Expasión.com

  • Recorremos en este artículo diez pueblos en los que parece haberse detenido el tiempo a lo largo de nuestra privilegiada geografía.

189697082_aa65622d86_z.jpg

En estas vacaciones estivales los españoles han recortado su presupuesto optando por destinos más baratos y cercanos y permitiendo a los que aún no lo habían hecho descubrir el encanto y la diversión que ofrece “veranear en el pueblo”. La lista de pueblos dignos de ver es interminable, pero presentamos a continuación diez por los que parece no pasar el tiempo y que no debería dejar de visitar:

Albarracín (Teruel): El pueblo está encaramado en un peñón y rodeado por el Guadalaviar. Por este lado y mirando hacia el río se hallan edificadas las casas colgadas. Dentro del pueblo sus calles son empinadas y estrechas, con maravillosos rincones. La construcción ofrece la original arquitectura popular con la forja propia de la provincia además de tener el color rojizo característico. La localidad es Monumento Nacional desde 1961 y se encuentra propuesta por la Unesco para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la belleza e importancia de su patrimonio histórico.

Besalú (Girona): En la comarca de la Garrotxa se ubica la medieval ciudad condal de Besalú en la confluencia de los ríos Capellades y Fluvià y dado su esplendor en otra época sus monumentos medievales son uno de sus mejores alicientes. Lo más destacado es su casco antiguo y el puente sobre el río Fluviá. Si le ha atrapado su encanto, anímese a visitarlo este fin de semana, ya que cada año inauguran el mes de septiembre con unas fantásticas fiestas medievales.

Castelfollit (Girona): El pueblo pertenece a la comarca de La Garroche y se alza sobre un impresionante risco de 60 m. de altitud y 1 Km. de largo, rodeada por los ríos Fluviá y Turonell, que han ido erosionando el resto del material del suelo. La imposibilidad de crecer urbanísticamente (el coche hay que dejarlo en la entrada del pueblo) lo ha mantenido intacto a lo largo de estos años. Un pequeño oasis que es además el pueblo más pequeño de toda Girona.

Combarro (Galicia): Localidad del municipio de Poio en Pontevedra en la que parece no haber pasado el tiempo con su arquitectura original perfectamente conservada. Destacan sus casas marineras con delicados trabajos de cantería, sus hórreos y cruceiros repartidos por todo el pueblo. Como en toda la costa gallega, otro de los grandes atractivos de la localidad es la pesca y su famoso marisco así como otras delicias de las gastronomía gallega. Las barcas de pescadores en toda su orilla son un elemento que perdura con el paso de los años.

Cudillero (Asturias): Pintoresco pueblo asturiano de pescadores construido en las empinadas laderas de tres montes que rodean a la ciudad a modo de anfiteatro. Sus empinadas calles nos deleitan con sus estrechas callejuelas y sus coloridas casas colgantes. Otro de los maravillosos placeres que ofrece el pueblo es disfrutar in situ de la pesca del día o bañarnos en alguna de las 23 playas que componen el concejo.

Deià (Mallorca): Municipio situado en la Sierra de Tramontana.
La Cala Deià es una de las calas de agua cristalina más bonitas de Mallorca, y es también el puerto natural del pueblo del mismo nombre. Escondida entre enormes acantilados y un frondoso bosque allí parece haberse detenido el tiempo. Entre los ilustres nombres que pasaron temporadas en esta localidad destaca Manuel de Falla.

Grazalema (Cádiz): Pueblo gaditano de origen árabe enclavado en el corazón de la sierra que lleva su nombre y comprendida dentro del espacio protegido del primer Parque Natural que se constituyó en Andalucía. Es además el municipio más lluvioso de Andalucía y de la mitad sur peninsular por lo disfruta de un ecosistema muy especial. Conserva la arquitectura típica de los llamados puebos blancos, con sus casas encaladas y patios floridos distribuidos a lo largo de sinuosas y empinadas calles.

Mundaka (Vizcaya): Municipio marinero al norte de Vizcaya situado en la desembocadura de la ría de Mundaka en plena Reserva Natural de Urdaibai. Conserva el encanto de pueblo pesquero y famoso también por sus playas, con unas olas excepcionales que lo han convertido en uno de los paraísos surferos. El puerto es uno de los lugares con más encanto del pueblo, con casas apiñadas y rincones de ensueño.

Potes (Cantabria): A pesar de ser el municipio más pequeño de la comarca de Liébana es la capital de la misma y uno de los pueblos con más encanto de la costa cántabra. Potes es conocida como la Villa de los Puentes (de ahí su nombre) y de las torres. De manera especial destacan la del Infantado (hoy sede del ayuntamiento). La parte antigua conserva gran encanto con sus callejuelas y caserones que muestran diferentes blasones.

Sallent de Gállego(Huesca): Típico pueblo del Pirineo Aragonés rodeado de un auténtico paraíso natural y considerado como la cabeza del Valle de Tena. Cuenta con un hermoso centro urbano, plagado de típicas casonas del pirineo levantadas sobre macizos muros de piedra con tejados de pizarra de vertiginosas pendientes y airosas chimeneas de curiosas formas.

Anuncios