Una colección de dibujos de Da Vinci muestra su pasión por el cuerpo humano


La Vanguardia

  • La Queen’s Gallery de Londres acoge la muestra del pintor florentino hasta el 7 de octubre

LV_20120430_LV_FOTOS_D_54287839173-992x558@LaVanguardia-Web

Londres. (EFE).- Una colección de dibujos de Leonardo Da Vinci, algunos de ellos inéditos para el público, muestra desde este viernes la pasión del pintor florentino por la anatomía humana en la londinense Queen’s Gallery, junto al Palacio de Buckingham.

Leonardo Da Vinci: Anatomista reúne la mayor exposición de los trabajos anatómicos de Da Vinci, con un total de 87 páginas de sus cuadernos, e incluye 24 dibujos no mostrados al público hasta ahora.

La exposición, que forma parte de los festejos del Jubileo de Diamantes de Isabel II para conmemorar los sesenta años de la monarca en el trono, se podrá visitar hasta el 7 de octubre.

Los dibujos, que se mostrarán casi quinientos años después de la muerte de su autor en 1519, retratan con detalle órganos como el cerebro o el corazón; la estructura músculoesquelética de las cuatro extremidades humanas, las manos y los pies; la disección de un cráneo, o el sistema reproductor.

Entre las obras más famosas que incluye la exposición figura “El feto en el útero” (1511 aproximadamente), un retrato elaborado con tiza roja que muestra el útero durante un embarazo, con un feto en posición de nalgas.
“Leonardo Da Vinci no era sólo un artista sino también un gran científico. Se suele pensar en él como un pintor con algo de interés por la ciencia, pero estos dibujos nos enseñan que era tan bueno como científico que como artista”, explicó a Efe Martin Clayton, comisario de la exposición.

Según este experto, son los dibujos del cuerpo humano “más detallados y precisos” de todo el Renacimiento y reflejan el interés del artista italiano por la anatomía humana, una pasión que evolucionó a lo largo de su carrera y que se aprecia en las notas manuscritas que acompañan a cada pieza.
Además, son el resultado de una investigación intensa, de varios años, en los que Da Vinci realizó una veintena de autopsias humanas y animales, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pavía (Italia).

“Si los resultados de sus estudios se hubieran publicado, se habrían convertido en el trabajo sobre el cuerpo humano más influyente de la historia. Algunos de sus descubrimientos no volvieron a producirse hasta cientos de años después”, subrayó Clayton.

En los primeros años, Da Vinci centró sus esfuerzos en retratar y comprender la anatomía del cerebro y de los nervios, mientras que con el paso del tiempo se interesó cada vez más por los huesos y los músculos, hasta terminar, al final de su vida, apasionándose por el corazón.

“Da Vinci tenía una comprensión casi total de la estructura del corazón, sin embargo, seguía pensando que las venas y las arterias eran dos sistemas completamente diferentes, por lo que no podía entender del todo el funcionamiento del corazón sin esta noción. Esto debió causarle una frustración infinita”, relató Clayton.
Poco después de terminar su estudio del corazón, sus dibujos cayeron en el olvido en su estudio y no llegaron a ser publicados.

Al morir Da Vinci, su colección anatómica pasó a manos de su aprendiz favorito, Francesco Melzi, cuya familia los vendió al escultor Pompeo Leoni.

Tras el fallecimiento de Leoni en el siglo XVII, un único álbum con los dibujos de Da Vinci llegó a Inglaterra y, probablemente, fuese adquirido por el rey Carlos II y desde al menos el año 1690 forma parte de la Colección Real del Palacio de Buckingham.

China impulsa su propio ‘GPS’ con el lanzamiento de dos nuevos satélites


El Mundo

  • El sistema empezó a operar en diciembre, tras 10 años de trabajos
  • Por primera vez ha lanzado dos artefactos con un único cohete propulsor
  • En 2020 espera tener más de 30 satélites en órbita
  • Quiere que Beidou/Compass (‘Brújula’) sea una alternativa al GPS de EEUU

China lanzó este lunes dos nuevos satélites para ampliar la precisión de su sistema de posicionamiento global Beidou / Compass (‘Brújula’), al que quiere convertir en una alternativa al GPS estadounidense, según ha informado la agencia oficial Xinhua.

Los dos satélites, duodécimo y decimotercero de la serie Beidou, fueron lanzados desde la base espacial de Xichang, en la provincia central china de Sichuan.

Es la primera vez en la que el país asiático lanza a la vez dos aparatos con un único cohete propulsor.

Se completará en 2020

China tiene previsto lanzar otros tres satélites para su sistema de navegación durante este año, con el fin de completarlo hacia 2020 con más de 30 aparatos en órbita.

El sistema comenzó a operar en diciembre, tras más de diez años de preparación, en la que es una de las apuestas más ambiciosas del país asiático en el sector de la alta tecnología.

El sistema ha sido desarrollado por China para aumentar la información en sectores como transporte, meteorología, prospecciones petrolíferas, control de incendios, prevención de desastres, telecomunicaciones y seguridad pública.

Participa también en ‘Galileo’

Pese al empeño de China en tener su ‘GPS autóctono’, el país participa también en el proyecto simultáneo europeo Galileo con millonarias inversiones.

Otros países, como Rusia, Japón y la India, asimismo están desarrollando sus alternativas al GPS (Global Positioning System), ampliamente utilizado en todo el mundo, incluida China.

Despedirse a la francesa


“Despedirse a la francesa” significa, en el lenguaje coloquial, ausentarse sin despedirse, desaparecer de algún lugar sin dar aviso o, por extensión, dejar algún trabajo u obligación sin acabar y sin dar explicaciones.

Aunque en nuestro idioma se utiliza de forma peyorativa y para indicar falta de educación, ingratitud o desprecio, su origen se halla en una costumbre de la alta sociedad francesa del s. XVIII: en esa época era moda en el país vecino marcharse de las reuniones “sans adieu”, es decir, sin despedirse, lo que se consideraba de buena nota ya que demostraba que se estaba a gusto y se tenía intención de volver.

Esta curiosa costumbre tuvo éxito entre las clases nobles y burguesas de Francia y llegó a convertirse en un hábito, hasta el punto de que se tenía por un rasgo de grosería el despedirse al marcharse de algún lugar.

La expresión pasó al lenguaje español, pero con el carácter negativo que se ha indicado. También con ese mismo sentido se incorporó al idioma inglés (“to take a French leave”).

Lo más curioso es que los propios franceses, inventores de esta costumbre, se refieren a la misma desde que empezó a tomar un significado despectivo como “filer à l’anglaise”, es decir, “despedirse a la inglesa”.

De punta en blanco


Origen del dicho: ” de punta en blanco”

Caballero de punta en blanco

En los ejercicios para combate, los caballeros medievales empleaban armas de hierro ordinario que carecían de filo y llevaban en la punta un botón, como los floretes con que se aprende esgrima. Recibían el nombre de armas negras, en oposición a las que se usaban en los torneos, que eran de acero filoso y tenían el extremo afilado o, como se decía entonces, la punta en blanco. En esas lizas, los contendientes se presentaban ante el árbitro o maestro de armas acompañados de sus escuderos, quienes portaban los yelmos con sus penachos y los respectivos escudos.

La gran pompa de esta ceremonia con música de fanfarrias y el espectáculo de las armaduras  relucientes y los estandartes al viento quedaron asociados a la frase “estar de punta en blanco”, que tomó el sentido de mostrarse con las mejores galas. Pasaron los tiempos feudales, pero el dicho subsiste.  Sólo que ahora se aplica a cualquiera que luce impecablemente desde el peinado hasta los pies. Vestido de punta en blanco. Como para un torneo… de  elegancia.

Marte, un planeta modelado por el fuego


El Mundo

Los científicos han descubierto, gracias a los datos enviados por la sonda ‘Mars Express’, de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la ‘Mars Reconnaissance Orbiter’, de la NASA, parte de la historia volcánica del planeta vecino. Los datos enviados durante los últimos cinco años revelan que lo que hay debajo de los volcanes, en la región de Tharsis, es lava que se volvió más densa con el paso del tiempo y también se han descubierto valles esculpidos por la lava.

Montes Tharsis. |ESA

Montes Tharsis. |ESA

Investigadores de todo el mundo tienen un gran interés en el pasado geológico de Marte porque aún no se tiene la certeza absoluta de que hubiera allí algún tipo de vida en el pasado. De hecho, en la Tierra han encontrado formas de vida que sobreviven en condiciones volcánicas extremas.

En el caso de Tharsis, los datos los recogió la ‘Mars Express’ cuando sobrevoló este abultamiento volcánico a Unos 300 kilómetros de altura y en datos conseguidos por la ‘Mars Reconnaissance Orbiter’ de la NASA.

Esta región se cree que tuvo una gran actividad hace entre 100 y 250 millones de años, relativamente poco en una escala de tiempo geológico. Cuando la sonda europea pasa por encima, se desvía de su trayectoria levemente, y esas perturbaciones permiten medir desde la Tierra la densidad de la corteza del planeta.

En esta extensa zona, con un abultamiento importante, se encuentra el volcán más grande del Sistema Solar, el Monte Olimpo, con una altura de 21 kilómetros. La montaña más alta de la Tierra es el Everest, que no llega a los 8,5 km. En línea con él hay otros tres montes más pequeños.

Estos volcanes están formados por basaltos, una composición que concuerda con la de los meteoritos marcianos que llega a nuestro planeta. Su densidad, según los expertos de la ESA, revela que la lava que había debajo en un principio era de poca densidad, lo que se relaciona con la existencia de agua, y luego se cubrió con otras basálticas más densas, para luego cubrirse de lavas basálticas de mayor densidad, material que conforma la capa más externa de la corteza marciana.

Afloramientos de magma

Mikael Beuthe explica, en un artículo en “Journal of Geophysical Research”, que las diferentes densidades indican que hubo cambios bajo la superficie de Marte, causados por afloramientos de magma muy caliente desde el interior que se fue desplazando por cada uno de los tres montes de Tharsis, al contrario de lo que ocurre en la Tierra, donde son las placas tectónicas la que se mueven y dar lugar a cadenas de volcanes.

El Monte Olimpo, sin embargo, tendría una raíz subterránea menos densa, dado que se formó en una superficie más rígida y no hundió, lo que indica que el calor no era uniforme en la zona.

Los tres Montes de Tharsis se encuentran sobre el abultamiento de Tharsis, mientras que el Monte Olimpo está ubicado en una de sus laderas. El mayor espesor de la corteza marciana en el centro del abultamiento podría haber actuado como una capa aislante, aumentando la temperatura y provocando la pérdida de rigidez de la litosfera. En este lugar el magma tuvo que interactuar con los materiales que forman el abultamiento, mientras que en el Monte Olimpo sólo tuvo que atravesar la capa de la corteza sobre la que también se asienta el abultamiento. Esto podría explicar las diferencias en la densidad de los volcanes.

Misteriosas espirales

También la ‘Mars Reconnaissance Orbiter’ de la NASA ha detectado, y así lo ha anunciado esta semana en la revista ‘Science’, que los Valles Athabasca, situados cerca de su ecuador, son fruto de la actividad volcánica. Hasta ahora había una discusión sobre si su origen era la lava o flujos de agua.

Vista en la distancia, recuerda a la piel de un elefante, con grandes surcos que, según Andrew Ryan y Philip Christensen, tienen largas espirales, de entre cinco y 30 metros de ancho, que no tienen que ver con el hielo. En total, han identificado 269 espirales que atribuyen a la lava, dado que son muy similares a los que hay en la superficie de las islas de Hawai.

Los investigadores también han observado que los Valles Athabasca exhiben señales de fractura y de deriva, sugiriendo que múltiples generaciones de placas estuvieron involucradas en su formación.

Cómo reconstruir el clima del pasado a través de las crónicas árabes del siglo X


El Mundo

  • Erupciones volcánicas que causaron olas de frío
Mapa histórico de Medio Oriente que señala la ciudad de Bagdad (Iraq). | Domínguez-Castro

Mapa histórico de Medio Oriente que señala la ciudad de Bagdad (Iraq). | Domínguez-Castro

Las crónicas de los historiadores árabes narran cronológicamente cuestiones sociales, políticas y religiosas; y algunas hacen referencias al clima. Un estudio, liderado por investigadores de la Universidad de Extremadura (UNEX), se ha centrado en antiguos apuntes meteorológicos de la ciudad iraquí de Bagdad.

“Hemos recuperado una interesante cronología de eventos climáticos como sequías, inundaciones, lluvias, heladas, olas de frío o calor, y fuertes vientos para el periodo 816-1009 en los actuales Irak y Siria”, dice Fernando Domínguez-Castro, autor principal e investigador en el departamento de Física de la UNEX.

El estudio, que se ha publicado en la revista ‘Weather’, destaca un alto número de olas de frío. “El periodo de 902 a 944 concentra una frecuencia muy alta, si la comparamos con los datos meteorológicos actuales. Ejemplo de ellos son las seis nevadas que se vivieron en esa época, mientras que en la actualidad solo se tiene conocimiento de una nevada en Bagdad el 11 de enero de 2008″, señala Domínguez-Castro.

Más días fríos por erupciones volcánicas

El equipo de investigación se sorprendió en especial con el “inesperado” descenso de las temperaturas de julio de 920. Según los documentos analizados, los habitantes de Bagdad tuvieron que bajar de sus tejados (donde solían dormir en verano), meterse en casa e incluso abrigarse con mantas. Las temperaturas pudieron entonces descender 9ºC respecto a la media actual en un mes de julio.

“Es difícil saber a qué se debe este descenso de la temperatura, pero una posibilidad es la de una erupción volcánica el año anterior, ya que es frecuente que las temperaturas desciendan en verano en estos casos”, destaca el experto quien señala que durante alguna de estas noches de julio de 920, las temperaturas no superaron los 18ºC.

Existen dos erupciones volcánicas importantes durante esta época que podrían ser la causa de las olas de frío, “aunque están datadas con una importante incertidumbre”, afirma el investigador. Una de ellas es la del volcán Ceboruco (México), hacia 930, y la otra la del Guagua Pichincha (Ecuador), hacia 910. Sin embargo, “son necesarias más evidencias para confirmar esta hipótesis”, advierte el experto.

La investigación demuestra que durante la primera mitad del siglo X, los eventos climáticos fríos en Bagdad tuvieron mayor frecuencia e intensidad que en la actualidad. Mientras que la ciudad iraquí registró solo dos días con temperaturas por debajo de 0ºC entre 1954 y 2008, al menos hubo seis días muy fríos en un periodo de 42 años en el siglo X.

Según los investigadores, “las crónicas árabes son muy útiles para la reconstrucción del clima en épocas y lugares de los que sabemos muy poco”. Gracias a la sinergia de humanidades y ciencia se puede extraer “información climática robusta”, concluyen.

Bagdad, el centro del imperio

En 762, Abu Ja`far al-Mansur, el segundo califa de Abbasid (la segunda dinastía del Islam) fundó la ciudad de Bagdad y la estableció como la capital del imperio. Pronto la urbe se convirtió en la más próspera de su tiempo y en el centro del comercio internacional y el desarrollo agrícola, lo que atrajo a una población creciente.

Los historiadores de la época discutieron las razones por las que el califa le dio tal importancia a Bagdad. Además de su estratégica situación, entre los ríos Tigris y Éufrates, la ciudad contaba con buenas condiciones climáticas. “El agua era abundante, el clima era muy cálido en verano, muy frío en invierno y moderado en primavera y otoño”, detalló Al-Ya`qubi, autor de un tratado geográfico de 891.

El sueño ‘español’ de restaurar el Teatro Cervantes de Tánger


El Confidencial

  • SEMIDERRUÍDO, EL EDIFICIO DE 1913 ERA EL NÚCLEO DE LA ‘LITTLE SPAIN’
El sueño ‘español’ de restaurar el Teatro Cervantes de Tánger

El sueño ‘español’ de restaurar el Teatro Cervantes de Tánger

Ahmed Benattia Melgarejo es tangerino y granadino, tiene 21 años y estudió desde niño en el instituto español Severo Ochoa de Tánger. Es uno más de los estudiantes que cada año salen de este centro con el bachillerato español bajo el brazo para formar parte de una inmigración distinta a la que suele aparecer en los medios: los hijos de la invisible clase media marroquí que parten hacia España para estudiar en la universidad.

Aunque Tánger llegó a ser un núcleo de vida española cuando era una ciudadinternacional, hoy quedan pocos vestigios de aquellos tiempos. El Instituto Severo Ochoa forma parte del complejo boscoso compartido con el Colegio Ramón y Cajal, también en funcionamiento, y el Consulado. A la cola, el Hospital Ramón y Cajal, un edificio enorme con varias alas donde actualmente trabajan un par de médicos españoles y algunas enfermeras. Y más allá, desperdigados por la ciudad, la plaza de toros que sirve hoy de vivienda para pobres que cuelgan en los burladeros la ropa recién lavada, o el Gran Teatro Cervantes, abandonado, semiderruido. Es este edificio, construido en 1913 para convertirse en el teatro más grande del norte de África, el que Benattia ha convertido en su obsesión.

El Cervantes reunía a los habitantes de la Little Spain de Tánger. Allí actuóJuanito ValderramaRaquel MellerImperio ArgentinaLola Flores… Allí se celebraban los bailes de máscaras y las nocheviejas apoteósicas que poco a poco se acercaban a la última campanada, en 1985.

“Del español perduran muchos relatos en el tangerino, mucha historia,” explica Benattia. “Sin embargo ahora mismo queda, por encima de todo, la necesidad imperiosa de una convivencia. Pero una convivencia construida sobre el ahora, enmarcada en esta modernidad hiperconectada. Una convivencia construida sobre la posibilidad de una comunicación directa, libre por completo de filtros que enturbien el diálogo. Pretendemos que el proyecto Gran Teatro Cervantes de Tánger sea la materialización de esta idea”.

En 1991 se intentó restaurar el edificio, que había sido arrendado al ayuntamiento de Tánger después de la Marcha Verde por el precio simbólico de un dirham. Sin embargo, el conflicto de Perejil destruyó las negociaciones unos años después, y tanto el proyecto arquitectónico como la iniciativa quedaron en dique seco.

Y el tiempo iba destruyendo las estructuras del edificio, hoy cerrado a cal y canto… hasta que Ahmed y sus amigos se colaron. Para un estudiante de teatro como él, que a su corta edad ha actuado incluso en Moscú, fue el comienzo de un ambicioso proyecto: Sostener lo que se cae*.

“Creemos en lo construido colectivamente”

El equipo actual de la organización está compuesto por unos veinte jóvenes de entre 20 y 25 años. Como ocurría en la ciudad internacional, son muy diferentes entre sí: distintas nacionalidades, distintas lenguas, religiones e intereses personales… “Eso sí,” dice Benattia, “coincidimos todos en dos cosas: creemos en lo construido colectivamente y creemos necesario que existan espacios para el arte y la cultura que pertenezcan y sean gestionados por la ciudadanía”.

Forman grupos especializados coordinados por arquitectos, arquitectos técnicos, traductores, abogados y expertos en comunicación e imagen y orquestados por Benattia. Lo que empezó siendo un proyecto que levantaba más dudas irónicas que esperanzas está tomando forma. En enero se presentó en Tánger, el mes pasado en el Ateneo de Madrid y el 16 de abril en Granada. La misión que se han marcado tiene dos objetivos: lograr la cesión del edificio al colectivo, que tiene que otorgar el Ministerio de Exteriores de España, y conseguir permisos de obra por parte de la administración marroquí.

Ha recibido el apoyo de personas influyentes, entre ellas Bernabé López-García, catedrático honorario de la UAM de Historia Contemporánea del Islam, que escribió: “Tienen el coraje y la fuerza de los jóvenes que han protagonizado el año 2011, según consagró la revista Time. Y quieren desde el voluntariado ser los gestores de la restauración y los beneficiarios de la utilización de un espacio que puede ser el símbolo de una nueva relación entre nuestros dos países, recuperando todo lo positivo que en ambos países se ha construido juntos”.

Yendo a lo práctico, algunos proyectos parecidos han triunfado en España: el Antic Teatre de Barcelona, que reformó la yugoslava Semolinika Tómik, es el mejor ejemplo. Un centro autogestionado (y autofinanciado) donde tiene lugar una actividad escénica original y alejada de las corrientes dominantes.

Cuando se pregunta a Benattia sobre cómo piensan gestionar el espacio, explica: “algo entre Tabacalera y Matadero. Matadero Madrid es un agujero negro del dinero, con un presupuesto inicial de 110 millones de euros. Tabacalera es justo lo contrario. Nosotros no pretendemos depender de la benevolencia administrativa ni prescindir del dinero. No será una empresa que genere beneficios pero tampoco un centro social que no ingrese dinero…. Pretendemos que sea, a la vez, centro cívico, casa de la cultura, casa de la juventud, centro de arte contemporáneo, centro para las artes escénicas…”.

El tiempo y el trabajo de estos jóvenes dirá si el viejo teatro español se convierte en un centro de convivencia para los vecinos, o si la idea y el edificio se derrumban en mitad de esta ciudad que postuló para convertirse en la sede de las Naciones Unidas.

*“Sostener lo que se cae” es un colectivo de jóvenes marroquíes y españoles que nace como ejemplo de buena vecindad entre los dos países con un objetivo claro: restaurar el Gran Teatro Cervantes de Tánger.