Para adictos a la arquitectura


El Mundo

Durante la primera década del S.XXI no hubo ciudad en España que no se contagiara del efecto Guggenheim de Bilbao. Se invitó a los arquitectos más famosos del mundo para que emularan la obra de Frank Gehry e incluso la superasen con proyectos aún más espectaculares. Estos son algunos de los últimos elefantes blancos de la arquitectura española.

Muchos de estos proyectos han quedado como íconos de una época. Puede que no los terminemos de pagar en muchos años, pero cada uno de ellos se merece sin duda un viaje:

1.Ciudad de la Cultura | Peter Eisenman

Santiago de Compostela. El último símbolo de la desmesura. No se llegará nunca a acabar, tampoco se sabe muy bien para qué sirve, pero vale la pena ver cómo el Monte Gaiás «acoge este controvertido homenaje a la belleza en sí misma». Hay visitas guiadas.www.cidadedacultura.org

2.Centro Niemeyer | Oscar Niemeyer

Avilés. Con más de cien años este gran arquitecto brasileño nos regaló esta pequeña obra maestra que no tardó en convertirse en el nuevo símbolo de la Asturias del siglo XXI… para al poco tiempo cerrar sus puertas. Por el momento sólo se puede ver desde fuera.niemeyercenter.org/centro

3.M. Evolución Humana | J. N. Baldeweg

Burgos. Nacido bajo el aura del yacimiento de Atapuerca, este inmenso y hermoso museo quizás sea demasiado grande y ambicioso, pero por lo menos funciona y atrae a un considerable número de visitantes. El mismo arquitecto es también autor de los controvertidos Teatros del Canal de Madrid cuyo presupuesto fue también excesivo aunque cuente con una programación tan variada como interesante.

http://www.museoevolucionhumana.com

4.Pabellón Puente | Zaha Hadid

Zaragoza. Anunciado como el símbolo de aquella Expo dedicada al agua y a la sostenibilidad, este capricho tan hermoso como inútil se mantiene cerrado a cal y canto aunque existe un proyecto museístico dedicado a las nuevas tecnologías que quizás llegué a hacerse realidad. Lo mismo ocurre con el precioso Pabellón de España diseñado por Patxi Mangado, la Torre del Agua de Enrique de Tersa o el artificioso Pabellón de Aragón de Olano y Mendo.

5.Palau de les Arts | Santiago Calatrava

Valencia. Controvertido y sin duda excesivamente caro, ha puesto la guinda final a uno de los mayores macro proyectos culturales que se han realizado en nuestro país en estos últimos años. Sólo el tiempo emitirá un juicio justo sobre su valor artístico y creativo. Cuenta todavía con una programación muy ambiciosa que se merece un desplazamiento. http://www.lesarts.com

6.Caja Mágica | Dominique Perrault

Madrid. Anunciado como cabeza de lanza de un Madrid olímpico donde no se contemplaban límites presupuestarios, permanece infrautilizado aunque ha servido para regenerar el entorno del Manzanares y contar con un arquitecto de primera línea que más tarde realizaría en ese mismo cauce, el también insólito y carísimo Puente pasarela de Araganzuela, ya conocido como Puente Mágico. http://www.madridcajamagica.com

7.Metropol Parasol |Jürgen Mayer

Sevilla. Tan controvertidas y discutidas como estrafalariamente atractivas, Las Setas, como todo el mundo ya las conoce, comienzan a ser aceptadas aunque quizás todavía no queridas por una población que no se siente responsable de haber querido tenerlas. Sin embargo se merecen un viaje a Sevilla aunque sólo sea para ver la ciudad desde una perspectiva distinta.www.metropolsevilla.com

8.TEA | Herzog & De Meuron

Santa Cruz de Tenerife. Formando parte con la plaza de España de un proyecto global que pretendía transformar la fachada marítima de la ciudad, nada menos que con el sello de uno de los estudios de arquitectura más prestigiosos y conocidos del mundo, este deslumbrante centro cultural sigue siendo parada obligatoria en toda visita a Tenerife aunque su contenido haya flaqueado en estos últimos tiempos.www.teatenerife.es

9.Barajas T4 | Richard Rogers

Madrid. Seguramente no nos lo podíamos permitir, su mantenimiento es desorbitado, pero es difícil encontrar una terminal tan hermosa y espectacular… ahí esta la Terminal 5 en Heathrow del mismo autor para demostrarlo.

10.Torre Agbar | de Jean Nouvel

Barcelona. Sin duda el icono que mejor representa a la Barcelona del S.XXI. Para algunos representa un exceso gratuito, pero es imposible poner en cuestión su belleza y su carácter emblemático. Además ha servido para que Jean Nouvel haya hecho otros proyectos en la ciudad como el muy original Parque central del Poble Nou y la recuperación de la Fábrica de cerveza Moritz.www.torreagbar.com/home.asp

11.Forum | Herzog&De Meuron

Barcelona. No es quizás la obra más redonda que hayan hecho estos suizos en nuestro país, pero sirvió como gancho para la renovación urbana de esta parte del litoral de Barcelona, como inspiración para el desarrollo del proyecto @22 y ya se le ha encontrado un nuevo uso, como nuevo Museo de la Ciencia más conocido como Museu Blau. w3.bcn.es

12.Manzana Revellín | Álvaro Siza

Ceuta.Pocos proyectos en nuestro entorno han sido proporcionalmente más megalomaníacos que esta extravagancia de la que ya se ha inaugurado un precioso Teatro Auditorio, en el que el mismísimo Banksy estampó una de sus carismáticas imágenes. Coincidir con algún espectáculo es difícil pero el edificio ya merece por sí mismo hacer el esfuerzo de cruzar el Estrecho de Gibraltar desde Algeciras, la única forma de alcanzar esta ciudad autónoma desde la península.

http://www.destinoceuta.com

Los rusos ya descubrieron agua en la Luna en 1976


ABC.es

  • La última misión soviética a nuestro satélite natural regresó a la Tierra con minerales ricos en agua, pero el hallazgo fue completamente ignorado en Occidente, según un nuevo estudio

lun-644x500

Hasta hace no tanto, la idea que teníamos de la Luna era la de un lugar árido y seco. En 2009, sin embargo, la NASA abrió un nuevo capítulo en el conocimiento sobre nuestro satélite natural al hacer estallar una sonda, la LCROSS, en el polo sur lunar, en un cráter llamado Cabeus. La nube de materiales provocada por el impacto del artefacto permitió a los científicos comprobar no solo que, en efecto, había agua ahí arriba, sino que ésta existía en grandes cantidades. Este hallazgo quizás podría haberse realizado antes si el mundo hubiera tenido en cuenta un hallazgo de la misión Lunar-24, la última que la Unión Soviética envió a la Luna, pero su trabajo fue completamente ignorado en Occidente, según afirma Arlin Crotts, de la Universidad de Columbia, en Nueva York, que ha publicado sus conclusiones en arXiv, el archivo para borradores electrónicos de artículos científicos.

La posibilidad de la existencia de agua en la Luna ha entusiasmado a los científicos y aficionados a la ciencia ficción desde hace décadas. Su presencia sería un factor importante si alguna vez el ser humano decide instalarse allí una larga temporada. Las misiones Apolo trajeron unos 300 kilos de rocas de la Luna, pero los científicos pensaron que se habían contaminado en la Tierra. Incluso se creía que los canales vistos sobre la superficie lunar fueron hechos por la lava, no por agua. Para los americanos, la Luna estaba seca.

Sin embargo, los soviéticos consiguieron sacar sus propias conclusiones. Al parecer, según describe Crotts, los rusos encontraron evidencias de agua en rocas lunares en 1976, cuando la sonda Luna-24 aterrizó en la superficie lunar. La nave perforó a unos 2 metros de la superficie, extrajo 300 gramos de roca y regresó a la Tierra. Un equipo de científicos soviéticos analizó la muestra y encontró rastros inequívocos de agua. El resultado fue publicado en 1978 en una revista científica especializada rusa, «Geokhimiia», incluso en inglés, pero fue completamente ignorado en occidente. Y hoy en día ha sido olvidado. «Ningún otro autor ha citado jamás este trabajo», dice Crott (The Physics arXiv Blog).

Resulta curioso, ya que varios científicos, incluido el premio Nobel de química Harold Urey, ya habían predicho desde 1950 que el agua helada podía ser encontrada en los cráteres de los polos lunares, que están permanentemente en la sombra. Si el hallazgo ruso hubiera sido tomado en serio, la existencia de agua en la Luna quizás habría sido confirmada antes.

El misterioso bombardeo cósmico del siglo VIII


ABC.es

  • Encuentran en los anillos de los árboles las huellas de una potente y extraña oleada de radiación procedente del espacio exterior que llegó a la Tierra hace más de mil años
 NASA Recreación del impacto de rayos cósmicos contra la Tierra


NASA
Recreación del impacto de rayos cósmicos contra la Tierra

A finales del siglo VIII, la Tierra fue alcanzada por una potente y misteriosa oleada de radiación procedente del espacio exterior. Sus huellas, impresas en los anillos de los árboles de la época, han sido encontradas ahora por científicos japoneses. El impacto de aquellos rayos cósmicos habría sido más que suficiente para inutilizar en todo el mundo una buena parte de los ordenadores y de los sistemas de comunicaciones por satélite. El estudio se acaba de publicar en Nature.

Las pistas son muy claras. Hace exactamente 1.237 años, algo muy extraño sucedió en nuestro vecindario espacial. Algo que provocó un “bombardeo” de rayos cósmicos de una intensidad nunca vistacontra nuestro planeta. Los restos de aquél evento han quedado registrados en los anillos de árboles de todo el mundo.

Aunque muy pocas veces nos demos cuenta de ello, la Tierra sufre de forma constante el impacto de billones de protones y otras partículas de altas energías procedentes de fuentes espaciales muy energéticas. El Sol, las supernovas y otros objetos mucho menos evidentes, como lejanísimos púlsares, quasares, magnetares y estrellas de neutrones, emiten de forma constante cantidades ingentes de radiación en todas las direcciones posibles, incluída la nuestra. Sin embargo, la procedencia de estos rayos sigue siendo desconocida.

Ahora, en la Universidad japonesa de Nagoya, un equipo de investigadores dirigido por Fusa Miyake ha encontrado en dos cedros milenarios una tasa espectacularmente elevada de carbono-14 (un isótopo radiactivo del carbono) en los anillos correspondientes a los años 774 y 775 de nuestra era. Lo cual significa que durante ese periodo nuestro planeta sufrió un intenso bombardeo de rayos cósmicos.

Y no es el único caso. Otro equipo de científicos, de la Universidad de Queen, en Belfast, también ha encontrado tasas inusualmente altas de carbono-14 en anillos de árboles que sugieren un evento cósmico de grandes proporciones sucedido alrededor del año 770. Su trabajo, sin embargo, no ha sido aún publicado.

Huellas reconocibles

¿Pero qué tiene que ver el carbono-14 con los rayos cósmicos? Cuando las partículas espaciales llegan a la atmósfera, colisionan y reaccionan con el oxígeno y el nitrógeno terrestres y crean nuevas partículas, entre ellas carbono-14, elemento que es absorbido por la biosfera y que deja, por lo tanto, huellas reconocibles. Por ejemplo, los árboles lo capturan durante la fotosíntesis y lo fijan de manera indeleble en sus anillos anuales de crecimiento.

Fue precisamente así, midiendo el índice de carbono-14 de dos viejos cedros japoneses, cuando Miyake y su equipo se dieron cuenta de que, en los anillos correspondientes a los años 774 y 775 había un incremento del 1,2% de ese elemento con respecto a los demás años. Y aunque un 1,2% puede parecer poca cosa, no lo es si se tiene en cuenta que la variación anual típica del carbono-14 es apenas de un 0,05%. De hecho, ese 1,2% supone un incremento masivo en la cantidad de carbono-14 absorbido durante esos años por los dos árboles.

De inmediato, surgió la pregunta. ¿De dónde vino el bombardeo de radiación del finales del siglo VIII? Las respuestas pueden ser varias. Una posible fuente de rayos cósmicos es el Sol, cuya actividad, como se sabe, varía en periodos de once años de duración y que, en ocasiones, nos sorprende con intensas llamaradas cuyos efectos llegan hasta la Tierra.

La otra posibilidad para un evento tan poderoso sería la explosión de una supernova, la muerte violenta de una estrella en nuestro “vecindario” espacial. Sin embargo, ninguna de estas dos posibles explicaciones convence a los investigadores. Si el bombardeo lo produjo el Sol, debió de ser durante una erupción solar como jamás hemos visto, y de una intensidad tal que resulta casi inimaginable. Si algo así se produjera hoy en día aniquilaría sin contemplaciones y de un solo golpe las redes eléctricas y de comunicaciones de todo el mundo.

Y si hubiera sido una supernova, deberíamos seguir viendo su brillo, que puede durar fácilmente varios miles de años antes de extinguirse del todo. Además, no existen documentos del año 775 que reflejen un acontecimiento que, si se produjo, debió de llamar poderosamente la atención de los habitantes del planeta. Investigaciones recientes muestran que, por aquella época, sí que se produjeron dos supernovas, Casiopea A y Vela Jr. Pero ambas tan lejos y tan poco potentes que no habrían podido provocar un aumento masivo de carbono-14 en la Tierra…

«Serpientes en el cielo»

Así que, mal que les pese a los científicos, el origen del mayor bombardeo de rayos cósmicos del que se tiene noticia sigue siendo un misterio. “Con nuestros actuales conocimientos -admite Miyake- no podemos especificar la causa de ese evento. Sin embargo, sí que podemos decir queun acontecimiento extremadamente energético sucedió en nuestro entorno espacial alrededor del año 775, sin que la causa fuera una llamarada solar o una supernova”.

Para llegar al origen de la cuestión, Miyake y su equipo tendrán que seguir trabajando. Los pasos siguientes para intentar aclarar el misterio son estudiar la abundancia de otros elementos, como el berilio, y bucear a fondo en los archivos históricos para comprobar si, hace 1.237 años, alguien, en algún lugar, vio una extraña llamarada en el cielo.

En este sentido, según publica New Scientist, Mike Baillie, investigador de la Universidad de Queen que estudia los anillos de los árboles, ha encontrado ya un registro histórico, aunque posterior, que hace referencia al fenómeno. Se trata del cronista inglés Roger de Wendover, que en el siglo XIII escribió: “En el año de nuestro Señor de 776, espantosos signos de fuego fueron vistos en los cielos tras el anochecer. Y aparecieron serpientes en Sussex, surgiendo del suelo, para el asombro de todos”.

Venus no se verá desde la Tierra hasta dentro de un siglo


La Razón

El tránsito de Venus es un acontecimiento tan raro como bello, dicen, e importante para el conocimiento del universo. El planeta pasará por delante del sol este martes, 5 de junio (día 6 en el hemisferio occidental). Cada 243 años Venus transita de manera visible desde la Tierra cuatro veces en periodos un tanto dispares: 105,5 años entre dos tránsitos, 8 entre los dos siguientes y, por último, 121,5 años. La última vez que el fenómeno pudo observarse desde la Tierra fue en 2004 y la próxima vez no será hasta 2117. Los afortunados que se encuentren en Estados Unidos, Hawái y Alaska podrán ver en directo el evento de manera completa (dura siete horas). Para el resto, menos afortunados, la NASA habilitará una web para contemplar on-line las mejores vistas.
La observación de Venus ha sido una excelente oportunidad para conocer el sistema solar. En una época en la que la óptica era muy rudimentaria, observar y comparar los diferentes ángulos de aparición del planeta respecto a un punto representaba una ocasión sin igual para triangular y obtener su distancia a la Tierra. Durante el siglo XVIII se impulsaron dos grandes expediciones para observar los tránsitos. En 1760, el explorador James Cook fue enviado a Tahití con el propósito de hacer unas observaciones que fueron infructuosas hasta la aparición de la fotografía.

El cráneo de las aves corresponde al de un dinosaurio joven


La Razon

Un estudio realizado por especialistas de la Unidad de Paleontología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), embriólogos de la Universidad de Harvard y paleontólogos de las universidades de Texas y Nueva York y del Museo Americano de Historia Natural (EEUU) ha demostrado que el cráneo de las aves es el de un dinosaurio joven, según informa la UAM.

En este sentido, el trabajo publicado en la revista Nature explica que el cráneo de las aves modernas surgió a través de una secuencia de episodios asociados al acortamiento de las trayectorias de crecimiento en dinosaurios carnívoros (Terópodos). Este fenómeno, conocido como pedomorfosis, implica que la forma del cráneo aviario es -en términos generales- una versión adulta de los cráneos juveniles de sus ancestros dinosaurianos.

Así, los investigadores demuestran con su estudio que aspectos físicos de las aves modernas como el tamaño corporal reducido, los grandes ojos y los cerebros globosos (encefalizados), son el resultado de al menos cuatro episodios sucesivos de acortamiento en el crecimiento normal.

A esta conclusión se ha llegado por la utilización de una serie de técnicas digitales y estadísticas de medición de la forma conocidas como técnicas de morfometría geométrica, gracias a las cuales fue posible comparar la muestra más completa recogida hasta la fecha de embriones juveniles y adultos de dinosaurios, tanto fósiles como actuales.

22 premios Nobel culpan a ‘toda la sociedad’ de la crisis económica


El Mundo

  • En su declaración abogan por ‘la ciencia y el sacrificio personal’
  • Pissarides, Nobel de Economía en 2010, pide ‘relajar la austeridad’

¿Quién es el culpable de la actual crisis económica? No sólo banqueros sin escrúpulos o políticos corruptos, sino toda la sociedad en general. Es lo que han sentenciado este lunes en Valencia los 22 premios Nobel reunidos para decidir quiénes serán galardonados con los Premios Rey Jaime I a la investigación hecha en España.

En la declaración institucional del jurado se dice que “la importancia de la formación para el desarrollo económico y el bienestar social necesita promover la ciencia y el sacrificio personal, cuya negligencia ha sido una de las raíces de la crisis económica actual”. El profesor Santiago Grisolía aclaró a los medios que dicha “negligencia” es la de “toda la sociedad en general”.

Todos debemos trabajar, no puedes esperar a que alguien venga con un milagro“, afirmó. De hecho, otra de las críticas del jurado se hizo al “creciente desinterés por la cultura del esfuerzo”.

Eso sí, Grisolía admitió que “ha habido un exceso de gente que se ha puesto grandes sueldos y ha usado mal los bancos”, una perversión que se ha contagiado al resto de la ciudadanía “como una infección”, hasta el punto de que “todos han intentado conseguir todo lo posible con el menor esfuerzo”.

Sobre los bancos, por cierto, aseguró no entender por qué deben ser rescatados, sobre todo cuando se recorta a la ciencia, la otra gran preocupación del jurado. “Los bancos cobran por todo”, censuró Grisolía, que abogó por que “desaparezcan” si es necesario.

Relajar la austeridad

Por otro lado, Christopher Pissarides, premio Nobel de Economía en 2010, abogó por “la necesidad urgente de que se relaje la política de austeridad en la Unión Europea para que crezca la economía”, incluida la española.

“La situación ha evolucionado más allá de lo esperado”, admitió, pues incluso él mismo pensó hace dos años que la “austeridad fiscal combinada con reformas estructurales” iba a ser la solución a la crisis. Pero “hemos ido demasiado lejos”.

“Y las reformas aún no han tenido impacto, y no lo habrá hasta dentro de tres o cuatro años“, aseguró. En este sentido, consideró que las emprendidas en España van “en la buena dirección”.

Zonas Vitivinícolas, Madrid, en busca de su personalidad


El Mundo

TRES SUBZONAS MUY DISTINTAS, POCO CONOCIDAS

Madrid es una metrópoli llena de tabernas, bares, restaurantes y mesones donde, desde siempre, se ha bebido vino, más tinto que blanco: el manchego que subían, en sus pellejos, los arrieros que pernoctaban en la Cava Baja y, a partir del primer tercio del siglo XX, el rioja al que se aficionó la burguesía del barrio de Salamanca. Lo que en la capital se ha desconocido generalmente han sido los vinos de su entorno inmediato, unos vinos madrileños que van mereciendo más atención desde que nuevos elaboradores han venido a enriquecer el panorama, a menudo redescubriendo terruños y castas olvidados o arrinconados.

Esta semana se inicia la publicación de nuestras primeras catas dedicadas específicamente a la Comunidad de Madrid en ocho años, un lapso de tiempo largo durante el cual el panorama ha cambiado sustancialmente.

La única Denominación de Origen, Vinos de Madrid, con sus 8.000 hectáreas de viñedos y más de 40 bodegas, fue creada en 1990 y es, como tantas otras en España (La Mancha, Rioja, Navarra, Alicante, Ribera del Guadiana, Costers del Segre… y más) una entidad más político-administrativa que vitícola, ya que no representa una unidad de terruño reconocible. Sus tres subzonas son, pues, las tres verdaderas denominaciones.

Al oeste, San Martín de Valdeiglesias representa el sector madrileño de esa verdadera unidad geográfica y vitícola que es la sierra de Gredos, la del renacimiento de las menospreciadas viñas de garnacha y albillo sobre suelos bastante fértiles (humus) con base granítica en una zona serrana que es la más húmeda de la región. Sin peso en nuestras catas de 2004, nombres como Marañones, Bernabeleva y Comando G han adquirido hoy renombre internacional.

Al sur, la subzona de Navalcarnero prolonga, como la de San Martín, el viñedo toledano de Méntrida y es la más variada de la región, con áreas de claro tipo manchego y enclaves (Aldea del Fresno) de carácter más serrano.

Al este, la subzona de Arganda del Rey es la más grande y la más importante en volumen de producción: más del 60%. Aquí fluyen los ríos Tajuña, Henares, Jarama y Tajo, con vegas feraces, pero las viñas suelen ocupar las laderas y las mesetas de suelos pobrísimos. Las temperaturas son las más extremas de la región, y la pluviometría, la más escasa.

Mientras que al oeste un estilo propio se abre paso con la garnacha y el albillo por delante, las grandes bodegas del este apostaron hace tiempo por el tempranillo (tinto fino o tinto Madrid, según las partes de la región) y cada vez más por las castas francesas (merlot, cabernet sauvignon, petit verdot y syrah) y por un estilo bastante internacional de vinos. Las variedades y la crianza son más evidentes en ese estilo que el terruño, y es difícil adscribir una personalidad definida, reconocible, a esos vinos -algunos muy bien hechos- del este de Madrid.

Se olvidaron casi, salvo en un par de bodegas, técnicas tradicionales como las del vino sobremadre (blanco largamente macerado en sus propios hollejos, como los tintos), que justamente hoy renacen en otros lugares como Friuli (Josko Gravner) para dar lugar a esos ‘vinos naranja’ que ya ocupan un nicho en los mercados, sobre todo, norteamericanos. El trabajo que desarrolla en ese sentido un muy modesto viticultor escocés instalado en Villarejo de Salvanés, Fabio Bartolomei, en particular con la uva malvar que es la más propia de esa subzona madrileña, nos da una idea de uno de los caminos que se podrían emprender para aumentar el carácter propio y la personalidad reconocible de la zona.

Enlace de interés:  http://www.vinosdemadrid.es/es/