Winchester y la Mesa Redonda


ABC

LA CAPITAL DEL CONDADO DE HAMPSHIRE ESCONDE EN SUS ENTRAÑAS LA HISTORIA MÁS ALUCINANTE DE INGLATERRA

Winchester es una ciudad del sur de Inglaterra que pertenece al condado de Hampshire. ¿Por qué fuimos allí? Hace algunos meses estaba viviendo y trabajando en tierras inglesas y una amiga de la facultad hacía lo mismo y vivía en Winchester, así que tuvimos la excusa perfecta para ir de excursión. Como cada fin de semana, nos dispusimos a coger el tren e ir de visita turística pero tuvimos que aplazarlo por problemas con el horario. Es mejor viajar en ferrocarril los sábados porque los domingos hay menos trenes y menos flexibilidad horaria.

Antes de llegar a Winchester, lo único que me sonaba de la ciudad era la catedral y nada más. No obstante, se trata de una de las mejores ciudades que he visitado con respecto a la calidad de vida. Creo que es un lugar con la medida perfecta, no es enorme ni pequeña, y en la que tienes todo lo que necesitas para vivir. No sé si fue porque era sábado pero estaba llena de gente que iban de aquí para allá y había mucha juventud por las calles. Me gustaron mucho los edificios antiguos en los que encontramos pastelerías y restaurantes.

Un ejemplo es la que se encuentra junto a una especie de monumento en honor a un rey (Alfredo el Grande). Allí merendamos y estaba todo riquísimo. Este monarca tiene su historia: gobernó Wessex desde 871 hasta su muerte y destacó por frenar los avances de las hordas vinkingas. Fue un hombre muy culto y es venerado como santo en las iglesias católica, ortodoxa y anglicana. El 26 de octubre se celebra su fiesta litúrgica y como no podía ser de otra manera, es largamente festejada en Winchester.

Cuando llegamos, dimos un paseo por la principal calle comercial y vimos algunos museos (esta ciudad respira cultura) y fuimos hacia la catedral. Quizás el mejor exponente museístico local sea el Westgate, ubicado en un imponente edificio de sobria piedra gris, justo donde se alzaba una de las dos puertas que daban acceso a la población y que aún son reconocibles. Es posible conocer cómo era la vida en el Medievo a través de multitud de objetos, una colección de medidas y pesas antiguas e incluso una decoración creada para obsequiar el matrimonio de María I con Felipe de España en 1554. Lo más curioso quizás son las firmas en las paredes de algunos de los prisioneros que padecieron entre estos muros y la excelente vista de la ciudad desde el techo, directamente a través de la calle High Street.

El parque donde está la catedral es una maravilla, muy cuidado, y hay algo curioso que no todo el mundo sabe: hay una tumba de un hombre que murió (según lo que reza el epitafio de la lápida) por beber una cerveza pequeña cuando hacía calor. Es algo gracioso y está justo al lado del templo. Con respecto a la catedral, hay que pagar para entrar a verla pero un truco es ir en horario de misa (mass) y decir que vais a escucharla. El edificio es un gran ejemplo de gótico vertical inglés y la de mayor nave de todas las catedrales góticas en Europa. Fundada en 642, en realidad comenzó a construirse en 1079. De aquella época data la cripta, la zona visitable que menos alteración ha sufrido con el paso del tiempo.

EL PARADIGMA DE LA EDUCACIÓN BRITÁNICA

La catedral es muy bonita pero el paisaje que la rodea creo que ayuda mucho a crear esta impresión de belleza y el día soleado que disfrutamos también echó una mano. El estilo de la ciudad es el propio de una urbe histórica, orgullosa de su legado. En cada rincón se puede encontrar algo interesante: una parte de lo que parece fue una muralla, la casa de una famosa novelista británica… El ‘College‘ también es precioso por fuera y por dentro. Merece la pena pagar puesto que es una maravilla. Tengamos en cuenta que esta escuela privada y masculina, que lleva funcionando de forma ininterrumpida más de 600 años, es el mejor ejemplo de la elitista educación británica tal y como todos la tenemos conceptuada.

Cerca del ‘college‘ hay unas ruinas de un castillo que me encantaron aunque la verdad es que queda poco de lo que fue en su día. Después de visitar estas ruinas, dimos un paseo por la zona del río donde vimos muchos patos. El paseo fue genial porque el agua transmite mucha tranquilidad y porque está todo muy bien cuidado. No obstante, sin duda lo mejor fue subir a una de las colinas de Winchester desde donde pudimos ver toda la ciudad. La caminata resultó algo agotadora pero mereció la pena. No os perdáis la panorámica y respirad profundo: exactamente a eso huele Inglaterra.

LA LEYENDA ARTÚRICA PARA TOMAR ASIENTO

Cuando bajamos, tuvimos que comer algo porque habíamos gastado mucha energía en la subida. Justo después fuimos a ver una copia de la mesa redonda del Rey Arturo (la mítica mesa de Camelot donde la leyenda asegura que el mago Merlín tenía reservado un asiento. Eso sí, no está claro que sea la original, pero ha sido examinada y se ha concluido que está formada por árboles cortados sobre 1275, época del reinado de Eduardo I) y también vimos el jardín junto al edificio donde se hallaba la mesa. Me encantó una parte del pequeño jardincito donde había un pasadizo lleno de flores y hojas. Winchester es una ciudad para perderse unos días, siempre con guía, porque corres el riesgo de perderte auténticas maravillas.

Por todo esto y más recomendaría Winchester tanto para una visita de un fin de semana como para vivir una larga temporada. Es mucho más que un fusil, por mucho que compartan nombre.

El último gran héroe de América


El Mundo

  • La NASA se vuelca en homenajear al ex astronauta y ex senador John Glenn
  • El astronauta fue el primer estadounidense en hacer un viaje orbital

Ha viajado al espacio en dos ocasiones y las dos veces ha hecho historia. John Glenn (Ohio, 1921) se convirtió el 20 de febrero de 1962 en el primer estadounidense en realizar un vuelo orbital. Varias décadas después, cuando tenía 77 años, se convirtió también en el astronauta más anciano en subirse a una nave espacial.

La NASA recuerda este lunes su primera gesta, que sirvió a la agencia espacial para igualar la reñida carrera que mantenían con los rusos en los años sesenta. Para homenajear a su héroe la NASA ha organizado un completo programa de actividades que comenzó el pasado jueves con el estreno de un documental sobre el 50 aniversario del primer vuelo orbital. En la cinta se repasa la trayectoria de los siete astronautas del programa ‘Mercury’, de los que sólo sobreviven Glenn y Scott Carpenter. El resto de los integrantes del carismático grupo eran Alan Shepard, Gus Grissom, Wally Schirra, Gordon Cooper y Deke Slayton.

La celebración llega en un difícil momento para la agencia espacial estadounidense, marcado por los recortes presupuestarios y la incertidumbre ante su programa espacial.

La pasada semana, la NASA anunció un recorte de un 0,3% en su presupuesto para 2013, de modo que dispondrá de 17.700 millones de dólares (59 millones menos que en 2012). Tras hacer cuentas, la agencia ha decidido abandonar ‘ExoMars’, una ambiciosa misión no tripulada que preparaba de forma conjunta con la Agencia Espacial Europea (ESA) con el objetivo de enviar misiones robóticas a Marte.

Una reforma emprendida por Barack Obama que John Glenn no ve con buenos ojos, como él mismo le ha hecho saber al presidente. En varias entrevistas, además, Glenn se mostró en contra de la retirada de los ‘shuttle’ antes de tener una nave que los sustituya, pues esta situación obliga a comprar caras plazas en las ‘Soyuz’ rusas.

Competencia con los soviéticos

Las cosas eran bien distintas en la NASA cuando Glenn logró su gesta. En los años sesenta, en plena Guerra Fría con la URSS, EEUU dedicaba enormes cantidades de dinero en el programa espacial y a ponerse a la altura de su rival. Una inversión que no sería posible en la actualidad. Tras lograr poner en órbita el primer satélite en 1957, los soviéticos volvieron a ganar a EEUU al mandar al primer hombre al espacio en abril de 1961. La URSS mantuvo en secreto la misión de Yuri Gagarin y no la hizo público hasta que se aseguró de su éxito.

Tres semanas después, EEUU mandaba a Alan Shepard al espacioaunque se trató de un vuelo suborbital de 15 minutos. En julio de 1961 los soviéticos volvían a marcarles un gol al enviar a un segundo cosmonauta a la órbita terrestre. Guerman Titov permaneció un día entero en el espacio.

A pesar de sus esfuerzos, la NASA no fue capaz de enviar a un hombre a la órbita terrestre hasta febrero de 1962. John Glenn escribió una página en la historia espacial de EEUU tras completar con éxito tres vueltas a la Tierra en un viaje orbital de casi cinco horas a bordo de la nave ‘Friendship 7’. El vuelo discurrió con calma aunque la reentrada en la atmósfera fue bastante más traumática.

Astronauta, senador y hombre de negocios

Poco importó que no fuera el primer hombre ni el segundo en lograrlo. EEUU se volcó en homenajear a su nuevo héroe, que por aquella época ya se había ganado la admiración de sus compatriotas y se había convertido en el astronauta favorito de los medios de comunicación debido a su gran carisma y valentía.

En aquella época la competencia entre los astronautas era muy fuerte. Los siete hombres seleccionados para el programa ‘Mercury’ eran militares y expertos con mucha experiencia. A pesar de ello, pasaban muchísimas horas entrenándose para ser astronautas. Durante la rueda de prensa en la que la NASA los presentó a la prensa, les preguntaron quién creían que debía ser el primero en volar al espacio. Todos levantaron la mano. John Glenn y Wally Schirra levantaron las dos.

Glenn, que combatió en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Corea, tenía fama de ser uno de los mejores pilotos del país. El 1 de marzo, cuatro millones de personas se reunieron para asistir al desfile triunfal.

Tras su vuelo orbital, Glenn, casado y con dos hijos se retiró de la NASA para dedicarse a los negocios. Su pasión por la política se consumó en 1975, cuando fue elegido senador del Partido Demócrata por Ohio, un cargo que ocupó hasta 1999. Con su trayectoria no sorprende que el ex astronauta llegara a aspirar por la presidencia de EEUU. Se presentó como candidato en las primarias de su partido, aunque no resultó elegido.

El astronauta más viejo

En octubre de 1989 , cuando tenía 77 años, volvió al espacio a bordo del ‘Discovery’ para formar parte de una misión de nueve días en la que también participó Pedro Duque. El astronauta español recuerda que “Glenn llegó allí con el afán de ser uno más y la voluntad de someterse a las mismas pruebas, entrenamientos y reglas que los demás miembros del equipo de Houston”. Pese a que los estadounidenses lo consideran un héroe, Duque asegura que es una persona sencilla, amable y con un gran sentido de la disciplina.

En conversación telefónica desde Alemania, Duque asegura que el senador dejó muy claro que no quería tener ningún privilegio.

El veterano astronauta se ofreció como “conejillo de indias” para participar en una investigación sobre el proceso de envejecimiento. Los científicos han encontrado paralelismos entre los efectos que la ingravidez produce en el cuerpo humano y los cambios naturales que experimentan las personas a medida que envejecen.

La idea de enviar al espacio a un hombre tan mayor fue rechazada por algunos miembros de la agencia. Sin embargo, tras el visto bueno de los médicos se dio luz verde a su participación.

A sus 91 años, John Glenn sigue siendo un hombre activo. ¿Su fórmula? “Actitud y ejercicio. Es lo que te hace seguir adelante”, asegura. Su buena forma física le ayudará a soportar la apretada agenda de actividades con la que el pueblo estadounidense está homenajeando al que Tom Wolfe consideraba “el último gran héroe de América”.

Los diez capítulos que ‘Los Simpson’ nunca emitieron


Cadena Ser

  • La familia de Springfield celebra sus 23 años de vida con el cameo de Julian Assange, el creador de Wikileaks

Los-simpson-serie-complea-latino-HD-MEGA.jpgLa familia más longeva de la televisión cumple 500 capítulos en pantalla. Para celebrarlo, uno de sus creadores saca a la luz los diez episodios escritos o grabados que nunca vieron la luz.

Después de 23 años en antena, 7,7 millones de espectadores estadounidenses de media, 70 países en los que se emite, en 50 idiomas y con 27 premios Emmy en su poder, ‘los Simpson’ emiten su capítulo número 500 la noche del domingo.

En este episodio, ‘Los Simpson’ serán desterrados de su Springfield natal. Además, la polémica figura de Julian Assange, fundador de Wikileaks, actualmente bajo arresto domiciliario por supuestos delitos sexuales, hará un cameo especial.

A pesar de sus envidiables datos de audiencia, en octubre surgió la alarma de la cancelación de ‘Los Simpson’, cuando Fox amenazó con poner fin a las negociaciones del contrato. No obstante, los problemas se resolvieron y, como mínimo, la serie continuará dos temporadas más. El último capítulo de la familia amarilla estaba previsto y se estrenó en diciembre de 2011 con Bart y Lisa en el futuro discutiendo sobre las dificultades de la paternidad.

Para celebrar el vertiginoso aniversario de la serie, que cuenta con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, se celebró un maratón en el que dos jóvenes pasaron 86 horas y 37 minutos viendo capítulos de su serie favorita.

Los seguidores más fieles de la familia amarilla están de suerte, pues uno de los guionistas de la serie,Bill Oakley, ha publicado en su cuenta de Twitter una lista de los 10 episodios que fueron grabados, pero nunca emitidos como homenaje a la efeméride. Se trata de un regalo escueto, pero valioso para los verdaderos fans:

10- ‘La fantasía sexual de Homer’

9- ‘Homer le confiesa a Bart en secreto que es al que más quiere’

8- ‘Bart se compra un Jeep 144’

7- ‘Homer, el narcoléptico’

6- ‘Thirtysimpsons’ (¿una treintena de ‘Simpson’?)

5- ‘Parque de atracciones’ (Se han hecho capítulos similares)

4- ‘Homer debate con Dr. Hibbert sobre la raza’

3- ‘El traje de 1000 dólares de Homer’

2- ‘Lisa, la Scientopteran’

1- ‘Prince viene a Springfield’

Es un hecho que ‘Los Simpson’ gozan de la misma salud con la que aterrizaron en nuestros hogares. En España podemos disfrutar de la temporada 21 de las extravagantes aventuras de la familia, mientras que la 22 está por estrenar. Lejos de ser un castigo, aún quedan muchos kilómetros de pizarra por rellenar.