La casa de Tócame Roque de tantas marimorenas


ABC.es

  • Célebre por sus alborotos y riñas fue esta populosa corrala que existió en la madrileña calle del Barquillo
La casa de Tócame Roque de tantas marimorenas

MEMORIA DE MADRID Placa que recuerda en la calle Barquillo el lugar donde se encontraba la Casa de Tócame Roque

La casa de Tócame Roque, recordada hoy para describir cualquiera en la que vive mucha gente y reina el desorden, las riñas y los alborotos, existió en Madrid al menos desde finales del siglo XVIII hasta mediados del XIX.

Era una casa de vecindad «fea e insalubre», según rezan las crónicas, que habría tomado su nombre de sus propietarios, dos hermanos llamados Juan y Roque que tanto discutían sobre sus cometidos -«tócame a mí, tócame, Roque»- que la casa pasó a ser conocida con tal nombre. Así lo contó Ángel Fernández de los Ríos en su «Guía de Madrid» de 1876 y Julio Cejador en su «Fraseología» (1922-1924) aunque la leyenda cuenta que se la llamó así por la disputa de estos dos hermanos en la división de su herencia. Juan presionó tanto a su hermano Roque en el reparto, que los vecinos acabaron por burlarse de la situación y cada vez que salía de la casa se burlaban de él diciendo «Tócame Roque», lo que le hizo atrincherarse en ella por la vergüenza de la burla, según se cuenta en la web municipal Memoria de Madrid. La disputa debió remontarse al siglo XVIII pues a la casa de Tócame Roque se refiere ya en 1747 el Diario Curioso, Erudito y Comercial.

En el cruce de la calle Barquillo con la de Belén una placa recuerda el lugar donde se encontraba esta populosa corrala con barandillas de madera abiertas a un gran patio de vecindad, que se hizo famosa por haber sido inmortalizada porRamón de la Cruz en su sainete «La Petra y la Juana o el buen casero», más conocida como «La casa de Tócame Roque», y por los mil y un alborotos que en ella se armaron.

La casa de Tócame Roque de tantas marimorenas

wikimedia La Casa de Tócame Roque, por Manuel García Hispaleto

Mesonero Romanos, que se inspiró en ella en 1836 para una de sus «Escenas matritenses», apuntaba entonces cómo la casa aún existía en la calle del Barquillo «señalada con el número 27 nuevo y es propia del señor conde de Polentinos», decía. Éste había mejorado y ampliado el inmueble que anteriormente había pertenecido a Martín Hercé.

En el Diario de Madrid del 25 de septiembre de 1804 se alertaba a quien quisiera comprar esta casa «en la calle Real del Barquillo» y «tasada en 405.256 reales» acudiera a la escribanía de D. Santiago Estepar. Un aviso de 1810 en este mismo diario describía que la casa se componía «de 69 quartos igualmente corrientes».

«Constaba solo de piso bajo, principal y bohardillas, de aquellas de tronera saliente (…). Un gran patio, empedrado de cuña y rodeado de soportales, servía de lavadero común, solana, tendedero y terturlia en verano a todo aquel pueblo en miniatura» en el que vivían unas 80 familias. La Ilustración de la Mujer continuaba en 1875 su descripción señalando que en el centro del patio había una fuente y un pozo con varias pilas para surtir de agua potable y servir para la limpieza de la comunidad y en el centro del portaón se sostenía un gran farol cuyo gasto «se pagaba a prorateo entre todos los vecinos».

Era una de «esas casas ómnibus» que existían en Madrid y donde, según Mesonero Romanos, hallaban colocación centenares de familias de diversas condiciones y semblanzas y que solían «dar quehacer a los alguaciles y caseros», sirviendo de argumento para los cuadros de pintores y poetas.

La batalla para evitar el derribo

El 23 de agosto de 1849 se ordenó en pleno municipal su derribo a fin de dar salida a la calle de Barquillo y encontrarse con la que es Fernando VI. En aquel entonces habitaban la casa de Tócame Roque unos 80 vecinos que armaban continuas marimorenas entre ellos, según relata Natalio Rivas en sus «Memorias contemporáneas» (1953).

Cuando el dueño comunicó a los inquilinos que tenían que desalojar el inmueble, éstos amenazaron con matarle. «La última batalla de los vecinos de la casa de Tócame Roque ha sido de las más ruidosas. Los inquilinos de la memorable huronera se han defendido como unos héroes antes de capitular con el casero y de resignarse a salir con los trastos al arroyo. Jamás se vio propietario alguno en aprieto tal para obligar a sus contribuyentes a hacer un mutis», contaba el diario La Época.

La tensa situación se prolongó durante meses, primero con un plazo de dos meses, luego otro de tres, hasta que el dueño acudió al jefe político José Zaragoza, quien logró finalmente desalojar el inmueble a las últimas 50 familias en septiembre de 1850.

«Madrid acaba de perder una de sus más gloriosas antigüedades; una leonera, en la que desde tiempo inmemorial se armaba cotidianamente cada zipi-zape que cantaba el misterio, y la cual sirvió de asunto para uno de los mejores sainetes de D. Ramón de la Cruz», se lamentaba La Época tras anunciar que «Ya no existe la famosa Casa de Tócame-Roque» el 18 de septiembre de 1850.

La casa de Tócame Roque de tantas marimorenas

MEMORIA DE MADRID | El inmueble situado hoy en el emplazamiento de la antigua Casa de Tócame Roque

Sobre el solar de la famosa casa, el diario contaba que se iba a construir «un gran edificio». Debió ser éste al que se refería el Diario Oficial de Avisos de Madrid del 29 de julio de 1883 cuando informaba que «en la calle del Barquillo ha comenzado el derribo de la casa famosa de Tócame Roque».

Hoy no quedan restos de esta leonera vecinal, salvo en obras literarias como el famoso sainete de Ramón de la Cruz o la novela «La Casa de Tócame Roque o Un Crimen Misterioso» de Ramón Ortega y Frías.

Refugio en 1808

Absenta, el alucinógeno usado por los soldados franceses en el SXIX


ABC.es

  • El ejército galo empleó un derivado de esta bebida para prevenir las enfermedades infecciosas durante su estancia en Argelia
Absenta, el alucinógeno usado por los soldados franceses en el SXIX

Emile Jean Horace Vernet El Mariscal francés Thomas-Robert Bugeaud, en 1846

Cuenta la leyenda que sólo una bebida consiguió dar el valor suficiente a Hemingway para saltar al ruedo y torear a un morlaco. Las habladurías dicen también que el mismo licor hizo que Van Gogh se cortarse una oreja para ofrecérsela como presente a una prostituta que amaba. A día de hoy, son muchos los mitos que existen sobre la absenta, pero lo cierto es que la de este néctar es la historia de un alucinógeno prohibido que hacía ver «hadas verdes» a los adictos y que, incluso, fue utilizado por los militares franceses en Argelia en pleno Siglo XIX para prevenir la aparición de enfermedades e infecciones.

A su vez, es imposible contar el devenir histórico de este licor prohibido sin hablar de la relación íntima que mantuvo con grandes personajes del mundo del arte como Manet o Picasso. Y es que, todos ellos quedaron prendados de la capacidad de este brebaje para trasportarles hasta lugares insospechados de su mente y fueron presos de la necesidad de volver a tomarlo cuando su efecto se esfumaba. No en vano, el escritor y poeta Oscar Wilde dijo de la absenta a su biógrafo que, «después de la primera copa, ves las cosas como quisieras que fueran, después de la segunda, las ves como no son y, al final, las ves como realmente son, y esa es la cosa más horrible del mundo».

¿Qué es la absenta?

El «diablo verde», como es conocida por muchos, consiste en una bebida que puede contar con hasta 89º de alcohol y que es elaborado a base de hierbas y la denominada «santa trinidad»: anís verde, flores de hinojo y ajenjo. Así lo afirma María del Carmen Francés –catedrática de la Universidad Complutense de Madrid en el Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica- en su discurso «Consideraciones sobre creencias, farmacia y terapéutica»: «En el siglo pasado con las hojas y sumidades floridas del ajenjo, Artemisia absinthium L., de olor aromático fuerte y amargo, y los aromas de hinojo y anís, se preparaba un vino con elevada graduación alcohólica, de color verde, conocido con el nombre de “absenta”».

Dentro de su fórmula, el ingrediente que más destaca es el ajenjo, cuyo principal componente es la tuyona. A este compuesto es, precisamente, al que se culpabiliza de los efectos alucinógenos de la absenta. «Muchas plantas contienen este principio activo (aunque en cantidades muy variables), tales como salvia, tanaceto; y, sobre todo artemisia», explica, en declaraciones a ABC, el Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria Dr. José Manuel López Tricas (autor también de la Web especializada «Info-Farmacia»).

Usada por griegos y romanos

A pesar de que la absenta como tal no se inventó hasta bien entrado el Siglo XVIII, su principal ingrediente -el ajenjo- sí fue muy utilizado en Europa desde la Edad Media debido a sus propiedades curativas. No es para menos pues, como se conoce desde la antigüedad, es muy útil para combatir las malas digestiones, la falta de apetito, los problemas biliares o la ictericia –entre otras muchas cosas-. Esto provocó que, ya en la época de los antiguos griegos y romanos, los boticarios y «medicus» de las legiones hicieran uso de él para tratar de mejorar la salud de los ciudadanos y combatientes.

«En diversos textos como por ejemplo la “Historia natural de Plinio El Viejo” se menciona el ajenjo (especies del género Artemisia) como antihelmíntico, es decir, para favorecer la expulsión fecal de los gusanos y parásitos intestinales. Esta práctica (la cocción de extractos vegetales de estas plantas) perduró hasta casi el Renacimiento. De hecho, la denominación vulgar para el ajenjo en inglés es “wormwood” (worm: gusano; wood: madera o árbol)», destaca Tricas, quién también señala las múltiples referencias que hay en la Historia al uso de este compuesto.

Unos padres desconocidos

Como en toda gran historia, a la hora de hablar del nacimiento de la absenta como tal se mezclan inevitablemente ficción y realidad. La leyenda es la que afirma, en primer lugar, que el padre de este licor fue un tal Pierre Ordinair quien, en 1792 –poco después de la Revolución Francesa-, se dedicó a viajar por Suiza vendiendo junto a su fiel jamelgo Roquette un líquido llamado «La Fée Verte». Según afirmaba, su extraño brebaje sanaba la epilepsia, la gota, los cálculos renales, los cólicos, los dolores de cabeza y evitaba la aparición de gusanos en el estómago. Sin duda, ofrecía una gran cantidad de ventajas, algo que –en aquellos años- no era raro entre los diferentes «tónicos curalotodo».

En lo que se refiere a la Historia como tal, a día de hoy no es posible afirmar de forma fehaciente que Ordinaire fuera el inventor de este licor. Sobre el papel, de hecho, se desconoce al genio que elaboró la bebida, aunque sí se tiene constancia de quién fue el que consiguió generalizar su venta. «Se ha atribuido a Pierre Ordinaire, médico francés, la formulación de la primera bebida de absenta, mientras vivía en Suiza. Es muy difícil tener la certidumbre pero, en cualquier caso, hay que considerar a Henri-Louis Pernod el pionero, al menos en lo que se refiere a la producción “industrial” del preparado. No en vano, abrió una fábrica en Pontarlier, Francia, en los primeros años del siglo XIX», añade el experto a este diario.

Absenta, el alucinógeno usado por los soldados franceses en el SXIX

El bebedor de absenta Viktor Oliva

Pernod, según cuenta Francés, había comprado a su vez la receta de la absenta a unas monjas que la vendían en pequeñas botellas como un elixir de sanación. Con todo, el tiempo demostró que él supo comercializarla en el mercado mucho mejor que las religiosas. «Henri-Pierre Perod abrió varias destilerías en Francia tras la primera en Pontarlier. Representó un floreciente negocio para él, a la vez que una atractiva fuente impositiva en el nuevo régimen francés en los convulsos años revolucionarios» explica Tricas. Posteriormente, este visionario no tardó en comenzar su producción a gran escala en todo el país.

El elixir de uso militar

Con todo, para observar uno de los usos más curioso de la absenta es necesario esperar hasta la época en que Francia se propuso colonizar, a base de mosquete y bayoneta, la región de Argelia a principios del Siglo XIX. Por entonces, el norte de África no era precisamente la panacea en lo que a higiene se refiere, lo que provocaba la proliferación de multitud de enfermedades infecciosas entre los soldados galos que acudían a sofocar revueltas, combatir contra aquellos que se resistían a la ocupación, y encerrar a los líderes locales que les provocaban más de un quebradero de cabeza.

La ingente cantidad de enfermedades que se sucedían por entonces provocó que los militares franceses usaran de forma asidua uno de los principales ingredientes de la absenta. «Durante el siglo XIX los soldados del ejército francés en el Norte de África “fortificaban” el vino con extracto de ajenjo en la creencia de que prevenía la infestación por parásitos intestinales. Es imposible saber la eficacia de tal práctica, pero no es desdeñable a priori», explica a ABC el Doctor en Farmacia. Curiosamente, entre las enfermedades que pretendían evitar estaba la malaria, la cual se contagia usualmente por los insectos y provoca desde vómitos hasta la coagulación de la sangre.

Un veneno generalizado… y prohibido

Posteriormente, la absenta se fue generalizando poco a poco en Francia cuando los soldados que combatían en Argelia llegaban al país y solicitaban en sus tascas predilectas un buen trago de ajenjo. De esta forma, el brebaje se popularizó hasta que se convirtió en la bebida predilecta de la clase media de Paris, ciudad donde no era extraño ver cómo, a las cinco de la tarde, decenas de personas se reunían en los cafés y bistrots para disfrutar de la denominada «hora verde». Por entonces, artistas como Van Gogh, Degas, Toulouse Lautrec y Picasso la degustaban asiduamente en un intento de que el «hada verde» (alucinación que los adictos afirmaban que solían ver cuando tomaban este líquido) les inspirara para su próximo trabajo.

Aquellos años, además, se popularizó la tradicional forma de beber este brebaje –la cual se ha mantenido hasta la actualidad-. El primer paso consistía en coger un vaso y llenarlo con un poco de este líquido verdoso. A continuación, se situaba una cuchara sobre él en la que iba superpuesto un terrón de azúcar. La última parte del «ritual» radicaba en dejar caer agua fría sobre el recipiente para que, poco a poco, el alcohol fuera tomando un sabor más dulce.

Absenta, el alucinógeno usado por los soldados franceses en el SXIX

Ángel de Antonio

Realizando periódicamente este ritual fue como decenas de escritores como Maupassant, Edgar Allan Poe, Baudelaire, Rimbaud o Ernest Hemingway se terminaron haciendo adictos a la absenta. Personajes como Oscar Wilde definían así lo que sentían cuando la ingerían: «Cuando se beben las ideas se desasocian. Piense en un sombrero de copa. Untes cree que lo ve como es, pero no es cierto, tiene una imagen de él que se asocia con una serie de ideas. Si le hubieran hablado de uno, y de repente lo viera, se asustaría o se reiría. Ese es el efecto que tiene el ajenjo, y es la razón por la que los hombres se vuelven locos».

No era para menos, pues el abuso en el consumo de absenta provocaba, debido a su alto contenido en neurotóxicas, todo tipo de dolencias. «La toxicidad de la absenta no se debe al alcohol, sino a los compuestos denominados terpénicos (la tuyona es uno de ellos). Auguste Motet presentó en 1859 una tesis doctoral titulada “Sobre el alcoholismo y los efectos venenosos producidos en el hombre por el licor de absenta”. No tuvo mucha repercusión. Sí, en cambio, el trabajo breve publicado por Louis V. Marcé acerca de unos experimentos realizados en el Bicêtre (un prestigioso hospital de París) en el que inyectaba esencia de absenta a perros, describiendo sus consecuencias: “convulsiones, evacuaciones, dificultad respiratoria y espumarajos”, que guardaban semejanza con los efectos observados en los bebedores habituales. Una serie de trabajos posteriores confirmaron estas primeras descripciones, alertando del peligro de su consumo», destaca Tricas.

El abuso masivo que la sociedad hacía de esta bebida, sumado a sus efectos alucinógenos y a su «mala prensa» (en 1905, por ejemplo, el caso de un francés que asesinó a su familia tras emborracharse –entre otras cosas- con absenta tuvo una gran repercusión) provocó que finalmente fuera prohibida su elaboración en multitud de países. «Tras varias modificaciones de su fórmula tendentes a rebajar tanto su grado alcohólico como la concentración de aceites esenciales, finalmente Francia, donde la bebida tuvo más auge entre poetas malditos y pintores impresionistas, terminó por prohibir su venta y fabricación (no su consumo) en el año 1915. En Iberia (España y Portugal) nunca ha estado prohibida la absenta, pero no existe tradición de uso», finaliza el experto.

Una pregunta a José Manuel López Tricas

El «Ojo de Sauron» servirá para medir el Universo


ABC.es

  • Encuentran una nueva forma de medir con precisión las enormes distancias que nos separan de las galaxias
El «Ojo de Sauron» servirá para medir el Universo

NASA/CXC/CfA/J.Wang et al.; Optical: Isaac Newton Group of Telescopes, La Palma/Jacobus Kapteyn Telescope; Radio: NSF/NRAO/VLA

Un equipo de investigadores dirigido por Sebastian Hoenig, de la Universidad de Southampton, ha encontrado en los agujeros negros supermasivos una nueva forma de medir con precisión las enormes distancias que nos separan de las galaxias, a decenas y centenares de millones de años luz, resolviendo así uno de los mayores problemas de la astronomía. El trabajo, publicado en Nature, ha sido llevado a cabo en el Observatorio Keck, en Háwai.

El método es similar al más utilizado por los astrónomos en tierra, que miden tanto el tamaño físico como el angular, o “aparente” de las galaxias para calcular a qué distancia se encuentran.

La investigación se utilizó para obtener una distancia muy precisa de la galaxia NGC4151, conocida como “el ojo de Sauron” por su parecido al maléfico ojo del Señor de los Anillos, que hasta ahora no estaba disponible. NGC4151 resulta de la máxima importancia para medir con precisión la masa de los agujeros negros.

Las medidas tomadas hasta ahora, en efecto, la situaban a una distancia comprendida entre los 4 y los 29 megaparsec (Un megaparsec equivale a 3,26 millones de años luz). Con su nuevo método, los investigadores han logrado determinar que el ojo de Sauron se encuentra a 19 megaparsecs de nosotros.

Sin embargo, e igual que en la película, el anillo juega un papel fundamental en esta medición. Todas las grandes galaxias del Universo albergan en sus centros un gigantesco agujero negro. Y en cerca de una décima parte de todas las galaxias, esos agujeros negros supermasivos siguen creciendo a base de absorber enormes cantidades de material de sus alrededores. En ese proceso, los materiales “devorados” se calientan hasta el extremo de volverse brillantes, convirtiéndose en “núcleos galácticos activos”, una de las fuentes de emisión más energéticas de todo el Universo.

El polvo y los gases ardientes forman un anillo alrededor del agujero negro central y emiten radiación infrarroja, que es precisamente lo que los investigadures han utilizado como “regla” para medir las distancias. Sin embargo, el tamaño aparente de este anillo es tan pequeño (debido a su distancia), que es necesario realizar las observaciones utilizando interferometría por infrarrojos para combinar hasta diez grandes telescopios del diez metros del Observatorio Keck, para tener el mismo poder de resolución que tendría un telescopio con una lente de 85 metros.

Un pequeño retraso

Para medir el tamaño físico del anillo de polvo, los investigadores midieron el pequeño retraso temporal que existe entre la emisión de luz desde muy cerca del agujero negro y la emisión de infrarrojos. Ese retraso corresponde a la distancia que la luz debe recorrer (a 300.000 km por segundo), desde el agujero negro hasta el anillo de material que lo rodea.

Combinando esta distancia física con el tamaño aparente medido desde el observatorio Keck, los investigadores fueron finalmente capaces de determinar la distancia que nos separa del ojo de Saurón.

En palabras de Hoenig, “uno de nuestros hallazgos más importantes es que la distancia determinada con este nuevo método es tremendamente precisa, con apenas un 10 por ciento de incertidumbre. De hecho, si nuestros resultados para NGC4151 son aplicables a otros objetos, podemos estar ante un método muy superior a cualquier otro para determinar las distancias de las galaxias, y basado en simples principios de la geometría. Más aún, el método se puede utilizar en muchas más fuentes de lo que permite cualquiera de los métodos actuales”.

“Esas distancias -prosigue el investigador- resultan claves para fijar los parámetros cosmológicos que caracterizan nuestro Universo, y también para medir con precisión la masa de los agujeros negros. De hecho, NGC4151 es un ancla fundamental para calibrar diversas técnicas para estimar las masas de los agujeros negros. Nuestra nueva distancia implica que estas masas pueden haber sido subestimadas sistemáticamente hasta en un 40 por ciento”.

Hoenig, junto a colegas de Dinamarca y Japón, prepara actualmente un nuevo programa para extender su trabajo a muchos otros núcleos activos de galaxias. El objetivo es establecer las distancias precisas de una docena de galaxias de esta forma para después usarlas para ajustar los parámetros cosmológicos actuales. Y todo con un margen de error extremadamente pequeño, mucho menor del que se tenía hasta ahora.

Fernando I de Habsburgo: el emperador alemán que nació en Alcalá de Henares


ABC.es

  • Los Reyes Católicos le educaron pensando que sería él, y no Carlos V, quien recibiría la herencia hispánica. Sin embargo, las circunstancias le llevaron a ser Archiduque de Austria y posteriormente Emperador del Sacro Imperio Romano
Fernando I de Habsburgo: el emperador alemán que nació en Alcalá de Henares

Abc Retrato del Emperador Fernando I

«Fiat justitia et pereat mundus» («Que se haga justicia, aunque perezca el mundo»), era el lema personal de Fernando de Habsburgo, hijo de Juana de Castilla y Felipe «el Hermoso». Un Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico que nació en Alcalá de Henares, fue educado a la española por su abuelo y, por circunstancias familiares, acabó de Archiduque de Austria. Su hermano Carlos V, que finalmente heredó la Monarquía Hispánica, consideró oportuno alejarle de España y de los muchos apoyos que tenía entre la nobleza castellana. Incluso entre hermanos de sangre real, la candidez es un lujo que nadie quiere permitirse.

A pesar de la mala relación de Felipe «el Hermoso» –padre de Fernando– con los Reyes Católicos, el Duque de Borgoña y su mujer Juana viajaron a España el 26 de enero de 1502 para ser presentados como Príncipes de Asturias y herederos al trono de Aragón. Una vez conseguido su propósito de asegurarse la herencia de los Reyes Católicos, Felipe anunció que quería regresar a sus posesiones norteñas cuanto antes, y el 19 de diciembre de ese mismo año abandonó la corte de los Reyes Católicos. Atrás dejaba a su esposa, la Princesa Juana, que se quedó junto a sus padres debido a que se encontraba embarazada del que sería su cuarto hijo: Fernando de Habsburgo.

Nacido en el palacio arzobispal de Alcalá de Henares el 10 de marzo de 1503, la criatura recibió el nombre de Fernando en honor a su abuelo materno, Fernando «el Católico», quien se implicó personalmente en su educación. No en vano, los primeros años de su vida estuvieron marcados por los fallecimientos de su abuela Isabel en 1504 y de su padre en 1506. Además, tras el parto su madre Juana insistió en regresar a Bruselas, donde estaba su marido y sus tres hijos mayores, dejando al bebé en manos de sus abuelos.

La muerte de Isabel «la Católica» obligó a la familia de Felipe I a volver un año y medio después de la marcha de Juana. El testamento de la Reina de Castilla, que desheredaba a su hija por su abrupta salida, dejaba muestras de las simpatías por su nieto Fernando concediéndole varias rentas en las mandas testamentarias, acordes a un infante de Castilla, y otorgándole una casa propia. Fue en ese tiempo cuando conoció a su padre, con tres años de edad, y vivió en su compañía hasta su inesperada muerte.

Fernando «el Católico» volvió a hacerse cargo de la tutela de su nieto favorito. No obstante, el mismo día del fallecimiento de su padre, dos de los consejeros del futuro Carlos V –que todavía era un niño pero estaba bajo la influencia de su abuelo el Emperador Maximiliano I– intentaron secuestrar a Fernando en su residencia de Simancas (Valladolid), posiblemente para llevarlo fuera de España.

Recelo por la popularidad de Fernando

Tras frustrar el secuestro, el monarca aragonés se implicó aún más en la educación del niño y trató de transmitirle sus conocimientos sobre el arte de gobernar. A mediados de 1508, el abuelo y el nieto compartieron un viaje por Andalucía, donde dejaron muestras públicas de la complicidad entre ambos. Por todas estas razones, el Rey escribió un testamento secreto en 1512 otorgando a Fernando de Habsburgo el gobierno de los reinos y los maestrazgos hispánicos hasta la llegada del nuevo Rey el futuro Carlos I de España. Pero, temiendo que estas concesiones pudieran enfrentar a los dos hermanos, el Rey pactó poco después con Adriano de Utrecht –el mentor de Carlos– la salida de su nieto favorito de España una vez él hubiera fallecido.

«El Rey don Carlos era aborrecido de muchos, y el Infante su hermano, amado de todos, al cual tenían por Príncipe natural y a su hermano por Rey extranjero», escribió el cronista Alonso de Santa Cruz como resumen del clima político a la muerte de Fernando «el Católico». Pero de nada sirvió la popularidad del infante nacido en Alcalá de Henares, que tuvo que salir de la Península —tras la supresión de su casa en 1516 y de un grave enfrentamiento con el Cardenal Cisneros— por cuestiones familiares.

En este sentido, su hermano mayor no le guardó ningún rencor y a la muerte en 1519 de Maximiliano I de Habsburgo –su abuelo paterno– le cedió a Fernando territorios patrimoniales que comprendían la Alta y Baja Austria, Carintia, Estiria y Carniola (Dieta de Worms, 1521), y posteriormente el Tirol, la Alta Alsacia y el ducado de Württemberg. A través de su matrimonio con Ana Jagellón (1521), hermana de Luis II de Hungría, Fernando I de Habsburgo fue elegido Rey de Bohemia, y años después de Hungría, tras la muerte de su cuñado en la batalla de Mohács.

Como Archiduque de Austria –una de las posesiones más preciadas de la familia Habsburgo–, el alcalaíno tuvo que hacer frente a los ataques otomanes en los Balcanes, que llegaron hasta las puertas de Viena. Junto con Carlos V, los dos hermanos se alzaron como los principales estandartes del combate contra el Imperio Otomano. Y en lo respectivo a la política interior, su reinado estuvo marcado por la lucha contra los protestantes, tanto en Austria como posteriormente en el Sacro Imperio Germánico. No en vano, tras su salida de España, Fernando estuvo varios años en Flandes, en contacto con el ambiente erasmista y humanista de esta región, lo que le llevó a adoptar una postura más conciliadora y tolerante en asuntos religiosos que la aplicada por su hermano.

Emperador del Sacro Imperio Germánico

Cansado de la guerra y de los asuntos de estado, Carlos V decidió retirarse a un pequeño pueblo de Extremadura en 1555 y repartir sus posesiones y títulos entre su hijo Felipe II de España y su hermano Fernando. En las abdicaciones de Bruselas (1555–1556), el emperador dejó el gobierno del Sacro Imperio Romano en manos de su hermano, que había sido nombrado Rey de Romanos (condición previa para ser emperador) en 1531 y que de facto había ejercido el control político de Alemania en los últimos años. De hecho, la paz religiosa de Augsburgo de 1555 fue en gran parte obra suya y sentó las bases de entendimiento para los siguientes sesenta años de convivencia.

Las maniobras de Carlos V desde su retiro extremeño para conseguir el nombramiento de Rey de los Romanos para su hijo Felipe abrieron una vieja herida que se suponía cerrada en 1553. Como es evidente, Fernando I de Habsburgo pretendía que fuera su hijo, el futuro Maximiliano II, quien se hiciera cargo de la corona imperial a su muerte y no su sobrino. Es por esta razón que el emperador no prestó ayuda a la Monarquía Hispánica, el país donde había nacido, cuando Felipe II la reclamó en la guerra contra Francia de 1557.

Así y todo, los lazos entre las dos ramas Habsburgo continuaron entrecruzados hasta el final de esta dinastía en nuestro país. El emperador Maximiliano II fue regente de España en 1551, mientras Felipe II realizaba un viaje de tres años por Europa, y mantuvo siempre una gran amistad con su primo. Varios de los hijos de Maximiliano II se educaron en la corte madrileña como lo hiciera su abuelo, entre ellos Rodolfo II, también Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que afirmó durante toda su vida que el castellano era la lengua donde se sentía más cómodo.

El escudo invisible que protege la Tierra al estilo ‘Star Trek’


El Mundo

  • ASTROFÍSICA Un hallazgo que desconcierta a los científicos
  • Descubren un escudo invisible situado a unos 11.587 kilómetros sobre la Tierra, capaz de bloquear a los llamados ‘electrones asesinos’ durante las tormentas solares.
Representación artística del escudo protector.

Representación artística del escudo protector.ANDY KALE

Una nueva realidad supera a la ficción. Los universos Star Trek y Stargate imaginaron una tecnología superior capaz de generar escudos protectores artificialmente. Sin embargo, a la Tierra no parece hacerle falta la tecnología de la Flota Estelar ni la de la raza Asgard, pues el planeta parece haber generado de forma natural un caparazón invisible. Sin embargo, los científicos todavía no saben cuál puede ser el origen de este fenómeno, pues lo consideran contrapuesto a la manera habitual de actuar de las partículas en los sistemas astrofísicos. Después de este descubrimiento, los teóricos tendrán que cambiar sus modelos sobre esta materia.

“Francamente, cuando vimos esta ‘barrera’ persistente que actuaba contra los electrones altamente energéticos en la magnetosfera de la Tierra, me quedé totalmente perplejo y desconcertado. Era como si las ráfagas de electrones se estampasen contra una pared de cristal en el espacio“, cuenta a este diario el profesor Daniel Baker, investigador principal de este estudio publicado en la revista Nature. “¿Por qué? -pensó cuando vio el ‘escudo’ por primera vez- ¿Por que habría de existir un límite que frenase el movimiento de las partículas? ¿Qué será?“.

Los electrones ultrarelativistas podrían ser peligrosos para seres vivos y equipos electrónicos si llegasen a la Tierra.

El descubrimiento fue obra de un equipo de astrofísicos dirigido por la Universidad de Colorado Boulder. Los investigadores hallaron una ‘pantalla’ que repele a los llamados ‘electrones asesinos’, procedentes de las tormentas solares. Estas partículas subatómicas llegan desde el Sol a la Tierra como una lluvia de proyectiles electromagnéticos, pues, cuando las eyecciones solares de masa coronal (CME) son muy potentes, estos electrones viajan a una velocidad cercana a la de la luz, amenazando con dañar a los astronautas, a los satélites y a los sistemas espaciales.

Además, según explica el astrónomo Rafael Bachiller, director del Observatorio Astronómico Nacional (IGN), “si estas partículas alcanzasen la superficie del planeta serían potencialmente muy peligrosas, tanto para los seres vivos como para los sofisticados equipos electrónicos sobre los que reposa hoy nuestra civilización”.

Cinturones Van Allen.NASA

El escudo en cuestión se encuentra a unos 11.587 kilómetros de la Tierra, en el interior de los cinturones Van Allen, dos anillos de electrones y protones de alta energía con forma de donut, descubiertos por el profesor James Van Allen en 1958, que se encuentran a más de 40.000 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Estos cinturones de radiación se expanden y se contraen en respuesta a las perturbaciones de energía procedentes del Sol, según explica el profesor Baker, que, además, es antiguo alumno de Van Allen.

El equipo de Baker no se topó con la barrera ‘de casualidad’, sino que llevaban algún tiempo analizando esa zona. Los anillos Van Allen fueron el primer descubrimiento importante de la era espacial y, desde 2013, Baker dirige una investigación para encontrar un tercer cinturón ‘de almacenamiento’ entre los dos primeros, analizando las mediciones del Telescopio de Relatividad de Electrones y Protones (REPT) de las sondas gemelas Van Allen, que fueron lanzadas por la NASA en el año 2012.

Un rompecabezas cósmico

Cuando los científicos lograron este descubrimiento, se desconcertaron. “Estamos viendo un escudo invisible que bloquea electrones, algo así como los escudos creados por campos de fuerza en Star Trek para repeler armas alienígenas“, relata Baker. “Es un fenómeno extremadamente desconcertante”.

Los científicos barajan opciones como la influencia del campo magnético de la Tierra o las ondas de radio.

Al intentar buscar una explicación plausible, los astrofísicos pensaron inicialmente que los electrones altamente cargados, que dan la vuelta a la Tierra a 160.934 kilómetros por segundo, podrían ser frenados en la atmósfera superior y gradualmente aniquilados al interactuar con las moléculas del aire. Sin embargo, según explica Baker, la barrera observada por las sondas de los cinturones Van Allen consigue parar a los electrones mucho antes de que consigan alcanzar la atmósfera.

Así todo, el grupo no se rindió y barajó un gran número de escenarios en los que se podría crear y mantener una barrera de este tipo. Otra de las posibilidades que surgió es si se podría haber generado por la influencia de las líneas del campo electromagnético de la Tierra. También apuntaron a las ondas de radio de los transmisores humanos, preguntándose si éstas podrían dispersar a los electrones, impidiendo que continuasen su camino. Sin embargo, según asegura Baker, ninguna de estas teorías tiene un buen fundamento científico.

Un silbido plasmaférico podría tener un papel clave en la barrera.

El escenario que parece más posible al equipo es la influencia de la plasmafera, una gigantesca nube de gas frío con carga eléctrica que comienza a unos 965 kilómetros sobre la Tierra y se extiende hacia miles de kilómetros a lo largo del cinturón Van Allen exterior. Según Baker, la plasmafera podría estar dispersando los electrones con baja frecuencia en la barrera, de forma que las ondas electromagnéticas crearían un ‘silbido’ plasmaférico que sonaría como el ruido blanco en un altavoz.

Así, Baker cree que el silbido plasmaférico podría jugar un papel clave en la barrera. Sin embargo, todavía sigue desconcertado y se sigue preguntando cómo puede ser posible este comportamiento tan tajante, cuando lo natural sería que “algunos electrones consiguieran pasar la barrera y otros rebotasen”, pero en este caso ninguno logra entrar. “Sinceramente, todavía creo que todo esto es un rompecabezas”.

Como buen astrofísico, Baker es aficionado a los enigmas. “Vamos a continuar nuestros estudios en los cinturones Van Allen de la Tierra para ver cuánto tiempo puede persistir esta barrera, tememos que el Sol arruine el escudo con una CME, aunque también queremos entender por qué todavía no ha desaparecido. Además, no nos sentimos muy satisfechos con las actuales explicaciones y así, como con todos los buenos rompecabezas en astrofísica, buscaremos las mejores y más satisfactorias respuestas a la pregunta ‘¿Por qué?’“.

Rafael Bachiller durante un encuentro en elmundo.es.EM

Sin embargo, a pesar del enigma de la pantalla invisible de Baker, Rafael Bachiller no deja de fascinarse al “ver cómo la naturaleza hace de este planeta un oasis privilegiado para que prospere la vida“.

Un ‘cosmo-marcador’ para encontrar planetas habitables fuera del Sistema Solar

Según explica Rafael Bachiller, para la exploración espacial “es imprescindible conocer en más detalle la estructura de los cinturones Van Allen y los efectos que pueden sufrir nuestros astronautas y nuestros equipos cuando los atraviesen”. Hasta ahora, sólo los astronautas de las misiones Apolo han atravesado estos anillos cuando iban camino de la Luna. Bachiller se muestra sorprendido por los secretos que esconde el mecanismo físico que crea el escudo protector, y todavía mucho más por el misterio de saber “qué lo hace estable frente a los violentos efectos de las tormentas solares”. En su opinión, sería conveniente “realizar más medidas in situ“, además de replicar las características de los cinturones Van Allen con plasmas en los laboratorios. Sin embargo, la importancia de un estudio en profundidad de esta estructura en la Tierra y en otros planetas del Sistema Solar no sólo sería importante para conocer el por qué de su existencia pues, según asegura Bachiller, también debería permitir a los astrofísicos encontrar estructuras similares en exoplanetas, “ayudando a identificar aquellas otras Tierras que, protegidas de radiación nociva, pueden resultar idóneas para albergar vida“.

Dos estrellas a punto de fusionarse


El Mundo

  • ASTROFÍSICA Están tan próximas que terminarán formando una sola supermasiva
  • La investigación sobre el sistema binario MY Camelopardalis muestra que las estrellas más masivas se forman por fusión de otras más pequeñas.
Representación artística del sistema MY Cam.

Representación artística del sistema MY Cam.JAVIER LORENZO / UNIVERSIDAD DE ALICANTE

MY Camelopardalis (MY Cam) es la estrella más brillante del cúmulo abierto Alicante I, una ‘guardería estelar’ identificada por investigadores de la Universidad de Alicante. MY Cam es un sistema compuesto por dos estrellas, lo que se conoce como una estrella binaria. Hasta la fecha era la más masiva conocida, pues está compuesta por astros 38 y 32 veces mayores que la masa del Sol. Ahora también presenta el periodo orbital más corto detectado, según un estudio publicado en la revista Astronomy & Astrophysics por investigadores españoles.

MY Cam es reconocida como una binaria eclipsante, un sistema en el que una estrella pasa por delante de la otra cada vez que completa una órbita, dando lugar a cambios en el brillo del sistema. Esta propiedad permite a los astrofísicos conocer muchas de las características de las estrellas que componen el sistema.

“La curva de luz nos muestra que el periodo orbital del sistema es da tan sólo 1,2 días. Dado el tamaño de las estrellas, tienen que estar enormemente cerca para poder dar una vuelta completa en tan poco tiempo, pero, al estar tan cerca, las fuerzas de marea que se establecen entre ellas las fuerzan a rotar sobre sí mismas en el mismo periodo”, explica Sergio Simón, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y coautor del artículo.

Además, el gran tamaño de estas estrellas hace que no se acomoden fácilmente a una órbita tan pequeña, con lo cual los investigadores han concluido que los astros se están tocando y que el material de sus capas exteriores forma una envoltura común, lo que en astrofísica se conoce como una ‘binaria de contacto’.

Para Ignacio Negueruela, investigador de la Universidad de Alicante que participa en el estudio, el aspecto más interesante de MY Cam es que sus componentes son jóvenes y aún no han empezado a evolucionar. “Su futuro previsible permite confirmar algunas de las teorías actuales sobre formación de estrellas extremadamente masivas. Las propiedades de ambos astros hacen pensar que se trata de estrellas extremadamente jóvenes, formadas en los dos últimos millones de años, y esto permite sospechar que el sistema se formó tal y como es ahora, aunque quizá las dos estrellas no llegaran a tocarse inicialmente”, aclara.

Así, los investigadores creen que la evolución del sistema dará lugar a la fusión de las dos estrellas en un único objeto, aunque los detalles del proceso de fusión se desconocen. Algunos modelos teóricos sugieren que el proceso de fusión será extremadamente rápido, liberando una enorme cantidad de energía en una especie de explosión. Otros trabajos favorecen un proceso menos violento, pero en cualquier caso espectacular.

“De todos modos, muchos astrofísicos creen que la fusión de las componentes de una binaria muy cercana es quizá la manera más efectiva de generar estrellas extremadamente masivas. MY Cam es el primer ejemplo de un sistema que puede dar lugar a uno de estos objetos”, concluye Negueruela.

La ‘verdad’ que esconden las portadas de discos más famosas


web

Cuando los Beatles posaron para su caratula más conocida una señal avisaba sobre el paso de escarabajos por la zona. En el agua donde el bebé de Nirvana trataba de coger un dólar había tiburones y delfines. Nada de lo anterior es real, pero una agencia británica ha querido ‘extender’ la historia de la música. Y es que algunas de las portadas más famosas pueden mostrar una realidad alternativa si se abre el objetivo de la cámara

Las preguntas están para cambiarlas. ¿Cuál es tu disco favorito? Típica pregunta de prenoviazgo o de páginas que te aseguran encontrar el amor. Para muchos, el nombre del disco va asociado a la portada, una imagen que permanece en el recuerdo durante mucho tiempo. Eso sí es amor.

Cambiemos pues la pregunta. ¿Cuál es tu portada de disco favorita? Las hay artísticas, explícitas, enigmáticas, sosas, de mil colores, en blanco y negro, con miradas perdidas en el horizonte… Una imagen atractiva es parte del marketing del disco. Si te entra por los ojos todo es más fácil.

Entonces replanteemos la pregunta. ¿Qué pasaría si se miran algunas de las portadas más famosas de la historia desde otra perspectiva? La agencia de diseño web y desarrollo británica ‘Aptitude‘ ha imaginado cómo serían las ‘covers’ si se extendieran a lo largo y ancho y en contexto diferente al de su origen.

Blur – Parklife (1994)

Blur Parklife

Blur Parklife

El cazador cazado. Si la portada del disco de Blur simboliza la rivalidad existente en una carrera de galgos, donde el objetivo es intentar atrapar a una liebre artificial, otra mirada podría ver a los perros huir ante el acecho del pequeño animal.

Justin Bieber – My World (2010)

Justin Bieber My World

Justin Bieber My World

En 2010, la portada de ‘My World’ reflejaba a un Justin Bieber de aspecto inocente, ídolo de jovencitas y mirada de no haber roto nunca un plato. En los últimos años la vajilla se ha destruido por completo. Detenciones por agresión y por conducir bajos los efectos del alcohol, escupitajos a sus fans… La otra perspectiva de la caratula habla por sí sola.

Michael Jackson – Off the wall (1979)

Michael Jackson Off the wall

Michael Jackson Off the wall

‘Off the wall’ fue el quinto disco en solitario de Michael Jackson y una ruptura en favor del soul con sus discos anteriores y posteriores. En esa laguna, y con 21 años recién cumplidos, la portada mostraba a un Jackson con grandes metas para el futuro. Si se extiende la imagen se pueden ver algunos aspectos que sobrepasaron su vida privada, como su amistad con el actor Macaulay Culkin o su apego a su mascota, el chimpancé Bubbles.

Fatboy Slim – Why Try Harder (2006)

Fatboy Slim Why Try Harder

Fatboy Slim Why Try Harder

La portada de ‘Why Try Harder’ (‘¿Por qué esforzarse más?’) era una continuación a la historia comenzada en el disco de Fatboy Slim ‘You’ve come a long way, baby‘, donde al rollizo protagonista se le daba un aspecto angelical. La otra realidad de la imagen podría estar inspirada en las pinturas del artista italiano Rafael y su ‘Transfiguración del Señor‘.

Adele – 19 (2008)

Adele 19

Adele 19

’19’ es el disco debut de Adele y trata de mostrar a la cantante en un entorno pacífico y transparente. Pero la otra realidad saca el lado oscuro, el de la voz que, por su poder y potencia, te transporta a otro mundo.

Bruce Springsteen – Born in the U.S.A. (1984)

Bruce Springsteen Born in the U.S.A

Bruce Springsteen Born in the U.S.A

La prestigiosa fotógrafa Annie Leibovitz es la autora de la imagen. El trasero es el del propio Springsteen. La portada, junto a los temas del disco, trata de simbolizar el poder de la sociedad estadounidense a través su bandera. Si se abre el objetivo, y aunque sea un estereotipo, se puede observar una sociedad ‘fast food’.

Nirvana – Nevermind (1991)

Nirvana Nevermind

Nirvana Nevermind

Es una de las portadas más icónicas. La idea le vino a Kurt Cobain mientras veía un programa de televisión sobre nacimientos bajo el agua. La instantánea se tomó en una piscina para bebés, pero ¿y si hubiera sido tomada en la profundidad del mar? La presencia dócil podría aparecer junto a delfines y tiburones.

The Beatles – Abbey Road (1969)

The Beatles Abbey road

The Beatles Abbey road

Quizás, la portada más imitada. Cruzar un paso de cebra tiene otro significado desde que los Beatles lo hicieran a su manera en la calle londinense de Abbey Road. Aunque también podría haberse tomado en plena ruta 66 con un cartel de aviso: ‘Precaución, cruce de escarabajos‘.

Puedes ver todas las imágenes en la web de ‘Aptitude’.

 

Los tres edificios que Madrid levantó en 1921 para homenajear al Titanic


ABC.es

  • Están situados en la avenida Reina Victoria, 2, 4 y 6 y fueron los más altos de la capital hasta que se contruyó el Edificio Telefónica de la Gran Vía, ocho años después
Los tres edificios que Madrid levantó en 1921 para homenajear al Titanic

ABC | Edificio Titanic, en la Avenida Reina Victoria 2, 4 y 6

Novedosos, de estética rompedora para la épocay tan lujosos como el propio Titanic. Madrid construyó entre 1919 y 1921 tres grandes edificios en la avenida de la Reina Victoria, haciendo esquina con la glorieta de Cuatro Caminos. Sus artífices, los arquitectos Julián Otamendi Machimbarrena y Casto Fernández Shaw, los levantaron a a instancias de la Compañía Urbanizadora Metropolitana, la empresa que explotó la primera red de Metro de Madrid.

En 1919 la compañía compró una amplia franja de terrenos entre la glorieta de Cuatro Caminos y la de Moncloa para su posterior urbanización. Para facilitar la comunicación entre esta glorieta y la Moncloa se abrió una amplia avenida que llevó el nombre de la Reina Victoria. «Un inmenso coloso inmobiliario compuesto por casas de 35 metros de altura, dotadas con la funcionalidad y los elementos más novedosos», explicaban en la época.

Se llamaron así en recuerdo del barco hundido, el más grande de su tiempo. El conjunto de tres casas, de estética neoyorquina, se construyó con una altura inusual en la época. Compuesto por cotas de 35 metros de altura a ras de la calle, superaban los 20 permitidos en Madrid. En total, alojaba quince pisos.

La compañía tuvo que pactar el Ayuntamiento la posibilidad de construir con esa altura. Cuando se terminaron en 1921, fueron los edificios más altos de Madrid, justo hasta que en el año 1929 el Edificio Telefónica de la Gran Vía batió el récord con casi noventa metros.

Resuelve el acertijo de las pelotas de ping pong


ABC.es

  • Hoy te proponemos un acertijo sobre una fábrica de pelotas de ping pong. Se trata de resolver cuántas se producen en un determinado periodo de tiempo. ¿Lo conseguirás?
Resuelve el acertijo de las pelotas de ping pong

flickr | Resuelve el acertijo de las pelotas de ping pong y verifica tu resultado en ABC.es

Dentro de la serie de juegos de lógica de ABC de todos los días, hoy te animamos a resolver un acertijo sobre una fábrica de pelotas de ping pong.

Sin límite de tiempo, sin múltiples respuestas, hoy te lo ponemos fácil. ¡Animate!

Una máquina fabrica pelotas de ping pong. Cuando se pone en marcha, produce una pelota cada segundo y dobla esta cantidad cada segundo. En un minuto llena el recipiente. ¿En qué segundo habrá llenado la mitad del recipiente?

¿Lo has conseguido! Verifica aquí tu resultado.

Juego extraido de acertijos.net

Tomar las de Villadiego para refugiarse en este pueblo burgalés


ABC.es

  • Una encomienda de Fernando III el Santo prohibía apresar en esta localidad a los judíos, que debían llevar calzas amarillas
Tomar las de Villadiego para refugiarse en este pueblo burgalés

ABC | Tablilla en la iglesia de San Lorenzo de Villadiego que indica que era un lugar de asilo

«Tomar las de Villadiego» ha pasado a la historia como expresión de quien se ausenta atropelladamente para huir de un riesgo o un compromiso, tal y como debieron de escapar muchos de aquellos judíos que en la Edad Media fueron a refugiarse en el pueblo de Villadiego, a 38 kilómetros al noroeste de la ciudad de Burgos.

La villa castellana fundada por don Diego Rodríguez Porcelos había sido privilegiada con una encomienda del Fernando III el Santo , confirmada por Alfonso X El Sabio en 1255, que otorgaba protección a los judíos de las constantes persecuciones de que eran objeto. «Sepades que yo recibo en mi comienda, et en mio defendimiento los judíos de Villadiego», señalaba el mandato del monarca «et ninguno que mal les ficiese a ellos», según recogen las «Memorias para la vida del Santo Rey…».

«La plaza mayor porticada con portales dobles de Villadiego es un vestigio del pasado judío del pueblo», asegura Antonio Martínez, autor del libro «El dichoso dicho: Tomar las de Villadiego» (Ediciones Balnea). Fueron éstos con sus quejas los que motivaron la construcción de un segundo soportal para que pudieran deambular sus posibles clientes en caso de lluvia, según explica este funcionario originario de Villadiego que en agosto cumplirá 70 años y que ha pasado ocho investigando el origen del dicho sobre su pueblo.

«Lo de huir se ha dicho porque los judíos se refugiaban en Villadiego ya que fueron muy perseguidos por el dinero que ganaban con los préstamos», afirma Martínez.

En la puerta de atrás de la iglesia parroquial de San Lorenzo, una tablilla aún recuerda el privilegio real con su inscripción de «Iglesia de asilo». El investigador de la localidad relata que «los judíos llegados a Villadiego entraban por esa puerta y salían por la principal ya con las calzas».

Porque «las de Villadiego» alude a las calzas que se utilizaban en la época. «Todo el mundo las llevaba. Eran como unos pantys. Las de los curas, por ejemplo, eran de color bermejo y los judíos tenían que llevarlas amarillas», señala Martínez, quien en el libro pormenoriza los detalles de este atuendo y recuerda cómo «hoy se sigue utilizando la palabra “medias” por las medias calzas que tapaban hasta la rodilla».

La casualidad de que en Villadiego hubiera industria de alforjas indujo a algunos a pensar que eran éstas las que se tomaban antes de poner pies en polvorosa. «Si quieres saber qué es eso de tomar las de Villadiego acepta cualquiera de las versiones. Que se fabrican alforjas o que aquí se fabrican alpargatas. Dos “artículos” de viaje», decía Víctor de la Serna. Otros especularon con que el nombre de Villadiego sería «villa de equo», es decir, de caballos, con los que sería más fácil la escapada.

Sebastián de Covarrubias sospechaba que un tal Villadiego se debió de ver en algún aprieto y sin tiempo, con las calzas en la mano, se fue huyendo y Juan Eugenio Hartzenbusch llegó a deslizar la idea de que en realidad el dicho no aludiría al pueblo de Villadiego ni tampoco a ningún hombre llamado Villadiego que hubiera salido corriendo, sino a los «villariegos» como «andariegos» de cualquier parte.

Los versos del soldado Villadiego

Muchos han indagado sobre el origen de este antiguo dicho que ya cita Fernando de Rojas en «La Celestina» y Miguel de Cervantes en el Quijote. Para el presbítero Luciano Huidobro Serna, que fue cronista oficial de Burgos y archivero de la diócesis, «lo que contribuyó más a la propagación de la frase fue la décima» que hoy se lee en la fachada de la Casa Consistorial: «Villadiego era un soldado; que a San Pedro, en ocasión; de estar en dura prisión; nunca le falló del lado. Vino el espíritu alado; y lleno de vivo fuego; le dice a Pedro: Sal luego; toma las calzas, no arguyas; Pedro, por tomar las suyas; tomó las de Villadiego».

Tomar las de Villadiego para refugiarse en este pueblo burgalés

abc | Tablilla de San Pedro y el soldado Villadiego

Al otro lado, un relieve del burgalés Andrés Martínez Abelenda representa al ángel liberador ordenando a San Pedro que se calce presto para salir de la prisión y a éste con tanta prisa que por error toma las calzas del soldado Villadiego, que duerme profundamente.

«Estos versos absurdos (porque absurdo es suponer que en la cárcel de Roma, donde estaba San Pedro, pudiera haber un soldados que se llamase Villadiego), lejos de explicar el origen de tan debatida frase, no hacen sino aplicarla, componiendo un chiste», señala José María Iribarren en El porqué de los dichos».

El propio Luciano Huidobro que aludía a estos versos ya relacionaba el dicho con las calzas de los judíos. «Entre todas las opiniones, la que parece tener algún fundamento histórico supone la opinión general de relacionar este dicho, ya universalmente conocido, con la existencia de ciertas calzas que se confeccionaban en Villadiego, iguales o parecidas a las que habían de usar los hebreos al huir de un lugar a otro en busca de refugio u hospitalidad», señalaba en un discurso en 1953 antes de añadir que «la obligación de vestir un traje o prendas distintas de las que vestían los cristianos duró en España hasta los tiempos del Rey San Fernando. Y de aquí, que la gente dijera, al topar con algún judío perseguido o en fuga: “Ése tomó las de Villadiego”».

El cronista burgalés buscó sin éxito documentación en Villadiego sobre esta expresión, al igual que ha hecho Antonio Martínez en los últimos años. «Hay muy poca», se lamenta el investigador que culpa a las tropas francesas de la invasión napoleónica de la quema de los archivos de la localidad. Sin embargo, resalta que «lo de las calzas es verídico» por lo que la versión de los judíos refugiados en Villadiego «es la más creíble».