Hallan en Teruel una huella de dinosaurio única en el mundo


ABC.es

  • Tiene 145 millones de años de antigüedad y las pisadas miden más de medio metro de longitud
Hallan en Teruel una huella de dinosaurio única en el mundo

FRANCISCO GASCÓ
Infografía de un dinosaurio carnívoro megalosáurido alimentándose del saurópodo Turiasaurus riodevensis

La provincia de Teruel ha vuelto a dar una sorpresa en el mundo de los dinosuarios. Un grupo de científicos de la Fundación Dinópolis (Teruel) y de la Universidad estadounidense de Colorado Denver han identificado un tipo de huella único en el mundo.

Se trata de un grupo de huellas fosilizadas que se encontraron en el yacimiento turolense de El Castellar y que, tras ser analizadas meticulosamente, han sido identificadas con el nombre de Iberosauripus grandis (pie del lagarto ibérico grande).

Según ha informado el Gobierno aragonés, estas huellas tridáctilas «poseen características únicas en comparación con otras producidas por grandes terópodos en cualquier parte del mundo».

Estas huellas miden más de medio metro de longitud y quedaron fosilizadas tras pisar sobre terrenos húmedos unos ejemplares de mega-dinosaurios carnívoros.

Los resultados del estudio ha sido publicado por la revista científica «Paleogeography, Palaeclimatology, Palaeocology», en la que también se habla de otro hallazgo que se ha producido en Teruel, en este caso un gran diente de dinosaurio, el cuarto de estas características que ha aparecido hasta la fecha en España, junto a los encontrados años atrás en los yacimientos de Riodeva y Galve (Teruel) y de Alpuente (Valencia).

Este nuevo diente ha sido encontrado en Formiche Alto (Teruel) y correspondía a un ejemplar de dinosaurio terópodo megalosáurido, unos animales que llegaban a medir 12 metros de longitud y que poseían dientes de hasta 10 centímetros de corona.

Una pareja de California descubre un tesoro de 10 millones de dólares mientras pasea al perro


ABC.es

  • Podría ser el mayor enterrado que se ha encontrado en la historia de Estados Unidos

reuters
El tesoro estaba enterrado en ocho latas de metal en descomposición

Una pareja del norte de California ha hallado 1.400 monedas de oro del siglo XIX, por un valor de 10 millones de dólares (unos 7,3 millones de euros), mientras paseaban a su perro, en lo que según los expertos podría ser el mayor tesoro enterrado que se ha encontrado en la historia de Estados Unidos.

Estas raras monedas, que se encontraban enterradas en ocho latas de metal en descomposición, habrían sido acuñadas entre 1847 y 1894. La pareja halló este tesoro el pasado abril de 2013 en el patio de su casa cuando se disponían a sacar a pasear a su perro.

El experto en monedas David McCarthy, de la empresa numismática Kagin-a la que acudió la pareja- ha explicado que nunca ha visto algo parecido. «Ni por el valor nominal ni por la condición en la que están», ha matizado. «Un tesoro escondido de este tipo no tiene precedentes», concluye.

La pareja venderá la mayor parte de las monedas a través de Amazon y una pequeña muestra se exhibirá en el próximo encuentro organizado por la Asociación Numismática Americana, que tendrá lugar en Atlanta a finales de este mes.

Desentierran un varamiento masivo de ballenas de hace 9 millones de años


ABC.es

  • Científicos explican uno de los fenómenos más misteriosos de los mares, por qué los grandes cetáceos quedan atrapados en tierra, que ya sucedía en la época del Mioceno

Desentierran un varamiento masivo de ballenas de hace 9 millones de años

Adam Metallo, Smithsonian
Esqueletos de ballena en el yacimiento Cerro Ballena

Los varamientos masivos de ballenas han intrigado al mundo desde los tiempos de Aristóteles. En la actualidad, estos sucesos pueden ser investigados y sus causas han sido relacionadas muchas veces con la actividad del ser humano. Sin embargo, un equipo de científicos chilenos y de la Institución Smithsonian (EE.UU.) ha examinado un antiguo cementerio de mamíferos marinos en el desierto de Atacama, en el norte de Chile, el primer ejemplo confirmado de varamientos masivos repetidos en el registro fósil. El sitio refleja cuatro varamientos distintos ocurridos hace entre 6 y 9 millones de años, por una causa repetida: algas tóxicas.

El sitio fue descubierto por primera vez en 2010 durante las obras de un proyecto de ampliación de la Carretera Panamericana. Un año después, los paleontólogos examinaron los fósiles y registraron lo que quedaba antes de que el yacimiento, llamado «Cerro Ballena», fuera pavimentado.

Según publican en la revista Proceedings of the Royal Society B, el equipo documentó los restos de diez tipos de vertebrados marinos. Además de los esqueletos de más de 40 grandes ballenas barbadas que dominaron el lugar, fueron documentados los restos de una especie de cachalote y de una ballena-morsa, ambas ya extinguidas. También encontraron esqueletos de peces picudos, focas y osos perezosos acuáticos.

Pero lo que más intrigó a los investigadores fue cómo los esqueletos estaban organizados. Preservados en cuatro niveles diferentes, parecía que todos habían llegado allí por una causa repetida y similar. La orientación y las condiciones de los esqueletos indicaban que los animales murieron en el mar, antes de quedar enterrados en un humedal costero.

Algas tóxicas

En la actualidad, las toxinas de floraciones de algas nocivas, como las famosas mareas rojas, son una de las causas frecuentes de varamientos masivos de una amplia variedad de grandes animales marinos. «Hay algunos ejemplos modernos muy similares a lo que observamos en Cerro Ballena. En particular, uno de los casos ocurrió a finales de los 80, cuando más de una docena de ballenas jorobadas llegaron a tierra cerca de Cape Cod (Massachusetts, EE.UU.) sin signos de traumas, pero enfermas por la caballa cargada de toxinas de la marea roja», explica Nicholas Pyenson , paleontólogo en el Museo Nacional de Historia Natural y autor principal de la investigación del Smithsonian. «La proliferación de algas dañinas en el mundo moderno puede atacar a una variedad de mamíferos marinos y grandes peces depredadores La clave para nosotros fue su carácter repetitivo en Cerro Ballena».

 

Desentierran un varamiento masivo de ballenas de hace 9 millones de años

Paleontólogos usan un escáner láser de alta resolución para preservar
digitalmente los fósiles en su contexto geológico original
Smithsonian

La proliferación de algas dañinas es común a lo largo de las costas de los continentes. Los científicos concluyen que, muy probablemente, las toxinas generadas por las floraciones de algas nocivas envenenaron a muchos vertebrados en alta mar cerca de Cerro Ballena a finales del Mioceno (hace entre 5 y 11 millones años) a través de la ingestión de presas contaminadas o por inhalación, causando la muerte relativamente rápida en el mar.

Después, los cadáveres flotaban hacia la costa, donde quedaban varados. Una vez atrapados en la marisma, los animales muertos o moribundos estaban protegidos de los carroñeros marinos y como tampoco había grandes carroñeros terrestres en América del Sur en este momento, los cuerpos terminaban enterrados en la arena. Debido a que hay cuatro capas en Cerro Ballena, los científicos creen que este evento ocurrió en cuatro ocasiones diferentes en la misma zona durante un período de 10.000 a 16.000 años.

Según los investigadores, Cerro Ballena es uno de los yacimientos de ballenas fósiles y otros mamíferos marinos más impresionantes del mundo, ya que conserva restos de animales que nos son familiares hoy en día y de otros extintos más extraños. «El sitio es una increíble y rara instantánea de los antiguos ecosistemas marinos a lo largo de la costa de América del Sur», apunta Pyenson.

Los investigadores utilizaron tecnología 3-D para analizar los fósiles. Las imágenes han sido incluidas en una web donde los usuarios pueden contemplar o descargar los modelos de los fósiles, escanear mapas de Google Earth de las canteras de la excavación o realizar un tour de 360º por el yacimiento.

Primeras pistas sobre el misterioso Manuscrito Voynich


La Vanguardia

  • El documento, que ha sido famoso por aparecer en novelas y recientemente en la saga ‘Assasin’s Creed’, fue escrito en un idioma y alfabeto desconocido hace más de 600 años

Primeras pistas sobre el misterioso Manuscrito Voynich

Barcelona, (Redacción).- El manuscrito Voynich ha sido un gran misterio desde su origen. El motivo es que el contenido de este libro ilustrado, que podría datarse entre 1404 y 1438, es totalmente incomprensible al estar redactado en un idioma y alfabeto desconocido. Pero esto podría cambiar después de que Stephen Bax, un profesor de lingüística aplicada de la Universidad de Bedfordshire, haya afirmado que ha empezado a descifrar los secretos del enigmático manuscrito Voynich.

El profesor Bax asegura que ha decodificado diez palabras utilizando un enfoque analítico, y espera que su descubrimiento pueda avanzar más. Bax explica que utilizó su conocimientos acerca de manuscritos medievales y su familiaridad con las lenguas semíticas como el árabe para trabajar en el manuscrito histórico.

“El manuscrito tiene un montón de ilustraciones de las estrellas y las plantas de las que he podido identificar algunas de ellas, con sus nombres, al observar los manuscritos medievales de hierbas en árabe y otros idiomas, y luego hice una decodificación, con algunos resultados interesantes” afirma el profesor británico.

Bax ha agregado que su objetivo es la presentación de informes que sirvan como base para alentar a otros lingüístas a trabajar con él para poder descifrar toda la secuencia. De lo que el científico está seguro es de que la investigación es concluyente en cuanto a que “el manuscrito no es un engaño, como algunos han afirmado, y es, probablemente, un tratado sobre la naturaleza, tal vez de Oriente Próximo en alguna lengua asiática”.

El enigmático manuscrito consta de ilustraciones crípticas de figuras humanas, estrellas y plantas exóticas, todos ellos descritos en una escritura desconocida que ha fascinado a criptógrafos y traductores durante más de un siglo después de haber sido recogido entre un lote de publicaciones de segunda mano en Italia por el comerciante de libros antiguos Wilfrid Voynich en el año 1912 .

El manuscrito Voynich ha sido enormemente famoso gracias a una serie de novelas, y más recientemente en la saga de videojuegos de Assassin’s Creed, pero su contenido sigue siendo todo un misterio así como todo lo que le rodea, pues no son pocas las teorías acerca de sus, autores (se habla del propio Da Vinci o de Francis Bacon), lenguas e intenciones.

Una investigación recupera la leyenda de la huida de Hitler a Sudamérica


La Vanguardia

  • Un nuevo libro abunda en la teoría de que el genocida no se suicidó, sino que se exilió y usó la identidad de Kurt Bruno Kirchner

Una investigación recupera la leyenda de la huida de Hitler a Sudamérica

Buenos Aires. (EFE).- El periodista argentino Abel Basti asegura en el libro Tras los pasos de Hitler que el genocida no se suicidó una vez que la guerra ya estaba perdida -tal y como recogen los libros de Historia-, sino que habría escapado a Argentina y visitado varios países de Suramérica con distintas identidades falsas, entre ellas la de Kurt Bruno Kirchner que utilizó durante su estadía en Paraguay.

El libro es una investigación sobre el supuesto exilio postmortem del líder nazi en Argentina y otros países de la región, que Basti publica en la editorial Planeta y que resume 20 años de indagaciones sobre el tema.

La hipóteses que plantea Basti es que el Führer, quien se quitó la vida con un disparo en la sien según recogen todos los relatos históricos, en realidad habría huido de una Berlín asediada por el Ejército Rojo y arribado en submarino a la patagonia argentina, donde habría vivido en un campo próximo a la ciudad de Bariloche bajo el nombre de Adolf Schütelmayor, según afirma el escritor en su último libro.

Basti, que escuchó por primera vez en 1994 que Hitler había llegado a Argentina semanas después de que finalizara la Segunda Guerra Mundial, cuenta que al principio no lo creyó “porque tenía en la cabeza la verdad oficial”.

“Pero en la medida que me movía en círculos alemanes del sur, y otras partes del país, comencé a ver esa posibilidad. Y la terminé creyendo cuando empecé a entrevistar a testigos que habían estado con Hitler en Argentina”, relata el autor.

El periodista, radicado en Bariloche, asegura en su libro que Hitler “no vivió enclaustrado” sino que se habría trasladado con total libertad no sólo por el territorio argentino, sino también por países como Brasil, Colombia y Paraguay.

La fuga del jerarca alemán “no hubiera sido posible sin un acuerdo militar entre los nazis y los norteamericanos, que consistía en la salida (de Alemania) de hombres, divisas y tecnología militar para reutilizar todo esto contra el comunismo, a cambio de inmunidad para los nazis y el reciclaje de estos en la estrategia bélica norteamericana”, explica Basti.

Según el escritor, las principales agencias de inteligencia del mundo, como la CIA estadounidense y el MI6 británico, contaban con informes y fotografías que confirmaban la presencia de Hitler en Suramérica después de 1945.

Basti afirma que “lo que hacían los servicios secretos era reportar su presencia, pero no actuar para una detención” y que “es obvio” que, si hubiesen querido, podrían haber capturado al líder nazi ya que “así lo demuestran los documentos”.

Durante los dos primeros mandatos del expresidente argentino Juan Domingo Perón (1946-1955), Hitler habría vivido en la hacienda San Ramón, a unos 15 kilómetros de Bariloche, a la que llegó en tren desde la costa patagónica.

Numerosos son los testimonios citados en el libro que corroborarían la presencia del Führer en la región, al asegurar haber estado junto a él o tener un familiar que tenía una relación cercana con el presidente del Tercer Reich.

Tales son los casos de Eloísa Luján, quien era una de las “catadoras” de la comida que se le servía al nazi para asegurar que esta no estaba envenenada, y de Ángela Soriani, la sobrina de la cocinera de Hitler, Carmen Torrentegui, en el tiempo que éste pasó en la finca sureña.

La presencia del líder alemán en aquel rincón de la Patagonia habría sido un secreto a voces, “no era que todos sabían que estaba Hitler en esa hacienda pero los que sí lo sabían, por alguna circunstancia como ser empleados de la hacienda, minimizaron el tema respecto a la importancia del personaje”, comenta Basti.

“Para la gente de campo la guerra prácticamente no existía, no había radio, los diarios llegaban una vez por mes y no cualquiera los leía. Así que sabían que había una guerra pero no tenían la dimensión del conflicto ni tampoco de los personajes en particular”, agrega.

Cuando Perón es derrocado en la llamada Revolución Libertadora (1955), el autor sostiene que muchos nazis se fueron de Argentina hacia países vecinos, principalmente a Paraguay, y también, aunque hay testigos que aseguran haber estado con Hitler después de esa fecha, el mismo Hitler habría tenido que migrar al país guaraní, con el seudónimo de Kurt Bruno Kirchner.

En Tras los pasos de Hitler se cita un testimonio de un exmilitar brasileño hijo de un alto cargo nazi, quien asegura que el Führer habría fallecido el 5 de febrero de 1971 y estaría sepultado en una cripta en un antiguo búnker subterráneo nazi en Paraguay, donde en la actualidad se levanta un “moderno y exclusivo hotel”.

Basti escribe que la primera semana de cada febrero, el establecimiento hotelero cierra sus puertas para que un grupo exclusivo de nazis pueda honrar a su líder, “el hombre que les cambió la vida, a ellos y a todo el mundo, para siempre”.

La roca más antigua de la Tierra


El Mundo

  • GEOCIENCIAS Su análisis revela que la corteza terrestre se formó con mucha rapidez
Corte transversal del zircón datado como el mineral más antiguo de...

Corte transversal del zircón datado como el mineral más antiguo de la Tierra. NATURE

Mire a su alrededor. Piense en el objeto más antiguo que pueda localizar. Quizá algún recuerdo familiar pueda tener unos 100 años. Hay jardines con olivos de cerca de 1.000 años. O si piensa en términos geológicos, quizá le venga a la mente alguna cadena montañosa como los Pirineos, que se formaron hace unos 50 millones de años; o La Pedriza, en la sierra Madrileña, cuya edad es de 300 millones de años. A partir de ahí, a la mayoría de nosotros ya nos cuesta hacernos idea de las escalas temporales.

Pero sobre la superfice terrestre, concretamente en Jack Hills, al oeste de Australia, se puede caminar sobre minerales formados hace unos 4.400 millones de años, en términos geológicos, un segundo después de la formación del planeta Tierra. Los geólogos ya habían documentado rocas encontradas en este mismo lugar y con edades de más de 4.000 millones de años. Pero ahora, un equipo liderado por investigadores del Instituto de Astrobiología de la NASA ha utilizado un nuevo método para saber la edad este tipo de rocas -de un mineral llamado zircón- que ha permitido datar una de ellas en 4.374 millones de años.

Los primeros grandes objetos del Sistema Solar se formaron hace algo más de 4.550 millones de años. Pero el llamado sistema Tierra-Luna, creado a partir del impacto de un asteroide gigante contra un planeta Tierra recién nacido, tardó algunos años más, hace entre 4.500 y 4.400 millones de años.

Durante el Eón Hadéico -que comprende desde la formación de la Tierra hasta hace 4.000 millones de años- el planeta se diferenció en núcleo, manto y corteza. Pero hasta la fecha, los geólogos no conocían con exactitud el momento en el que la Tierra, extremadamente caliente y formada aún por un océano fluido de magma, comenzó a enfriarse y a formar las primeras rocas. Esta investigación, recién publicada por la revista Nature Geosciences, permite cerrar este viejo debate y establecer que la formación de la corteza terrestre ocurrió apenas 100 millones de años después de que aquel asteroide gigante, del tamaño del planeta Marte, chocase contra la Tierra primitiva y formase el actual sistema Tierra-Luna. «Este es un dato sorprendente. En términos geológicos es muy poco tiempo, habrá que hacer comprobaciones, pero es rapidísimo», asegura Jesús Martínez Frías, investigador del Instituto de Geociencias (IGEO), un centro mixto del CSIC y la Universidad Complutense.

Lo que no es ninguna sorpresa para los geólogos es que el zircón sea el mineral más viejo de la Tierra. Es muy resistente y puede sobrevivir sin alteración a muchos ciclos de erosión meteorológica, transporte y sedimentación, lo que hace que sea uno de los materiales más fiables para datar las rocas de la corteza terrestre.

La nueva técnica de datación utilizada por los investigadores se basa precisamente en las propiedades de esta roca. El zircón es un mineral que tiene elementos radiactivos. El método que suelen usar los geólogos para datarlo es el conocido como método radioisotópico uranio-plomo. De una forma simplificada, los isótopos de uranio presentes en el mineral se transforman -decaen- en plomo a un ritmo determinado. De forma, que los investigadores pueden calcular la edad de una muestra comparando la cantidad de átomos de uranio padres con la de átomos de plomo hijos.

Este método funcionaría a la perfección si el sistema fuese cerrado y no hubiese intercambio ni de uranios ni de plomos con otras rocas y minerales vecinos. Pero eso no sucede en la naturaleza. Así que el autor principal, John Valley, y su equipo utilizaron otra técnica llamada tomografía de prueba atómica (APT, por sus siglas en inglés) que permite reconstruir átomo a átomo la estructura 3D del mineral. De esta laboriosa forma, pudieron hacer un mapa de la distribución de los átomos de plomo en el zircón con una resolución espacial sin precedentes. «Este estudio aporta la estimación de la edad de los zircones de Jack Hills más precisa y exacta que se haya hecho jamás: 4.374 millones de años», escribe el investigador del Departamento de Ciencias Atmosféricas, de la Tierra y Planetarias del Massachusetts Institute of Techonology (EEUU) Samuel Bowring en un artículo de opinión que acompaña la investigación. «Cada pequeño grano de arena puede contar una historia fascinante de las primera etapas de la vida de nuestro planeta».

No obstante, confirmar si un grano de arena de unas pocas micras de tamaño como la que es objeto de este estudio es de 4.300 o de 4.400 millones de años no es un asunto baladí para los expertos. Según asegura el propio Bowring, en un contexto de 4.500 millones de años de edad de la Tierra una diferencia de edad de 100 millones de años es enorme en términos de modelar la evolución geoquímica de la Tierra y de formación de la primera corteza continental.

«Esto confirma nuestra visión de cómo la Tierra se enfrió y se hizo habitable», asegura el investigador principal John Valley en un comunicado. «Pero también puede ayudar a entender cómo se formaron otros planetas habitables», opina el autor.

«Aunque es increíblemente laboriosa, la técnica utilizada por Valley y sus colaboradores puede ser aplicada no sólo a otros zircones terrestres, sino también a otros provenientes de meteoritos o de muestras lunares», vislumbra Bowring.

De alguna forma todos los expertos coinciden en señalar la importancia que tendría hacer estudios comparativos con otros planetas o cuerpos extraterrestres para comprender en profundidad los procesos que condujeron al surgimiento de la vida sobre la Tierra. «Estos resultados reafirman la importancia de la mineralogía para determinar el origen y la evolución de la Tierra y de otros cuerpos extraterrestres», dice Martínez Frías. «Si se pudiera hacer en Marte, la planetología comparada nos diría si ha habido un proceso de formación anterior en el planeta rojo. Eso podría despejar las dudas sobre si en aquel planeta pudo haber agua antes de lo que la hubo en la Tierra», opina el experto español.