El cometa que se acerca a Marte: 20 minutos de peligro


ABC.es

  • La NASA ha cambiado las órbitas de sus naves en el Planeta rojo para evitar el choque con las partículas de la cola del Siding Spring el 19 de octubre
El cometa que se acerca a Marte: 20 minutos de peligro

NASA | Recreación artística del cometa Siding Spring en su viaje hacia Marte

La NASA está reajustando las órbitas de sus sondas que orbitan Marte, en total tres, para evitar los peligros que trae el paso cercano de un gran cometa, el C/2013 A1 Siding Spring, cuyo núcleo puede ser de varias decenas de kilómetros. El objetivo es que no estén en el frente de choque de las partículas que vaya dejando la roca espacial cuando el día 19 de octubre pase a 130.000 km de la superficie del Planeta rojo, esto es tres veces menos que la distancia que separa la Tierra de la Luna.

En realidad, las diminutas partículas del cometa, que son de un tamaño de menos de 1 mm, no serían tan dañinas si no fueran a velocidades de 56 km/s, que es la velocidad a la que pasará el cometa por las proximidades de Marte, lo que dañaría de forma permanente cualquier nave que se pusiera en su camino. Algunos científicos no le dan mucha importancia a la caída de estos “proyectiles”, aunque todos se muestran cautos y otros muchos decidieron que las naves maniobraran para evitar, por si acaso, alguna catástrofe.

La lluvia de partículas del cometa rociará una gran parte de la atmósfera de Marte, pero antes de llegar a ella están las sondas espaciales, que deben ser protegidas y alejadas del evento. Por ello, la NASA va a evitar que estas tres naves se encuentren en el frente, que será más peligroso, unos 90 minutos después del paso del cometa por las proximidades del Planeta rojo y durante 20 minutos el riesgo es extremo.

Así pues, no se trata tanto de ocultar las naves detrás del planeta, sino de evitar su paso por la lluvia de meteoroides (partículas del cometa antes de entrar en la atmósfera) durante esos 20 fatídicos minutos. Ya existen evidencias de satélites artificiales terrestres “tocados” por estos diminutos pero potentes proyectiles.

El cometa que se acerca a Marte: 20 minutos de peligro

La trayectoria del cometa Siding Spring NASA

Ajustando órbitas

De hecho, ante el desastre que podrían ocasionar las partículas del cometa sobre las naves que giran alrededor de Marte, el Orbitador de Reconocimiento de Marte (MRO, por sus siglas en inglés), ya reajustó su órbita el 2 de julio y el 27 de agosto pasado. Otra maniobra similar se hizo con el orbitador ODISEA (Mars Odyssey, en inglés) el 5 de agosto. La recién llegada nave MAVEN (Evolución Volátil de la Atmósfera de Marte, por sus siglas en inglés) a Marte, efectuará un ajuste en su órbita para el 9 de octubre, todo ello para evitar la lluvia de partículas.

La cuestión es evitar la lluvia, pero estudiar al cometa, por ello hay que posicionarlas de tal forma que no se vean afectadas y saquen el mayor partido al cometa, ya que pasará tan cerca de Marte y de las naves, que es el mejor momento para poder fotografiar y analizar este gran cometa, para poder conocer los orígenes de nuestro Sistema Solar.

Estudio del efecto de la lluvia

La nave MAVEN estudiará la atmósfera superior de Marte y cuáles fueron los condicionantes para que el planeta perdiera en gran medida su atmósfera y tras ello cambiara de ser un planeta azul, a un mundo desértico, helado y sin agua que corra por su superficie, cuando antes, los mares y grandes ríos imperaban en el planeta rojo. Estudiará la historia del clima, su posible habitabilidad y el agua. Además, MAVEN contemplará los efectos de la lluvia de meteoros sobre la atmósfera marciana, mientras que las otras dos sondas en órbita alrededor de Marte fotografiarán y estudiarán al cometa.

El cometa fue descubierto el 3 de enero de 2013 por Robert H. McNaught desde el Observatorio de Siding Spring, en Nueva Gales del Sur, Australia. Lleva viajando por el espacio un millón de años, procedente de la Nube de Oort, una hipotética nube en forma de esfera que rodea todo el Sistema Solar aproximadamente a un año luz de distancia y que contiene miles de millones de cometas y asteroides, restos de la formación del Sistema Solar.

El cometa no lleva rumbo alguno, ya que no está estabilizado en ninguna órbita, de tal forma que lo más probable es que sea despedido por el Sol hacia fuera de nuestro sistema planetario, al tener una órbita abierta hiperbólica, así que no regresará jamás.

El cometa ha sido visto desarrollando una larga cola y actividad desde hace meses, por lo que debe ser todo un espectáculo su visión desde Marte.

Visibilidad del cometa

Telescopios potentes podrán contemplar el cometa en las proximidades de Marte, que se localizará en la constelación de Ofiuco, para el 19 de octubre. Marte será visible a simple vista, poco después de la puesta del Sol, bajo y sobre el horizonte SW, como una estrella roja, arriba y a la izquierda de otra estrella roja de nombre Antares (la rival de Marte), exactamente del mismo brillo que el planeta.

En un principio se pensó que el cometa llevaba una trayectoria de caía hacia el Planeta rojo, hasta que con el paso de los meses se pudo calcular mejor su órbita según se movía en el espacio y más tarde la NASA rebajó esa posibilidad de 1 entre 600. Hoy se sabe que el cometa será el más próximo que pase por Marte desde que estos cuerpos se llevan estudiando.

Si el impacto se produjese, sería incluso visible desde la Tierra, provocando un cráter de varios cientos de km, generando una energía equivalente a unos 25 millones de gigatones.

Otras sondas

El orbitador europeo Mars Express y el de la India que acaba de llegar a Marte, la denominada Mangalyaan, continuarán con sus labores de investigación en el Planeta rojo y se desconoce hasta el momento si tomarán medidas para evitar la lluvia de partículas.

Por otro lado, los todoterrenos que circulan por la superficie de Marte, como el Curiosity, no tendrán ningún problema a tal respecto.

Miguel Gilarte Fernández es el Director del Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata (Sevilla) y Presidente de la Asociación Astronómica de España.

El Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata es el mayor centro de divulgación de la astronomía en España. Está abierto para todo el público, que podrá mirar por sus telescopios y utilizarlos, además de desarrollarse gran cantidad de actividades. Zona de turismo estelar.

El planeta que logró envejecer a una estrella


ABC.es

  • Gigantesco y muy cercano a su astro, le obliga a comportarse como si fuera mucho más viejo de lo que es en realidad
El planeta que logró envejecer a una estrella

X-ray: NASA/CXC/SAO/I.Pillitteri et al; Optical: DSS; Illustration: NASA/CXC/M.Weiss

Un grupo de investigadores liderado por el italiano Ignazio Pillitteri, del Instituto Nazionale di Astrofisica, acaba de hacer público un descubrimiento excepcional y que los astrónomos no habían tenido ocasión de estudiar nunca hasta ahora. Se trata de un planeta que está haciendo “envejecer” a la estrella que orbita, obligándola a comportarse como si fuera mucho más vieja de lo que en realidad es. Los datos que han llevado a este insólito hallazgo han sido obtenidos con el telescopio espacial de rayos X Chandra, de la NASA. El trabajo se ha publicado en Astronomy.

La estrella, Wasp-18, y su planeta, Wasp-18b, se encuentran a unos 330 años luz de la Tierra. Wasp-18b es un mundo enorme, con una masa diez veces superior a la de Júpiter (pertenece a la categoría de exoplanetas llamada “Júpiter caliente”), y tarda menos de 23 horas en completar una órbita alrededor de su estrella.

La estrella, por su parte, tiene más o menos la misma masa que nuestro Sol, pero es mucho más joven, a pesar de lo cual se comporta como si tuviera su misma edad. Se trata de la primera vez que se observa un planeta capaz de “envejecer” a una estrella.

“Wasp-18b es un planeta extremo -explica Ignazio Pilliteri-. De hecho, es uno de los Júpiter calientes más masivos que se conocen, y también uno de los más cercanos a su estrella, características que llevan a un comportamiento inesperado. Este planeta, en efecto, está haciendo que su estrella actúe como si fuera mucho más vieja de lo que es”.

El equipo de Pilliteri ha determinado, usando los datos obtenidos con el Chandra, que la estrella Wasp-18 tiene una edad comprendida entre los 500 y los 2.000 millones de años. Eso puede parecer mucho tiempo, pero una estrella de esa edad se considera muy joven. Nuestro Sol, por ejemplo, que se halla en el ecuador de su existencia, tiene unos 5.000 millones de años.

Las estrellas jóvenes (como Wasp-18) tienden a ser muy activas, poseen campos magnéticos muy fuertes, emiten grandes llamaradas y una cantidad de rayos X muy superior a las estrellas más “ancianas”. Todas estas características están estrechamente ligadas a su velocidad de rotación, que generalmente se va ralentizando con la edad. Sin embargo, cuando los astrónomos enfocaron sus instrumentos hacia Wasp-18, apenas si detectaron emisiones de rayos X. De hecho, la estrella se mostraba unas cien veces menos activa de lo que, por su edad, debería ser.

“Creemos que el planeta está envejeciendo la estrella porque causa estragos en sus entrañas”, afirma Scott Wolk, del Centro de Astrofísica Harvard-Smitsonian y coautor del estudio.

Efecto dominó

Los investigadores piensan que las fuerzas de marea creadas por el tirón gravitatorio del enorme planeta, similares a las mareas terrestres creadas por la Luna, pero a una escala mucho mayor, pueden haber desestabilizado el campo magnético de la estrella.

La intensidad del campo magnético depende de la cantidad de convección que se dé en la estrella, es decir, de cuan intensamente se agiten los gases calientes en su interior.

“La gravedad del planeta puede causar movimientos de gas en el interior de la estrella que debiliten los movimientos convectivos -explica por su parte otro de los autores de la investigación, Salvatore Sciortino-. Lo cual provoca un efecto dominó que resulta en un campo magnético más débil y en un envejecimiento prematuro de la estrella”.

Wasp-18 es particularmente sensible a este efecto porque su zona de convección es más estrecha que la de otras estrellas. Y eso la hace más vulnerable al impacto de las fuerzas de marea que tiran de ella.

El efecto causado por las fuerzas de marea del planeta puede explicar también la enorme y poco habitual cantidad de litio hallado en Wasp-18. El litio abunda, generalmente, en las estrellas más jovenes, pero con el paso del tiempo los movimientos convectivos llevan gran parte del litio a las zonas más profundas y calientes de la estrella, donde es destruido por las reacciones nucleares. Pero si hay menos convección, hay también menos circulación de litio, la mayor parte del cual no es arrastrado a las profundidades y logra perdurar en las capas externas de la estrella.

La extraña isla «intermitente» de Titán desconcierta a la NASA


ABC.es

  • La formación aparece y desaparece en las distintas observaciones realizadas por la nave Cassini de la agencia espacial
La extraña isla «intermitente» de Titán desconcierta a la NASA

NASA/JPL | La extraña formación geológica en el mar de Titán, vista por la nave Cassini

La nave espacial Cassini de la NASA está siguiendo la evolución de una misteriosa formación geológica en Ligeia Mare, uno de los grandes mares de hidrocarburos de Titán, la mayor de las lunas de Saturno. El lugar tiene una superficie de unos 260 km cuadrados y ha sido observado en dos ocasiones, pero con una apariencia distinta. Ha sido apodado por los astrónomos «isla mágica» porque aparece y desaparece repentinamente.

La extraña formación, que aparece brillante en las imágenes de radar contra el fondo oscuro del mar líquido, fue vista por primera vez en julio 2013 durante un sobrevuelo de la Cassini sobre Titán. Las observaciones anteriores no habían detectado nada semejante en esa parte de Ligeia Mare.

Los científicos se quedaron perplejos al encontrar que la isla se había desvanecido cuando miraron de nuevo, durante varios meses, con el radar de baja resolución y de imágenes de infrarrojo de la Cassini. Esto llevó a algunos miembros del equipo a sugerir que podría haber sido algo transitorio. Pero durante el sobrevuelo de la Cassini el 21 de agosto de 2014, la formación fue visible de nuevo, y su aspecto había cambiado durante los once meses desde que había sido visto por última vez.

No es un defecto

Los científicos del equipo de radar están seguros de que esa formación no es un defecto en sus datos, lo que habría sido una de las explicaciones más simples. Tampoco ven evidencias de que sea el resultado de la evaporación en el mar, ya que la costa general de Ligeia Mare no ha cambiado notablemente.

El equipo cree que la formación podrían ser ondas en la superficie, el aumento de burbujas, sólidos flotantes, sólidos suspendidos justo debajo de la superficie, o tal vez algo más exótico.

Los investigadores sospechan que la aparición de esta formación podría estar relacionada con el cambio de estaciones en Titán, al tiempo que el verano se acerca en el hemisferio norte de la luna.

«La ciencia ama el misterio, y con esta formación enigmática, tenemos un ejemplo emocionante de los cambios en curso en Titán», ha dicho Stephen Wall, líder del equipo adjunto del equipo de radar de la Cassini, con base en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. «Tenemos la esperanza de que vamos a ser capaces de seguir viendo desplegarse los cambios y hacernos una idea acerca de lo que está pasando en ese mar extraterrestre».

 

Dirigió unas fuerzas aéreas sin posibilidades


ABC.es

  • El general polaco contaba con pilotos bien entrenados pero con aparatos anticuados. Continuó la lucha desde Francia y Gran Bretaña
Dirigió unas fuerzas aéreas sin posibilidades

archivo El general habla con varios pilotos polacos. No fueron rivales para la Luftwaffe alemana

Josef/Zájac/Jefe de la Fuerza Aérea polaca/Rzeszów, 14 de marzo de 1891-Ottawa, 12 de diciembre de 1963/

El general Józef Ludwik Zajac era el jefe de la Fuerza Aérea polaca y de la Defensa Antiaérea en 1939, en el momento de la invasión alemana y soviética. Veterano de la Primera Guerra Mundial y de la Guerra Ruso-Polaca, había sido alumno de la prestigiosa «Ecole Supérieure de Guerre» francesa. Tras el fin de los conflictos antes citados, fue escalando peldaños en el escalafón militar hasta llegar en febrero de 1939 a la jefatura de la Fuerza Aérea. Como tal, tuvo poco tiempo de influir en el desarrollo y armamento de la aviación polaca, que, si bien disponía de unos pilotos más que aceptablemente entrenados, no estaba dotada de aparatos capaces de competir con sus homólogos alemanes. Así, aunque obtuvieron éxitos puntuales contra la Luftwaffe, los polacos nunca fueron rivales para aquélla.

Huido a Francia tras la derrota, y posteriormente al Reino Unido, ayudó a la reconstrucción por dos veces de la Fuerza Aérea polaca, combinando sus tareas con el mando de unidades en tierra, en el Primer Cuerpo Polaco y en el organigrama de las fuerzas polacas en el Medio Oriente.

Establecido en Escocia tras la guerra, doblemente doctor en Filosofía, combinó sus trabajos en ese campo con escritos y estudios militares.