Viaje en globo a la estratosfera para explorar el Sol


El Mundo

Globo que transporta el telescopio SUNRISE. | Max Planck

Globo que transporta el telescopio SUNRISE. | Max Planck

No son cinco semanas, sino cinco días en globo. El telescopio solar SUNRISE, un proyecto de la NASA, la agencia espacial alemana y el Programa Nacional del Espacio español, ha comenzado su viaje al espacio a bordo de un globo de helio de 1 millón de metros cúbicos.

Su misión es alcanzar la estratosfera, a unos 37 kilómetros de altura, para estudiar el Sol y la estructura y dinámica del campo magnético de su atmósfera. Desde la estratosfera podrá evitar los ciclos de día y noche y la degradación de las imágenes que produce la atmósfera terrestre, lo que le permitirá obtener imágenes del Sol en su estado de máxima actividad.

“El Sol es el astro que más influye en nosotros -apunta Valentín Martínez Pillet, científico del Instituto de Astrofísica de Canarias e investigador principal del proyecto IMaX. “Es necesario conocerlo y, además, predecirlo: saber cómo se va a comportar y en qué medida nos va a afectar”.

Los institutos de Astrofísica de Canarias, el Instituto de Astrofísica de Andalucía, la Universidad de Valencia y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial han colaborado en el proyecto SUNRISE con el magnetógrafo IMaX, que estudiará el campo magnético con una resolución alta y constante.

La misión SUNRISE se diseñó para abordar uno de los mayores desafíos de la astrofísica actual, el campo magnético solar, que se manifiesta de muy variadas formas, desde las manchas hasta las tormentas solares.

El empleo de un globo estratosférico le permite trabajar en condiciones similares a las de los satélites, pero con un coste y un tiempo de ejecución muy inferior.

En la misión SUNRISE colaboran los mejores observatorios solares, como la Torre Solar Sueca (SST) en la isla de la Palma, o el satélite HINODE e introduce mejoras como la observación en el ultravioleta o la posibilidad de obtener un mapa en dos dimensiones del campo magnético al completo, además de su inigualable resolución.

SUNRISE sobrevolará el Ártico en el globo y aterrizará 5 días después en las islas del norte de Canadá.

Un asteroide de 10 metros ‘rozó’ la Tierra este fin de semana


El Mundo

Asteroide 2013 LR6 (punto en el medio de la imagen), captado por un telescopio. | NASA

Asteroide 2013 LR6 (punto en el medio de la imagen), captado por un telescopio. | NASA

Un asteroide del tamaño de un pequeño camión pasó este fin de semana a una distancia de la Tierra cuatro veces menor de la que nos separa de la Luna. Se trata del último en un desfile de objetos celestes que ha aumentado la conciencia de los efectos potencialmente peligrosos para el planeta.

La NASA explicó que el asteroide 2013 LR6 fue descubierto alrededor de un día antes de su máxima aproximación a la Tierra, que se produjo a las 6.42 (hora peninsular española) del sábado a sólo 105.000 kilometros sobre el Océano Austral, al sur de Tasmania, Australia.

El asteroide de 10 metros de ancho no representaba una amenaza. Este tipo de objetos de pequeño tamaño resultan muy esquivos para los sistemas de detección temprana de asteroides.

Hace una semana, el relativamente grande QE2, de 2,7 kilómetros de ancho, con su propia luna a cuestas, pasó a 5,8 millones de kilómetros de la Tierra.

“Es teóricamente posible una colisión entre asteroides y el planeta Tierra“, aseguro el astrónomo Gianluca Masi, del proyecto del Telescopio Virtual, durante una transmisión en Google+ que mostró imágenes en directo de la aproximación del asteroide.

La NASA dice que ha encontrado un 95% de los grandes asteroides, aquellos con diámetros de 1 kilómetro o más grande, con órbitas que los llevan relativamente cerca de la Tierra.

Un objeto de ese tamaño golpeó el planeta hace unos 65 millones de años en lo que hoy es la península de Yucatán en México, lo que provocó un cambio climático global que se cree que es responsable de la desaparición de los dinosaurios y muchas otras formas de vida en la Tierra.

La agencia espacial de EEUU y otras organizaciones de investigación, así como empresas privadas, están trabajando en el seguimiento de los objetos más pequeños que vuelan cerca de la Tierra.