La odisea de ‘La Mercedes’


El Mundo

  • El hundimiento de la fragata en 1804 confirmó el declive del poderío español
  • El ataque inglés empujó a la Corona española a la alianza final con Napoleón
  • El barco transportaba buena parte de la recaudación del Virreinato del Perú
  • En el tribunal de EE UU, el Ministerio dijo que fue el ‘Pearl Harbor’ español
  • Tras la victoria legal contra Odyssey, el tesoro recalará al fin en España

1328899981_0.jpg

Aquel 5 de octubre de 1804, cuando navegaba a la vista de la sierra portuguesa de Monchique, un cañonazo del navío ingles ‘HSM Amphion’ alcanzó a las 9.15 horas a la fragata ‘Nuestra Señora de las Mercedes’. A esta explosión -de tremenda violencia: el disparo incendió la pólvora almacenada en el barco- sólo sobrevivieron 52 de las 315 personas que viajaban a bordo. Todo el cargamento -un total de 951.227 pesos pertenecientes a la Corona y a un centenar de mercaderes- se hundió en las profundidades. Es de suponer que, después del combate, el mar volvería a extenderse suave y azul bajo un sol terrible.

Dos siglos después, el tesoro de ‘La Mercedes’ llegará finalmente a tierras españolas, tras ganar el Estado español en los tribunales de Florida (EE UU) un duro pleito a la empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration, que expolió el pecio del fondo marino del cabo de Santa María en mayo de 2007. Muy gráficamente, el Gobierno español comparó en el transcurso del juicio en EE UU el hundimiento de la fragata de pabellón español con el ataque japonés contra Pearl Harbour en 1941. Es decir, un ataque sin declaración de guerra previa, que causó un gran número de bajas y que empujó al país a una contienda bélica.

Un dinero de la Corona española para Napoleón

A qué condujo Pearl Harbour es de sobra conocido, pero ¿qué ocurrió tras el ataque a la fragata Las Mercedes? Sencillamente, la declaración de guerra a Inglaterra -con la que regía la paz en virtud del Tratado de Amiens de 1802- y la alianza definitiva con la Francia de Napoleón, ya iniciada con la firma en 1803 del Tratado de Subsidios. Precisamente, “parte del cargamento gubernamental de La Mercedes estaba destinado a cumplimentar dicho acuerdo, por el que España debía pagar al gobierno francés con el fin de mantener la neutralidad“, según el informe del Centro de Arqueología Submarina de Andalucía, que ha sustentado científicamente los argumentos del Estado español contra Odyssey.

La historia de ‘La Mercedes’ cuenta con numerosos testimonios bibliográficos y documentales, comolos tres legajos del Archivo de Indias (Lima 648, Lima 1440 y Lima 1535) que detallan con profusión la carga del navío. La fragata, acompañada de otra, La Clara, emprenden el viaje desde El Ferrol el 27 de febrero de 1803 con la orden de traer a España “los caudales y efectos de la Real Hacienda que hubiese prontos en aquella América”. Atravesando Hornos, el barco está en Lima en marzo de 1804 y, al mes siguiente, parte rumbo a Montevideo, donde forma una escuadra junto con otras tres fragatas de guerra españolas: ‘La Clara’, ‘La Fama’ y ‘La Medea’.

La flota zarpó de la hoy capital uruguaya con destino a Cádiz en agosto de 1804. El almirante José de Bustamante ostentaba el mando del grupo. Cuando la flota española se encontraba a menos de un día de Cádiz, en la mañana del 5 de octubre de 1804, fue interceptada frente a la costa portuguesa del Algarve por una escuadra británica compuesta también por cuatro naves (‘Indefatigable’, ‘Lively’, ‘Amphion’ y ‘Medusa’) al mando de Graham Moore. El almirante Bustamante se negó a someterse a las órdenes británicas, ordenó zafarrancho de combate y se desencadenó la batalla.

Una tripulación similar; una desigual fuerza de ataque

Ambas flotas contaban con una tripulación similar –cerca de 1.000 hombres cada una–, pero la fuerza armamentística del bando británico superaba en número y calidad a la española. A los pocos minutos de comenzar las hostilidades, sin que ninguno de sus cañones hubiera abierto fuego y tras realizar una extraña maniobra, La Mercedes se hundía en el océano tras el impacto del Amphion. Desde ‘La Medea’, buque insignia de la escuadra española, el capitán Diego de Alvear y Ponce de León fue testigo de la dramática muerte de su esposa y siete hijos, junto a la pérdida de toda su fortuna, calculada en unos 51.000 pesos.

Tras plantar resistencia al ataque inglés, las otras tres fragatas españolas fueron capturadas por los navíos ingleses. Tales eran los daños sufridos en las arboladuras y en los cascos que hasta el 12 de octubre no pudieron partir hasta Inglaterra. El día 17, la fragata ‘Fama’ arribó al puerto de Portsmouth, mientras ‘La Medea’ y ‘La Clara’ fueron conducidas, dos días después, al puerto de Plymouth. Luego, vendría la guerra y la batalla de Trafalgar. España sólo era ya la sombra de un gran imperio.

Anuncios

Un comentario en “La odisea de ‘La Mercedes’

  1. Pingback: El tesoro de ‘La Mercedes’ estará en España la próxima semana « El Observatorio del Nautilus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s