Las predicciones tecnológicas fallidas del cine


Terra

La relación entre el cine y la tecnología es una de las más fructíferas de la historia del arte. De hecho, podría decirse que el cine es el arte tecnológico por antonomasia. Con esto en mente, no es de extrañar la fascinación que el séptimo arte ha demostrado por los adelantos de la ciencia. Podría decirse que el cine vive permanentemente con un ojo puesto en el futuro, especulando sobre las posibilidades ofrecidas por las nuevas tecnologías. Hay ocasiones en las que el cine (la ficción) se adelante a su tiempo; sin embargo, hay otras veces en las que el cine se equivoca. Esas profecías tecnológicas erróneas son lo que nos proponemos explorar en este post de la mano de la web ScreenJunkies.

He aquí las predicciones tecnológicas fallidas del cine.

Mentes maestras (1997). Como muchas otras, esta película tiene como protagonistas a un grupo de chavales que han convertido el “hackeo” informático en su pasatiempo predilecto. Y en este caso cabe decir que el fallo de la película no está tanto en el fondo (realmente, el poder de los hackerse han convertido en una realidad) como en la forma (su ingenua aproximación a la cuestión). En resumen, podría decirse que el filme trata toda la cuestión del pirateo informático como si se tratara de un juego de niños. Y no es tanto que los piratas sean personajes infantiloides; el verdadero problema está en la manera en que las empresas se defienden de los ataques. En varias escenas de “pirateo”, el hacker penetra en el sistema de una gran empresa y, al ser localizada su intrusión, el sistema de defensa de la corporación se limita a advertirle de que ha sido detectado. Nada de bloqueos o contraataques. Está claro que los creadores de la película no eran conscientes del verdadero peligro oculto tras el pirateo informático, que hoy en día se ha demostrado capaz de poner en jaque a multinacionales o naciones enteras.

El cortador de césped (1992). Hay periodos en los que una tecnología se vuelve omnipresente en la ficción fílmica. Uno de los casos más flagrantes fue el de la realidad virtual en el cine de los noventa. Por unos años, pareció que la realidad virtual iba a cambiar el mundo. Todos nos íbamos a quedar en casa enganchados a nuestros sistemas de fantasía sensorial-intelectual (ha pasado, pero por culpa de Internet, no de la realidad virtual). En El cortador de césped, el poder de la realidad virtual se llevaba hasta extremos esperpénticos. En el filme, un científico interpretado por Pierce Brosnan utilizaba la nueva tecnología para desarrollar el cerebro de personas con problemas de aprendizaje. Pero claro, la cosa se iba de madre cuando un sistema informático inoculaba el MAL en un inocente chaval interpretado por Jeff Fahey. Simplemente delirante.

Acoso (1994). A la hora de discutir acerca del uso innecesario de la realidad virtual en la ficción es imposible no referirse a la película Acoso, en la que el bueno de Michael Douglas es acusado erróneamente de acoso por parte de su nueva jefa, la temperamental y fogosa Demi Moore. En su camino por desvelar la verdad, Douglas lleva a cabo uno de los ejercicios más absurdos de búsqueda informática de la historia del cine. Enfundado en un casco de realidad virtual y subido a una cinta para andar, el tipo se adentra en el sistema informático de la empresa. Los creadores de la película no imaginaron que, en el futuro, las búsquedas informáticas se resolverían con el clic del ratón o el clac de una tecla.

Juegos de guerra (1983). En este caso, vale la pena ser comprensivos, dado que hablamos de una película de 1983, un tiempo en el que la idea de “estar on-line” sonaba a rito esotérico. Aun así, la película es un festival de inconsistencias. La idea central clama por su absurdidad: el Gobierno de los Estados Unidos decide poner la suerte de su programa nuclear en manos de un poderoso ordenador (eso ya es difícil de creer) y, por desgracia, la máquina confunde los inofensivos juegos informáticos de un nerd con una amenaza que merece el estallido de la Tercera Guerra Mundial. Finalmente, un informático muy listo descubre la manera de hacer entrar en razón a la máquina ¡haciéndola jugar al tres en raya! Sí señor.

Hackers (Piratas informáticos) (1995). Hemos visto ya algunos casos en los que la ficción no supo advertir los peligros potenciales que podían suponer los hacker. Aquí nos encontramos con el caso contrario: la presentación de los piratas como ser súper-poderosos, imbatibles y guapísimos (ahí está Angelina Jolie para demostrarlo). Los hackers de la película pueden hacer lo que les venga en gana; no hay límites ni barreras. Esta idea se confirma en una secuencia en la que, para pasar el rato, los piratas se divierten en un tejado de Nueva York mientras escriben lemas subversivos en las ventanas del skyline de Manhattan controlando las luces de las diferentes oficinas.

Operación Swordfish (2001). Lo de esta película es pura ingenuidad pre-11-de-septiembre. En equipo de maestros del pirateo se lo montan para sablearle al Gobierno de los Estados Unidos 9.5 billones de dólares y luego consiguen escapar simulando su propia (y explosiva) muerte. Sí, claro. Convencer a los servicios secretos americanos de tu propio fallecimiento es así de fácil, sobre todo cuando acabas de dejarles sin blanca. Y lo mejor de todo es que el ataque informático se realiza desde un club nocturno de ManhattanNueva York.

Los museos catalanes se vuelcan en la Wikipedia


El Periodico

La Fundació Miró, la Biblioteca Víctor Balaguer, el Museu Picasso y el Macba abren fondos a los voluntarios

Que la página del Museo Británico en la Wikipedia sea más consultada que la propia web de la institución abrió los ojos a más de un responsable sobre las fuentes preferidas por los internautas. Así que el British optó por colaborar con los voluntarios de la enciclopedia online fundada por Jimmy Wales en el 2001 y que al menos la información que apareciera fuera correcta.

La iniciativa ha triunfado y los museos se han puesto las pilas a nivel mundial. Hasta tal punto que laAmerican Association of Museums, que reúne estos días en Minesota (EEUU) a 5.000 profesionales, ha invitado a un panel de voluntarios de la Wikipedia para que expliquen sus experiencias y proyectos en lo que se conoce como el GLAM-Wiki, el proyecto para poner galerías, bibliotecas, archivos y museos en la web que ya hace un par de años que funciona.

Uno de ellos es el catalán Àlex Hinojo, que colabora como Wikipedista in Residence en el Museu Picasso y que ha desarrollado proyectos para la Fundació Miró, el Macba y la Biblioteca Museu Víctor Balaguer, la primera institución museística pública catalana que abrió sus fondos de pintura para que se colgaran en la Wikipedia en catalán de forma gratuita y libre. Una colaboración que coordina laAmical Viquipèdia.

Hinojo explicará a los estadounidenses cómo trabajan en la Wikipedia catalana sobre museos, y cómo se utilizan recursos públicos para difundir conocimiento libre. “Si los estudiantes de historia del arte de la Universitat de Barcelona, por ejemplo, amplían artículos sobre artistas catalanes y los de traducción e interpretación los traducen al inglés, pues usamos recursos públicos para facilitar el acceso al conocimiento a toda la sociedad”, señala desde EEUU.

Otras contribuciones, cuenta, son las que realizan los estudiantes de la Llotja que colaboran realizando ilustraciones.

Water Discus Hotel Dubai: Un hotel en el fondo del mar


Web

Dubai sigue impresionandonos con sus grandes construcciones. Esta vez se ha hecho pública la noticia de la construcción de un lujoso hotel en el fondo del mar: El Water Discus Hotel. Esta nuevo proyecto, de carácter completamente  futurista, pretende conquistar el interés de los turistas mas adinerados que visitan este lejano país del Emirato Arabe. El mismo contará con lujosas habitaciones que estarán a diez metros de profundidad en las costas de Dubai, y tienen como propósito fundamentar lograr un ambiente totalmente submarino y que permita a los huéspedes dormir con los peces.

En su entorno submarino el hotel instalará un completo y profesional sistema de iluminación, de modo tal que será completamente fácil ver los peces y fauna marina. Además sus amplios ventanales de vidrio permitirá que los huéspedes que se hospedan en cada habitación puedan hacer Zoom del fondo marino para ver mas de cerca la gran variedad de peces y plantas que acompañarán su entorno.

La parte exterior o no sumergida estará a la altura ideal, y de este modo evitar los posibles efectos que pudieran ocasionar altos oleajes o posibles tsunamis, y para colmo la misma se puede elevar automáticamente algunos metros mas en caso de que algún factor natural afecte las costas de Dubai.  Los creadores, Deep Ocean Technology, esperan que el recinto pueda cumplir las expectativas de las personas que desean explorar el fondo marino. El hotel tendrá 21 habitaciones en total, todas con un lujo exquisito y con los mas altos estándares de seguridad en general, para protección de las personas que decidan alojarse en el.

Cráneos trepanados en una ermita de Soria


El Mundo

  • Pertenecen a un varón y una mujer que vivieron entre el siglo XIII y XIV
  • El hombre murió en la operación, pero la mujer sobrevivió
  • Se desconocen las razones, si fueron terapéuticas o rituales
Cráneo trepanado de un varón del siglo XIII, hallado en Soria. | Belén López Martínez

Cráneo trepanado de un varón del siglo XIII, hallado en Soria. | Belén López Martínez

Desde los inicios del Neolítico, hace 10.000 años, la trepanación de los cráneos forma parte de la historia humana. Esta práctica, que durante el Egipto faraónico llegó a ser de gran relieve (existía incluso el cargo de trepanador del faraón, como lo fue Sinuhé) cayó en desuso en la Edad Media… pero no del todo. Dos cráneos agujereados, de un varón y una mujer, hallados en una ermita de Soria así lo demuestran.

Los dos cráneos encontraron en las excavaciones de la necrópolis de la ermita de San Miguel, en el municipio soriano de Gormaz y, según los investigadores, pertenecieron a fallecidos entre los siglos XVIII y XIV.

La bióloga Belén López Martínez, de la Universidad de Oviedo, decidió estudiar a fondo las circunstancias de ambas muertes, dado que son pocos los casos documentados en la Península Ibérica en el Medievo. “Desde la Edad de Bronce, hace unos 4.000 años, en la cuenca mediterránea se han documentado muchas trepanaciones, pero de épocas tan recientes hay pocas operaciones de este tipo y puede ser el primero en Castilla y León”, explica López Martínez, que ha publicado este trabajo en la revista “Anthropological Science”.

El rey trepanado

El cráneo del varón, de entre 50 y 55 años, presenta un agujero perfecto realizado con un punzón. Se sabe que no sobrevivió a la arriesgada operación. La investigadora cree que este hombre sufrió previamente un golpe en la cabeza, quizás en las actividades militares que eran habituales a orillas del Duero, y le operaron para intentar salvarle, sin conseguirlo. También puede ser que ya estuviera muerto cuando le trepanaron.

En la península, uno de los casos históricos más famosos es el del rey Enrique I de Castilla (1204-1217), al que se trató de parar una hemorragia cerebral, sufrida en un accidente, con otra trepanación cerebral que también fue fallida.

Más llamativo es el otro cráneo, de una fémina que tendría entre 45 y 50 años, dado que era muy raro realizar esta operación a las mujeres. De hecho, sólo el 10% de los cráneos trepanados son de mujeres. En este caso, la paciente logró sobrevivir semanas y puede que hasta meses, de forma que el agujero se le cerró totalmente con una fina capa de hueso, que volvió a romperse cuando fue enterrada.

Las razones por las que se agujereaba el cráneo son diversas. El cuadro de El Bosco ‘Extracción de la piedra de la locura’ ilustra cómo hace siglosse realizaba a los discapacitados mentales con la excusa de eliminar el problema y, así, ganarse un dinero.

Hay motivos mágico-religiosos, como puede ser expulsar los demonios de aquellas personas que se creían poseídas y eran torturadas, o para rituales de iniciación a la vida adulta.

Pero también los hay terapéuticos, como el tratamiento de tumores, convulsiones, epilepsias, migrañas, pérdidas de consciencia y alteraciones en el comportamiento–o tratamientos de traumatismos como fracturas craneales. “Puede que la mujer sufriera alguna de estas patologías”, señala la investigadora a ELMUNDO.es.

Todavía muchos pastores siguen trepanando el cráneo de las ovejaspara sacarles el líquido intercraneal que les presiona y les provoca ese conocido ‘amodorramiento’ de borregos.

López Martínez y sus colegas continúan investigando los 80 individuosde esta necrópolis soriana en busca de patologías que pudieran existir entonces y las formas en las que se estudiaron.