Miden por vez primera la temperatura del núcleo de las estrellas


La Razon

  • Investigadores de la Université libre de Bruxelles y de la Universidad de Montpellier (Francia) consiguen además calcular su edad
Constelación Orión

Constelación Orión AlphaGalileo

Investigadores de la Université libre de Bruxelles y de la Universidad de Montpellier (Francia) han logrado, por primera vez, medir la temperatura del centro de ciertas estrellas, así como calcular su edad. El estudio se ha publicado en la revista Nature.

En 1926, en su obra The internal constitution of the stars (La constitución interna de las estrellas), el astrofísico Sir Arthur Eddington afirmaba: «A primera vista, parece que el interior del sol y de las estrellas es menos accesible que el de cualquier otra region del Universo. ¿Qué instrumental podría atravesar las capas externas de las estrellas y analizar las condiciones de su interior?», informa Tendencias 21.

Casi 90 años después, esta pregunta ha obtenido un principio de respuesta gracias al trabajo de un equipo formado por seis astrofísicos del Instituto de Astronomía y Astrofísica, Facultad de Ciencias de la Université libre de Bruxelles y del Laboratorio Universo y Partículas de la Universidad de Montpellier, que han conseguido medir la temperatura del centro de ciertas estrellas, además de su edad, informa AlphaGalileo.

Mediciones realizadas con isótopos

Para estas mediciones se utilizan isótopos de elementos químicos específicos (como 99Tc -isótopo de tecnecio- y 93Nb -isótopo de niobio-), que actúan como termómetro y reloj.

Las temperaturas determinadas por este medio por los astrofísicos conciernen a las capas profundas de las estrellas, donde se sintetizan elementos más pesados que el hierro.

Estos elementos, una vez transportados hasta la superficie de la estrella mediante un proceso de mezcla, serán arrojados al medio interestelar cuando la vida de la estrella toque a su fin, reintegrándose en el medio interestelar y las grandes nubes que lo componen, de las cuales nacerán nuevas estrellas.

Nuestro Sol pasó por esta situación hace 4.500 millones de años. Los elementos más pesados que el hierro que actualmente utilizamos en la Tierra para numerosas aplicaciones tecnológicas (como el niobio de los imanes potentes o el cerio de los catalizadores) siguieron el mismo camino. Por tanto, el origen de todos estos elementos puede entenderse mejor gracias a este estudio.

Más información sobre ciencia en la web Tendencias 21

Pizza, el plato que ya comían los legionarios romanos


ABC.es

  • Se cree que la historia de este alimento comenzó en la Antigua Roma, donde se servía rápidamente en la calle
Pizza, el plato que ya comían los legionarios romanos

ABC En la Segunda Guerra Mundial, su comercialización umentó gracias a los soldados aliados

Hoy en día se puede comer desde en restaurantes carísimos hasta en puestos a pie de plaza. Sin embargo, sea el lugar que sea donde se disfrute de ella, lo que se siempre podremos decir de la pizza es que es un plato sabroso con, según se cree, miles de años de historia.

Al menos, así lo afirma el experto y reputado cocinero Maurizio de Rosa en el diario «Clarín», donde ha explicado pormenorizadamente la evolución de este alimento, el cual le ha granjeado –entre otras cosas- una buena parte de la fama que atesora en la actualidad.

A pesar de ser un plato mundialmente conocido en la actualidad, según de Rosa es imposible determinar cuándo se inventó, aunque a día de hoy se sabe que los ciudadanos de la Antigua Roma ya comían pizza. En aquellos años, no obstante, se preparaba sin levadura y consistía en un pan plano al que se añadían especias.

Además,se servía en plena calle para aquellos que quisieran llenarse el estómago rápidamente. Sin embargo, y tras ser engullida por senadores, legionarios y ciudadanos, este plato cayó en el olvido por causas desconocidas hasta que, finalmente, renació en Nápoles aproximadamente en 1660.

En esa época, en cambio, fue un plato destinado a los más pobres debido a los ingredientes con los que se fabricaba. A su vez, en aquellos años se hacía frita y con grasa de cerdo, queso de oveja y albahaca. Sin embargo, con los años pasó a hornearse.

«El primer pizzero que se convirtió en una celebridad fue el famoso N’Tuono o Antonio Testa. Se cuenta que en 1672 Fernando de Borbón rompió el protocolo y se fue a comer a una pizzería, lo que era considerado exclusivamente de pueblo. Se fue a la pizzería de Antonio Testa. Entonces, ¿qué hicieron los nobles de Nápoles? Como el rey fue a la pizzería, ellos empezaron a ir también», explica de Rosa al «Clarín». Al parecer, y según señala el experto, Fernando II se hizo construir entonces un horno en palacio donde elaborar sus propias pizzas.

Este plato cambió con la llegada del SXVIII, cuando el virrey de Perú regaló al rey de la región una planta de tomate. En ese momento se añadió este ingrediente a la receta -que, a día de hoy, se ha vuelto básico- a pesar de que ya había llegado al país casi un siglo antes (en el XVI concretamente).

Posteriormente, en 1839, nació la pizza Margherita, llamada así debido a que fue la que la reina Margarita Teresa de Saboya de Italia (esposa de Humberto I) la eligió como su favorita cuando fue a comer al restaurante de Raffaele Espósito. Al parecer, este plato consiguió encandilarla debido a que contaba con los colores de la bandera de su país: rojo (tomate), verde (albahaca) y blanco (mozzarella). Posteriormente, el plato se daría a conocer en todo el mundo gracias a la emigración masiva de los italianos.

En la Segunda Guerra Mundial, curiosamente, la pizza se volvió a hacer famosa si cabe cuando los soldados aliados enviados al sur de Italia para liberar el país de las tropas nazis la «redescubrieron». Concretamente, cuando los militares viajaron hacia el norte de la región, fueron solicitando ese exquisito alimento que habían probado, con lo que se abrieron multitud de negocios para cubrir la demanda.

Adiós a la fragata ‘Mercedes’


El Mundo

  • James A. Goold abogado de España en la causa, explicará los detalles del juicio
Una niña contempla el 'tesoro' de la fragata Mercedes, en...

Una niña contempla el ‘tesoro’ de la fragata Mercedes, en el Museo Arqueológico Nacional.ANTONIO HEREDIA

La fragata Mercedes se prepara para levar anclas y navegar hacia otros puertos. La exposición ‘El último viaje de la fragata Mercedes’, dividida en dos subsedes: el Museo Arqueológico Nacional (MAN) y el Museo Naval celebra el miércoles su jornada de clausura con una jornada de conferencias y mesas redondas donde se podrán conocer todos los detalles de la recuperación del tesoro, así como de la muestra que se ha podido visitar en Madrid desde el pasado mes de junio.

El salón de actos del MAN acogerá la jornada que inaugurará Miguel Ángel Recio, director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, Archivos y Bibliotecas. El plato fuerte llegará justo después (10.30 h.) con la conferencia titulada ‘La defensa del expolio de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes. Claves del litigio’, a cargo del abogado estadounidense James A. Goold, que defendió a España ante el tribunal de Tampa (Florida). Será la primera vez que el letrado hable frente a un foro público sobre el juicio.

La misión de la fragata, el papel de los archivos de la Armada, la indemnización del Estado, las monedas del cargamento, la reconstrucción de la ‘Mercedes’ o el diseño expositivo y museográfico, son algunos de los temas que se tratarán en el resto de conferencias, en las que tomarán parte expertos que han participado en la organización de la muestra o en la investigación que permitió la recuperación del cargamento.

Un nuevo telescopio obtendrá la visión más amplia del Universo jamás lograda


ABC.es

  • El increíble LSST, que verá la luz en 2019 en el desierto chileno, observará miles de millones de objetos y verá nacer y morir a las estrellas
Un nuevo telescopio obtendrá la visión más amplia del Universo jamás lograda

LSST Recreación artística del LSST en su ubicación en Atacama

Científicos de la Universidad de Washington y otras instituciones obtendrán la visión más amplia del Universo lograda hasta ahora gracias al Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos(LSST), un nuevo instrumento que verá la luz en el año 2019 en el desierto de Atacama en Chile. Se trata del telescopio con el espejo convexo más grande jamás construido, según han explicado los expertos durante la reunión anual de la Sociedad Astronómica Americana. Observará miles de millones de objetos, verá nacer y morir a las estrellas y podrá avisar de la cercanía de asteroides peligrosos.

Este proyecto tiene décadas de planificación y una importante recaudación de fondos entre diferentes multimillonarios estadounidenses. Entre las aportaciones más destacadas están la de Charles Simonyi, quien ya ha viajado dos veces a la Estación Espacial Internacional (ISS) como turista y que ha donado 20 millones de dólares, y la de Bill Gates, que ha aportado otros 10 millones.

En total, ha sido necesario un presupuesto de 700 millones de dólares, que se comenzará a utilizar a partir de esta primavera, cuando se inicie la construcción de este aparato en la cima de una montaña en el desierto de Atacama. “Esperamos obtener los primeros datos, la primera luz, en 2019”, ha explicado el astrónomo de la Universidad de Washington Zeljko Ivezic, principal responsable de este proyecto.

Según los astrónomos, LSST es un nombre simple para este increíble conjunto de espejos de 20 toneladas, que se va a convertir en la máquina más poderosa del mundo en el mapeo del cielo. La diferencia entre este telescopio y los ya existentes es que la mayoría toman instantáneas de una estrecha franja del espacio, mientras que el LSST explorará los cielos continuamente en franjas mucho mayores.

«La película más grande de todos los tiempos»

El telescopio producirá una imagen de todo el cielo cada tres días, una hazaña que al Telescopio Espacial Hubble le llevaría 120 años lograr. Sus creadores aseguran que el resultado permitirá a los astrónomos rastrear el movimiento de miles de millones de objetos, ver cómo colisionan las galaxias y cómo las estrellas nacen y mueren. “Va a ser la película a color más grande de todos los tiempos”, ha añadido Ivezic.

Con su capacidad para detectar objetos débiles y mirar en los confines del universo, LSST fue diseñado para hacer frente a algunos de los mayores desafíos de la astronomía. En el aspecto práctico, el telescopio será capaz de mantener su ‘ojo’ en muchos más asteroides que cualquier otro método de encuesta, y podría dar el primer aviso de los objetos en curso de colisión con la Tierra.

El LSST también podrá mirar más allá de la órbita de Neptuno, hasta los planetas más lejanos y participar en la búsqueda de pistas sobre la formación del Sistema Solar.

Cuando está en pleno funcionamiento -probablemente para el 2021, según los responsables del proyecto- todos los datos y las imágenes serán compartidas con el público. Cualquier persona con un ordenador será capaz de acceder a sus imágenes.

No se ganó Zamora en una hora, ni en siete meses de asedio


ABC.es

  • Para la mayoría de los autores, el refrán alude al cerco de la ciudad en 1072 en el que murió asesinado Sancho II de Castilla
No se ganó Zamora en una hora, ni en siete meses de asedio

F. Felmar La Puerta de la Traición por la que Bellido Dolfos entró en Zamora tras asesinar al rey Sancho II

«A los segundos diga vuesa merced que no se ganó Zamora en una hora» se leía en el Diario de Madrid allá por 1807, hace más de dos siglos. Ya entonces éste era un proverbio de uso habitual entre los españoles para indicar que las empresas difíciles requieren tiempo y lo era desde mucho antes de los años de Maricastaña. «Sin duda era de uso corriente ya en tiempos medievales, pues se encuentra documentado, por ejemplo, en «La Celestina» (se lo dice Celestina a un impaciente Calisto en el auto 6)», señala Pablo Martín Prieto, profesor de Historia Medieval de la Universidad Complutense de Madrid.

«Este es uno de los más antiguos proverbios españoles», aseguraba José María Iribarren en «El porqué de los dichos» donde relataba cómo para la mayoría de los autores el refrán alude al cerco de Zamora, «uno de los acontecimientos más dramáticos y dramatizados de la historia medieval hispana», según Martín. La Crónica de Pelayo de Oviedo, la «Historia Silense», la «Crónica Najerense», el «Chronicon Mundi» de Lucas de Tuy y la «Primera Crónica General» de Alfonso X recogen este episodio crucial en la Historia de España.

Sancho II de Castilla asedió en 1072 la ciudad de Zamora, en poder de su hermana Urraca, pero murió asesinado a traición ante sus muros. «En la historia del cerco de Zamora entran ingredientes de gran atractivo, capaces de impresionar la imaginación, y por lo tanto potencialmente susceptibles de un tratamiento dramático: el enfrentamiento entre hermanos, la guerra, la defensa de una ciudad asediada encabezada por una mujer, la simulación y la traición, la venganza, el giro brusco de la rueda de la fortuna…», admite Martín Prieto, «pero la larga y jugosa historia de nuestra Reconquista abunda en hechos notables, sucesos llamativos y elementos de parecido o aun mayor poder evocador, de cara a la elaboración legendaria posterior, literaria y popular».

Si este episodio es tan recordado y ha vertido tanta tinta desde entonces, continúa el profesor de Historia Medieval, se debe al regicidio. «La muerte de Sancho II ante los muros de Zamora incuestionablemente “cambió la Historia”, como a veces se dice, porque introdujo un quiebro espectacular y decisivo en la marcha de los acontecimientos», explica.

Sancho II de Castilla había rechazado el testamento de su padre Fernando I, que repartía los territorios entre sus hijos dejando León en manos de su hermano Alfonso VI y Galicia a Garcés. Despojó a éste de Galicia y se apoderó de León gracias en gran parte al valor que demostró en batalla Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, desterrando a Alfonso a Toledo.

«Zamora interesaba a Sancho como parte de la herencia paterna que se creía con derecho a ocupar en su totalidad, y como ciudad del reino de León que, a raíz de la batalla de Golpejera, le había ganado a su hermano Alfonso», explica Martín Prieto. La ciudad, «la bien cercada», ocupaba además «una posición defensiva clave en la línea misma del Duero, de gran importancia estratégica desde un punto de vista militar y de control de las comunicaciones», subraya el historiador para quien «tampoco se les escaparía ni a Urraca ni a Sancho en aquel entonces la significación de Zamora, en tanto que plaza fuerte, como heredera de la vieja Numancia y de su espíritu, pues en época medieval se ubicaba aquella mítica capital de los arévacos en la ciudad del Duero (de ahí el prominente lugar que Viriato ocuparía en el imaginario colectivo de los zamoranos)».

¿Héroe o villano?

El asedio se prolongó durante más de 7 meses y llevó a los zamoranos al límite de su capacidad de resistencia. Un falso desertor al que la Crónica de Pelayo de Oviedo llama «Vellido Ariulfi» y hoy se conoce como Bellido Dolfos, escapó de Zamora y logró ganarse la confianza de Sancho II para asesinarle en un momento en el que se encontraba con él a solas el 7 de octubre de 1072. La «Historia Silense» cuenta que el asesino escapó a galope y logró refugiarse en Zamora entrando por la conocida como Puerta de la Traición, perseguido según la «Crónica Najerense» por el Cid que solo llegó a herir su caballo.

Agustín García Calvo, en su versión de «El Cerco de Zamora» (Editorial Lucina, 2014), así lo refundía para su puesta en escena: «Corriendo va como liebre / a las murallas Vellido. / El Cid, de que asma el caso, / se apresura a perseguirlo: / a pelo monta el caballo, / parte a galope tendido; /mas, de que llega a alcanzarlo, / Vellido, por el postigo / que se le abre, se escurre, /y entra a salvo en el recinto».

Para el historiador de la Universidad Complutense «no quedan claras ni la identidad ni la filiación del asesino de Sancho II. (…) ¿Verdaderamente era un disidente perseguido por los zamoranos, un incontrolado o -como se dice ahora- “un lobo solitario” o bien acudía a presencia de Sancho cumpliendo una misión encomendada?».

La Urraca oculta por la leyenda

«Si a mi hermano lo ha matado, / sepa Dios por qué lo hizo», pone García Calvo en boca de doña Urraca, aunque la sospecha de que pudo haber sido su instigadora siempre ha acompañado a su figura. Hay indicios de que pudo tener un papel político de primer orden, algo inusual en una mujer en aquella época, según apunta Martín Prieto. Crónicas medievales la describen como una segunda madre para Alfonso VI e incluso algunos sugieren una interpretación torcida para esa relación de afecto, «pero el hecho de que su figura haya sido pronta y literalmente convertida en un personaje de romance, nos plantea hoy la dificilísima tarea de desprender casi quirúrgicamente el velo de la leyenda que en parte la oculta, para revelar su persona histórica al desnudo», estima el profesor de Historia Medieval.

«Lo que la Urraca histórica pretendía o calculaba, lo que pudo hacer y lo que hizo, y en qué medida la muerte de su hermano Sancho fue algo previsto por ella o que la tomó por sorpresa, obligándola a improvisar, son cuestiones tratadas de manera oblicua y contradictoria por las crónicas medievales», añade.

Martín Prieto explica que tampoco está claro el papel del Cid en estos acontecimientos ya que parece haber sido introducido posteriormente, en la Crónica Najerense, al incorporarse a ésta los romances que corrían ya en Castilla sobre la muerte de Sancho II. «Desde un punto rigurosamente histórico no cabe negar ni afirmar que el Cid tuviera en los hechos la parte tan heroica que le asigna la Najerense», asegura.

A la muerte a los 34 años de Sancho II de Castilla, su hermano Alfonso VI regresó de Toledo para hacerse cargo de la herencia aunque antes de tomar posesión del reino se vio obligado a prestar juramento de no haber participado en la muerte de su hermano. Así lo cuenta la «Historia de España» de Modesto Lafuente: «Llamado don Alfonso a Burgos, reuniéronse todos con él en el templo de Santa Gadea para la proclamación. Llegado el solemne instante de jurar, ninguno de los presentes osaba interpelar al rey, hasta que el más audaz de los nobles, don Rodrigo Díaz de Vivar, exclamó en alta y segura voz:«¿Juráis, Alfonso, no haber tenido participación, ni aun remota, en la muerte de vuestro hermano Sancho, rey de Castilla?». «Lo juro», contestó el rey. Y los allí reunidos aclamaron a Alfonso, quien reunió entonces las coronas de Castilla, León y Galicia» . El Cid Campeador fue desterrado tras la Jura de Santa Gadea.

Bellido Dolfos ya había muerto descuartizado después de que el monarca ordenara que lo ataran a las colas de cuatro caballos. Considerado durante siglos como un traidor, ahora un grupo de zamoranos reivindica su heroísmo al salvar del asedio a Zamora con su acción.

«Adiós, torres de Zamora (…) Firme fuiste a nuestro cerco», rezan unos de los últimos versos de Agustín García Calvo. Zamora no se ganó ni en una hora, ni en siete meses de asedio, pero en su rima y quizá en el recuerdo de aquellos hechos resida el éxito del proverbio. Juan Eugenio Hartzenbusch, que se refiere a él en el prólogo a «La sabiduría de las naciones» de Joaquín Bastús, aún se remonta más allá en el tiempo y dice que «hay autor que lo supone formado cuando Zamora fue reconquistada de los moros, en cuyo caso será uno de los más antiguos, quizá el primero que tenemos en castellano».