durante más de trece años, hasta que el estallido de la Revolución Francesa lo puso en libertad. Había sido acusado de intentar envenenar a unas prostitutas durante una orgía
El Marqués de Sade: el escritor maldito que dio su nombre a una perversión sexual

Wikipedia Retrato imaginario del Marqués de Sade

Define la RAE el sadismo, citando como su origen al escritor Donatien Alphonse François de Sade, como «la perversión sexual de quien provoca su propia excitación cometiendo actos de crueldad en otra persona». La leyenda negra del Marqués de Sade, un novelista salpicado por los tumultuosos años de la Revolución francesa y por varios escándalos sexuales, envió sus obras al terrero de lo maldito y la Iglesia católica las incluyó en el Índice de libros prohibidos. Bien es cierto que los supuestos crímenes que cometió nunca alcanzaron ni la sombra de los que narraba en sus textos de ficción.

No en vano, la infancia y juventud de Donatien Alphonse François de Sade fue bastante convencional, sin rastro de la oscura erótica que marcaría su obra literaria. Hijo único de Jean-Bastiste François Joseph –diplomático, militar y conde de Sade– y de Marie Eleonore de Maille de Carman, de sangre borbónica, Donatien nació en París en 1740 y fue educado en sus primeros años por el importante noble Luis José de Borbón-Condé. Tras viajar por varios países de Europa junto a sus padres con moticos diplomáticos, con 10 años, Donatien regresó a París para ingresar en el prestigioso colegio jesuita Louis-le-Grand. De aquel niño se ha dicho que tenía una mente brillante que devoraba todo tipo de libros, con especial predilección por las obras de historia y, sobre todo, los relatos de viajeros, que le proporcionaban información sobre las costumbres de pueblos remotos y exóticos.

Una destacado héroe militar de Francia

Cuando todavía era un adolescente, el heredero de la casa de Sade –una de las más antiguas de la zona de Provenza– ingresó en la academia militar. A la edad de 16 años, Donatien participó en su primera batalla al mando de cuatro compañías de filibusteros durante la toma de Mahón (Menorca) a los ingleses, dentro del contexto de la Guerra de los Siete Años. En el asalto murieron más de cuatrocientos franceses, pero la buena actuación del joven teniente le ganó gran prestigio. Así, hasta el final de la guerra en 1763, Donatien recorrió la mayor parte de los frentes franceses repartidos por Europa, incluida la zona oriental, y alcanzó el grado de capitán en la caballería de Borgoña.

Después de regresar a Francia, donde se casó contra su voluntad, algo cotidiano en la época, con la hija mayor de los Montreuil –familia noble con una excelente posición económica–, Donatien inició su carrera literaria y, con ella, la algarabía de escándalos sexuales. Instalado en el castillo de la familia de su mujer en Échaffars, la zona de Normandía, el militar retirado momentáneamente se vio envuelto en un primer y confuso incidente al ser arrestado en 1763 y conducido a la fortaleza de Vincennes por orden del Rey debido, sostienen diversos autores, a un misterioso manuscrito firmado por Sade con alto contenido sexual. Donatien pasó 15 días encerrado hasta que la familia de su esposa se hizo cargo de él.

«Los días, que en un matrimonio por conveniencia sólo traen consigo espinas, hubieran dejado que se abrieran rosas de primavera. Cómo hubiese recogido esos días que ahora aborrezco», escribe en una carta Sade como prueba de que estaba insatisfecho con su matrimonio. Es por ello, quizás, que el noble francés mantuvo relaciones con varias amantes, la mayoría habituales de la Corte, y se rodeó con asiduidad de los servicios de prostitutas durante su estancia en París. No en vano, su carrera política fue en ascenso y, a la muerte de su padre en 1767, heredó el título de conde de Sade (en su caso como marqués, pues era costumbre en su familia emplearlos alternativamente). El 16 de abril de 1767 alcanzó el grado de capitán comandante en el regimiento del maestre de campo de Caballería.

El escándalo de Arcueil: violación y tortura

Dos años después, el famoso escándalo de Arcueil destruyó para siempre el prestigio acumulado por el marqués. Según la versión de la supuesta víctima, Sade contrató los servicios de una mujer llamada Rose Keller, a quien forzó, azotó y torturó derramando cera ardiendo sobre unos cortes que previamente le había realizado con un cuchillo. Sin embargo, como ocurre con toda la leyenda negra sobre su vida, es difícil probar cuánto hay de cierto en las acusaciones y cuánto es la consecuencia indeseable de los textos eróticos y «sádicos» que Donatien ya distribuía por aquellos años. De una forma u otra, el noble pasó en prisión siete meses y el incidente, deformado hasta la exageración, tuvo graves consecuencias para su carrera.

Al ser liberado, Sade se centró aún más en su afición por el teatro. Montó un teatro en el castillo de Lacoste y formó una compañía con un repertorio superior a las veinte obras. Pero de nuevo otro escándalo sexual sacude en esos años su biografía. En el verano de 1772, tuvo lugar el «caso de Marsella». Sade, tras una orgía con varias prostitutas, fue acusado de haberlas envenenado con un afrodisíaco llamado la «mosca española», el mismo que pudo estar detrás de la muerte de Fernando «el Católico». Tras una larga jornada de orgías, dos de las muchachas sufrieron una indisposición que remitió pasados unos días. Siempre bajo la estricta lupa que le había ganado su literatura, el marqués fue sentenciado a muerte por sodomía y envenenamiento, sin que la recuperación de las mujeres fuera prueba suficiente de su inocencia.

Antes de ser prendido, Sade huyó a Italia, donde terminó arrestado en Chambéry (Saboya) -entonces parte del Reino de Cerdeña- por petición de su suegra, la influyente Señora de Montreuil. Tras permanecer encerrado en el castillo de Miolans (en Saint-Pierre-d’Albigny) durante cinco meses, el noble francés consiguió evadirse con la ayuda de su esposa y se refugió en Italia, probablemente también en España. El 13 de febrero de 1777, enterado de que su madre estaba agonizando, Sade regresó a París junto con su esposa y, esa misma noche, fue capturado en el hotel donde se hospedaban y encarcelado en la fortaleza de Vincennes por mediación de su todopoderosa suegra.

Sade permaneció 13 años en la prisión de Vincennes, a pesar de que su causa fue anulada por irregularidades solo un año después de su ingreso. Su estancia allí afectó gravemente a la salud física y mental del marqués que, con el único contacto en el exterior de su esposa, dedicó su estancia a leer y a escribir obras de teatro y cartas. Bien es cierto que las condiciones de esta fortaleza no eran las mismas que las de las cárceles destinadas a las clases bajas, en las que se hacinaban los presos en condiciones infrahumanas.

El Marqués de Sade: el escritor maldito que dio su nombre a una perversión sexual

ABC Sade fue trasladado de La Bastilla poco antes de que fuera tomada

Quizás por este exceso de «lujo» para tan pocos presos, se contaban menos de una decena, la prisión fue cerrada y Sade trasladado a la Bastilla en 1784. «Es una prisión donde estoy mil veces peor y mil veces más estrecho que en el desastroso lugar que he abandonado», escribió a su esposa quejándose de su nuevo destino. Sin embargo, su estancia allí no duraría mucho tiempo puesto que cinco años después, con el estallido de la Revolución francesa, el noble fue trasladado nuevamente a un manicomio, antes de que la Asamblea Revolucionaria anulase definitivamente las medidas que la suegra de Sade mantenía desde hace años para evitar su liberación.

«El libro más abominable jamás engendrado»

Moralmente hundido, arruinado, obeso hasta el punto de no poder caminar sin ayuda y con la vista disminuida, el Marqués de Sade salió de prisión a los cincuenta y un años de edad el 13 de marzo de 1790, noche de Viernes Santo. Y aunque sus obras de teatros no terminaron de triunfar en el París de la Revolución, el escritor se adhirió y participó activamente en el proceso revolucionario. De esta forma, colaboró escribiendo diversos discursos, como el pronunciado en el funeral de Marat, y se le asignó tareas para la organización de hospitales y asistencia pública. Pradójicamente, siendo secretario de una sección de la ciudad, los Montreuil solicitaron el amparo del marqués cuando su domicilio fue precintado y ellos acusados de «extranjeros». Sade ofreció su ayuda a sus suegros –quienes lo habían mantenido trece años encarcelado en Vincennes y La Bastilla– y se encargó de que no fueran molestados durante el tiempo que permaneció en el cargo. Pero, durante el periodo del Terror de Maximilien Robespierre, la condición de moderado del noble le llevó de nuevo a prisión, donde se salvo por poco de ser ejecutado en la guillotina.

Tampoco esta vez a su salida de prisión Sade pudo ganarse la vida en el teatro, y terminó viviendo en la indigencia casi completa. Además, el escritor francés comenzó a recibir respuestas muy agresivas contra sus textos. Muchas de las obras de Sade, en efecto, contienen explícitas descripciones de violaciones e innumerables perversiones, parafilias y actos de violencia extrema que en ocasiones agredían directamente los convenios sociales. Así lo consideró el Emperador Napoleón que arrojó al fuego la novela «Justine o los infortunios de la virtud», distribuida clandestinamente por Francia, porque «es el libro más abominable jamás engendrado por la imaginación más depravada». Es por esta razón que gran parte de su obra se perdió, víctima de los ataques y la censura, entre ellos, los de su propia familia, que destruyó numerosos manuscritos en varias fases.

Encarcelado por el régimen napoleónico que le acusó de «demencia libertina» en 1801, Sade fue ingresado en el asilo para locos de Charenton gracias a la asistencia de su familia, que se encargó de pagar su estancia y su manutención. A su muerte en 1814, uno de sus hijos quemó todos los manuscritos inéditos, incluida una obra en varios volúmenes, «Les Journées de Florbelle», que el marqués había seguido escribiendo hasta que le fallaron los dedos. No en vano, su legado no tardó en ser revisado y reverenciado por la siguiente generación de escritores. No así su leyenda negra que le sigue acompañando con el mero recitar de su nombre.

El ‘ranking’ mundial de los gigantes del océano


El Mundo

¿Cuál cree que es el animal más grande que vive en el océano? Posiblemente piense en una ballena, y no se equivocará si lo que tenemos en cuenta es su tamaño global, pues la imponente ballena azul (Balaenoptera musculus) -que es en realidad un rorcual-, llega a medir 33 metros de longitud y a pesar casi 200 toneladas.

Pero quizás le sorprenda saber que hay otra especie que la supera en longitud. La denominada medusa melena de león ártica (Cyanea capillata) puede llegar a medir nada menos que 36,6 metros de largo. Ese era el tamaño del ejemplar más grande que se ha hallado de esa especie de medusa. Con su veneno paraliza a sus presas y también ha dado sustos a bañistas en EEUU.

Gracias a sus interminables tentáculos, esta criatura marina, también conocida como medusa melena de león gigante, encabeza el ranking de las 25 especies marinas de mayor tamaño. Ha sido elaborado en EEUU por un equipo de investigadores, que presenta sus resultados esta semana en la revista PeerJ. Los 24 metros que mide el cachalote (Physeter macrocephalus) le hacen merecedor del tercer puesto.

Para establecer esta clasificación, los científicos y estudiantes liderados por Craig McClain, director del Centro Nacional para la Síntesis de la Evolución (NESCENT), en Durham (Carolina del Norte) analizaron el tamaño de ballenas, tiburones, calamares, medusas y otros habitantes del océano. Para obtener la información entraron en contacto con científicos de diversas instituciones y coleccionistas. Visitaron centros de fauna marina y pesquerías, examinaron especímenes conservados en museos y buscaron incluso animales que se vendían por internet.

«Hace algunos años me di cuenta de que la gente sigue pensando que los calamares gigantes llegan a medir 18 metros de longitud, que es muchísimo. Cuando comencé a examinar los datos descubrí que esa estimación realmente era bastante poco realista», afirma Craig McClain en un comunicado de prensa. En la lista que ha elaborado aparece otro calamar, Mesonychoteuthis hamiltoni que, pese a que es conocido como calamar colosal, sólo mide 4,2 metros.

Un submarinista junto a una esponja barril gigante.STEVEB MCMURRAY

«Las fibras de los músculos de los calamares se relajan y estiran durante la descomposición, lo que podría haber influido en las mediciones que se hicieron de especímenes que fueron encontrados hacia 1800. Este nuevo estudio demuestra que la mayor longitud de un calamar gigante verificada científicamente es de 12 metros», sostiene.

Para Meghan Balk, coautora del estudio, uno de los aspectos más destacados de este trabajo es que muestra la gran variabilidad que hay en el tamaño de individuos de la misma especie, así como los distintos tamaños que un mismo organismo presenta desde que nace hasta que se convierte en un adulto. Mientras que una vez que dejan de alimentarse de leche materna, la dieta de los mamíferos es prácticamente la misma durante toda su vida, especies de peces, tiburones o tortugas van cambiando a lo largo de su vida.

El estudio destaca también la influencia de los factores ambientales en el gran tamaño que presentan algunos animales. Por ejemplo, señalan, la almeja o taclobo gigante (Tridacna gigas), llega a medir 1,37 metros debido a que consigue nutrientes extras procedentes de bacterias que viven en simbiosis con ella. Al llevar a cabo el proceso de fotosíntesis, estas bacterias producen azúcares y oxígeno que aprovecha esta almeja descomunal, considerada el molusco más grande.

En su ranking aparecen especies muy populares, como el pulpo gigante (Enteroctopus dofleini), de casi diez metros; la morsa (Odobenus rosmarus), de 3,8 metros, o el temido tiburón blanco (Carcharodon carcharias), el mismo que protagonizaba la célebre película de Steven Spielberg. Sus siete metros de longitud, unidos a su poderosa mandíbula, le han ayudado a convertirse en uno de los reyes indiscutibles del océano, que habita desde hace, al menos, 16 millones de años. Esa es la antigüedad de los fósiles de mayor edad de esa especie que han sido encontrados hasta ahora.

El escualo más grande, sin embargo, es el tiburón ballena (Rhincodon typus), que alcanza los 18,8 metros. También supera al gran tiburón blanco el peregrino (Cetorhinus maximus), con 12,27 metros. Por debajo de él están el tiburón de Groenlandia o boreal (Somniosus microcephalus), de 6,5 metros, y la cañabota gris (Hexanchus griseus),de 5,5 metros.

Con un aspecto bien diferente al tiburón pero emparentada con ellos, tenemos a la impresionante mantarraya o manta gigante (Manta birostris), que llega a medir siete metros de longitud.

Otras especies incluidas en esta lista son menos conocidas por el público, pero igual de fascinantes. Así, figura el cangrejo gigante japonés (Macrocheira kaempferi), con una envergadura de 3,7 metros; el pez luna (Mola mola), de 3,3 metros; o a la curiosa esponja barril gigante (Xestospongia muta) con la que se topan los submarinistas que se sumergen en las transparentes aguas caribeñas.

Como su nombre sugiere, la forma de esta esponja, que vive a profundidades de entre 10 y 120 metros, recuerda al de una vasija. Llega a tener un diámetro de hasta 2,5 metros y, según se cree, puede llegar a tener una esperanza de vida de unos 2.000 años, lo que ha hecho que se la conozca popularmente como la secuoya del arrecife.

Pero tener un gran tamaño no supone necesariamente una ventaja respecto a otros animales de su ecosistema, ya que éste puede deberse a variaciones genéticas y no siempre es una característica que representa a los especímenes más aptos. Así, un tamaño superior al de la media de su especie puede acarrear a un individuo problemas de salud que reduzcan su esperanza de vida. En los humanos, señalan los autores, ocurre igual. Individuos como el estadounidense Robert Wadlow (1918-1940), que con sus 2,72 metros de altura es considerada la persona más alta de la Historia, suelen sufrir problemas de salud derivados de su gran talla.

El metabolismo

Los autores han estudiado también el metabolismo de las especies marinas, pues está vinculado al tamaño debido a que «indica cuánto oxígeno y carbono consume un animal», explica McClain. «Saber si un tiburón blanco pesa 10, 15 o 20 toneladas nos permite saber cuánta energía consume cada día», añade.

El estudio invita, asimismo, a reflexionar sobre la vulnerabilidad de estas especies. A pesar de su gran tamaño y la superioridad de algunas de ellas en su ecosistema, son indefensas frente al hombre.

Por ejemplo, el rorcual azul, que ocupa el segundo puesto, era muy abundante en prácticamente todos los océanos hasta principios del siglo XX. Pero durante más de cuatro décadas, estos animales, que se alimentan básicamente de krill, fueron cazados de forma masiva hasta que su población quedó en riesgo de extinción. La comunidad internacional tomó medidas para su protección en la década de los 60 del siglo pasado. Desde entonces, se estima que su población ha ido aumentado en torno a un 5-8% cada año, según datos recabados por el Instituto Nacional del Océano y la Atmósfera de EEUU (NOAA) y por los autores de este estudio.

Aunque no hay una estimación precisa de su población, se calcula que quedan entre 5.000 y 12.000 rorcuales azules en todo el mundo, frente a los más de 200.000 que debía haber antes del inicio de la caza ballenera. En la actualidad, la pesca ya no es la mayor amenaza para estos gigantes, sino otros problemas generados por el hombre, como la contaminación del océano o las molestias y atropellos que sufren debido al tráfico marino y al ruido causado por actividades comerciales.

También se encuentra amenazada la tortuga laúd (Dermochelys coriácea), que con sus 2,13 metros y 600 kilos de peso, es la mayor de todas las tortugas marinas. Se alimenta, sobre todo de medusas. Además de la especie que encabeza esta clasificación, hay otra en la lista, la medusa nomura o gigante (Nemopilema nomurai), que mide dos metros.

Los investigadores han puesto en marcha una página web que fueron alimentando durante la elaboración del ranking, The Story of Size, en la que recogen curiosidades históricas de estas especies gigantes.

La NASA encuentra al malogrado Beagle 2 en Marte


ABC.es

  • No se tenían noticias sobre el rover europeo desde que aterrizó hace doce años en la superficie del Planeta rojo
La NASA encuentra al malogrado Beagle 2 en Marte

AFP Recreación del Beagle 2 en Marte

La NASA ha confirmado que los restos encontrados por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) sobre la superficie de Marte pertenecen al Beagle 2, rover de la misión europea Mars Express del que no se tenía noticia desde que aterrizó en el Planeta rojo el 25 de diciembre de 2013. Hasta el momento, todos los intentos por comunicar con el vehículo habían resultado infructuosos y no se sabía nada del artefacto.

Ni los radiotelescopios basados en tierra ni la Mars Odissey, la nave de la NASA en órbita marciana desde 2001, habían conseguido establecer contacto con el primer «rover» colocado en otro mundo por la Agencia Espacial Europa (ESA).

El Beagle 2 estaba destinado a realizar experimentos para detectar signos de vida presente o pasada en Marte, según informaron en su momento los responsables de los programas científicos de la misión.

Los científicos que operan la cámara HiRISE de la NASA Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) ofrecerán una conferencia de prensa este viernes para anunciar nuevos datos sobre el hallazgo.

La nave ‘New Horizons’ se acerca a Plutón


El Mundo

  • EXPLORACIÓN ESPACIAL Misión de la NASA al planeta enano
  • La nave espacial de la NASA comienza a estudiar este mundo helado, que en 2006 fue relegado a la categoría de planetas enanos del Sistema Solar
  • El próximo 14 de julio, la nave hará su máxima aproximación a Plutón

En el colegio aprendimos que Plutón era uno de los nueve planetas del Sistema Solar. Pero durante el verano de 2006, los astrónomos decidieron sacarlo de esa lista. Así, durante la asamblea de la Unión Astronómica Internacional (UAI) celebrada en Praga, se acordó incluir a Plutón en otra categoría de cuerpos celestes, la de los planetas enanos, que fue creada en esa misma reunión. Por entonces, la nave espacial de la NASA New Horizons se dirigía ya hacia este pequeño mundo helado.

Unos meses antes, el 19 de enero de 2006, había despegado desde Cabo Cañaveral (EEUU) a bordo de un cohete Atlas para emprender un fabuloso viaje por el Sistema Solar que le llevaría hasta el que era, por entonces, el único planeta al que no había llegado una nave espacial.

Tras una larga travesía de nueve años durante la que ha recorrido unos 4.600 millones de kilómetros, New Horizons comenzó ayer por fin a estudiar el sistema de Plutón. Aunque su máxima aproximación a este cuerpo celeste tendrá lugar el próximo 14 de julio, cuando se sitúe a unos 10.000 kilómetros de distancia de su superficie, la nave de la NASA ya está realizando mediciones y estudiándolo desde la distancia. A partir de abril tomará fotografías, tanto de Plutón como de Caronte, su luna de mayor tamaño.

A pesar de que haya quedado relegado a la categoría de planeta enano, su estudio sigue teniendo un gran valor para los científicos. Y es que los planetas enanos, con tamaños de entre 200 y 2.000 kilómetros, se consideran reliquias del Sistema Solar que tuvieron su origen hace unos 4.000 millones de años. Por ello, explorarlos aportará datos importantes sobre la formación planetaria.

Durante su viaje, la nave ha pasado cerca de las órbitas de varios planetas del Sistema Solar: Marte (en 2006), Júpiter (al que se aproximó en 2007), Saturno (2008), Urano (2011) y Neptuno (2014).

La fase principal de la misión de New Horizons, que tiene siete instrumentos, consistirá en estudiar la estructura y en analizar la composición de la superficie y atmósfera de Plutón. Se cree que se trata de un mundo gélido con temperaturas que deben rondar los -230ºC, por lo que se piensa que no podría albergar vida.

Un largo viaje por el Sistema Solar

«Aunque tenemos algunas ideas sobre lo que esperamos encontrar, no puedo dejar de pensar que la historia se repetirá de nuevo y nos veremos sorprendidos por algo nuevo, algo que no esperamos ver», señalaba hace unos días Dennis Reuter, científico de New Horizons, en un artículo publicado en la web de la NASA.

Así, Reuter recordaba cómo las sondas enviadas a distintos destinos del Sistema Solar habían realizado sorprendentes descubrimientos, como los volcanes de Io (una luna de Júpiter), los lagos de hidrocarburos en Titán(el mayor satélite de Saturno), los géiseres de nitrógeno de Tritón (luna de Neptuno), entre otros muchos ejemplos.

New Horizons también intentará averiguar si Plutón tiene otros satélites que no han sido descubiertos. De momento, han sido localizadas cinco lunas: Caronte, Hidra, Nix, Cerbero y Estigia. Las dos últimas fueron descubiertas recientemente, en 2011 y 2012 respectivamente.

La sonda ha pasado gran parte de su viaje durmiendo para ahorrar energía. En total, ha estado hibernando 1.873 días repartidos en 18 periodos de entre 36 y 202 días. El pasado 6 de diciembre, salió de su última fase de hibernación para comenzar el periodo más importante de su misión, cuyo coste total asciende a 700 millones de dólares (unos 603 millones de euros).

Una vez complete su trabajo en el sistema de Plutón, si se encuentra en buen estado su misión en esta remota región del Sistema Solar se prolongará para que pueda sobrevolar uno o dos cuerpos celestes más del Cinturón de Kuiper, de entre 40 y 90 kilómetros de diámetro.

Por cierto, New Horizons lleva un puñado de cenizas de Clyde Tombaug (1906-1997), el astrónomo estadounidense que descubrió Plutón en 1930. Además de las cenizas, con las que la NASA hará un homenaje póstumo al padre de este planeta enano, la agencia ha metido en la nave otros objetos simbólicos, entre los que figuran una bandera de EEUU, una moneda de Florida, un CD con los nombres de casi medio millón de personas que escribieron a su página web y una pieza del SpaceShipOne, el primer vehículo espacial privado. También las sondas Voyager, los objetos creados por el hombre que más distancia han recorrido (la Voyager 1 ha salido incluso del Sistema Solar) llevaban discos con una selección de información sobre la Tierra y mensajes por si caía en manos de alguna civilización extraterrestre.