El tiranosauro rex pesado con alta tecnología


EL Pais

El famoso dinosaurio alcanzaba hasta un 30% más de masa de lo que se pensaba y crecía más rápido

Si el Tyrannosaurus rex era ya un masivo y pavoroso dinosaurio, resulta que las reconstrucciones y estimaciones de esos animales realizadas hasta ahora se habían quedado cortas. Unos investigadores han aplicado tecnologías avanzadas para, a partir de cinco esqueletos de T. rex, calcular qué masa tendrían en vida y han llegado a la conclusión de que eran bastante más masivos de lo que se pensaba. Además, crecían más rápido. “Sabíamos que Sue [gran esqueleto de dinosaurio del Museo Field de Historia Natural, en Chicago] era grande, pero un incremento de peso del 30% no nos lo esperábamos”, comenta Peter Makovicky, uno de los científicos que han hecho las reconstrucciones por ordenador, tridimensionales y con alta resolución, el cuerpo de estos bípedos carnívoros de enorme cabeza.

Al T. rex Sue se le estimaban unas nueve toneladas de peso máximo. Pero con los nuevos modelos tridimensionales que han aplicado estos científicos, “nueve toneladas es el mínimo que nosotros estimamos para un cuerpo muy escuálido”, dice Makovicky, encargado de los dinosaurios del museo Field. Sue es el esqueleto de dinosaurio mayor que se conoce y el más completo.

Estos científicos, dirigidos por John R.Hutchinson (Royal Veterinary College) explican en la revistaPlosOne cómo han hecho sus nuevas estimaciones de la masa corporal de los T.Rex aplicando tecnologías de escáner y modelización por ordenador a los cinco esqueletos montados como serían en realidad. Para convertir estos esqueletos en plantillas, han utilizado una técnica de laser tridimensional y sobre el modelo obtenido han hecho las estimaciones de la musculatura y los tejidos blandos del animal, basándose en paralelismos con especies actuales, como pájaros y cocodrilos, como guía. Después se recubre el T.rex computerizadfo con una piel digital, informa el museo Field en un comunicado. Además, los investigadores han modelizado por separado las extremidades, el cuello, la cabeza y la cosa de los animales con diferentes niveles de musculatura.

Las estimaciones que se habían hecho hasta ahora de la masa de estos enormes dinosaurios se basaban en modelos a escala de los esqueletos o en extrapolaciones a partir de animales vivos notablemente diferentes de los T.rex, explica Makovicky.

Los investigadores han generado diferentes posibles modelos de cada T.rex basándose en sus esqueletos. Estos modelos abarcan un rango amplio de posible masa corporal: desde animales gravemente desnutridos hasta la obesidad. “La ventaja de neustro método es que los modelos se pueden ajustar para encajar la variación inherente a la naturaleza, de manera que no tenemos que elegir un resultado arbitrario sino que trabajamos con un rango de resultados más realista”, explica otro de los expertos de la investigación, Karl T. Bates, de la Universidad Liverpool.

Los nuevos estudios del cuerpo de los dinosaurios también proporcionan nuevas pistas sobre su biología, en concreto sobre su crecimiento. “Nuestra estimación es que los T.rex crecían unos 1.790 kilos por año durante su adolescencia, lo que significa más del doble de lo que se calculaba antes”, dice Hutchinson. Y este rápido crecimiento hasta alcanzar un tamaño enorme tenía su contrapartida en la agilidad y velocidad de desplazamiento del animal. Los investigadores llegan a la conclusión de que la locomoción de estos bípedos gigantes se ralentizaba a medida que iban creciendo y su torso se iba alargando y haciendo más pesado, mientras que sus patas se iban quedando más cortas y ligeras, de modo que cambiaba su centro de equilibrio. Los científicos concluyen que un T.rex grande alcanzaría una velocidad máxima de entre 17 y 40 kilómetros por hora, lo que está en el rango de las estimaciones que ya se habían hecho.

Los científicos liderados por Hutchinson explica que para hacer su trabajo has recurrido a medios poco habituales, como cuatro equipos de rayos X y la colaboración de expertos como la unidad forense de la Policía de Chicago, que aporto un escáner laser para trabajar con Sue.

El Hubble ‘capta’ materia oscura en cúmulos de galaxias


El Mundo

1318584733_3.jpg

El telescopio espacial Hubble de la NASA y la ESA ha logrado captar la imagen de un cúmulo de galaxias, llamado MAC J1206, con retorcidas formas que, según los astrónomos, son causadas por la misteriosa ‘materia oscura’, de la que se sabe que tiene el doble de gravedad y logra ‘retorces’ los rayos de luz.

Este es uno de los primeros datos conseguidos dentro de un proyecto internacional en el cual se quiere reconstruir mapas más detallados de esta misteriosa materia y sugiere que es algo mucho más denso de lo que se pensaba en el interior de estos racimos de cientos o miles de galaxias.

Hasta ahora, el equipo CLASH tiene identificada la presencia de materia oscura en 25 cúmulos masivos de galaxias y la ha observado en seis de ellos. Es un ‘bulto’ en la materia del Universo que se detecta únicamente midiendo los tirones que produce su fuerza de gravedad en la materia visible y observando cómo ‘comba’ el espacio-tiempo, del mismo modo que hay espejos en los parques de atracciones que deforman las imágenes.

Para los astrónomos, racimos como el MAC 1206 son laboratorios perfectos para estudiar estos efectos, dado que son las estructuras más masivas del universo ligadas por la gravedad. De hecho, actúan como lentes cósmicas gigantes, amplificando, torciendo y doblando cualquier luz que pase a través de ellas.

Estas distorsiones, según los científicos, son la prueba de que existe allí la materia oscura. Si sólo hubiera materia visible, serían mucho menores.

El racimo MAC 1206 está a 4.000 millones de años luz de la Tierra. El ‘Hubble’ logró captar 47 imágenes de sus lejanas galaxias, algo que es sólo posible con un telescopio espacial. De hecho, logra captar galaxias cuya luz es cuatro veces más débil de la que se pueden observar desde tierra. Sin embargo, en este proyecto se utilizan también telescopios terrestres, como el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Austral Europeo (ESO), que también está recogiendo imágenes de racimos de galaxias con algunos instrumentos.

Aún no se sabe cuándo se formaron estos cúmulos galácticos, aunque se estima que hace entre 9.000 y 12.000 millones de años, tan sólo 2.000 millones después del Big Bang. Si se probara que casi todas estas acumulaciones de galaxias tienen mucha materia oscura en su corazón central, se tendrían importantes pistas sobre la formación de la estructura del Universo.

La ‘resurrección’ de los celtas


El Mundo

  • Los productores de ‘El legado del celta’ han reconstruido un poblado
  • Revelan las conexiones entre los celtas y pueblos del Mediterráneo
  • Los celtas no invadieron Europa, sino que se fueron moviendo lentamente

Los celtas milenarios ‘han resucitado’. Un poblado en Porto do Son (A Coruña) es el asentamiento en el que la productora Explora Films ha dado vida a una cultura que sucumbió bajo las botas de los soldados romanos, pero cuya huella aún es visible en el noroeste de la Península Ibérica y en otras zonas regiones de la costa atlántica. Es ‘El legado del celta’, una película documental que ya se distribuye en varios países europeos.

Recogiendo los últimos hallazgos arqueológicos en los yacimientos donde se buscan vestigios de este pueblo -y hay 3.200 enclaves conocidos-, el director José Manuel Novoa ha hecho un viaje al pasado en el que se defiende la tesis de que los celtas no invadieron Galicia hace casi 3.000 años, sino que fueron llegando lentamente, desde el centro de Europa, y su lengua, sus costumbres y tradiciones y su religión acabó ‘empapando’ a los primitivos pobladores de la región.

“Hemos contratado a 350 figurantes de la zonas y viajado también a Portugal, Inglaterra, Escocia y Francia para reflejar la historia desde el Megalítico, hace 8.000 años, hasta la llegada de los romanos: su vida económica, política y social. Y contamos que no era un pueblo de salvajes, sino una civilización avanzada, que tuvo contactos comerciales con el Mediterráneo y que, desde allí, esos avances viajaron por el Atlántico hasta otros países”, relata Novoa.

Debate sobre los castros

Para ello ha contado con el apoyo del arqueólogo Xurxo Ayán (CSIC), que ha ayudado clarificar el debate en torno a si eran o no celtas los habitantes de los castros gallegos. “En los años 60, los investigadores empezaron a defender que eran galeicos, y no celtas, pero en los últimos 10 años el debate se ha reabierto. Ahora está claro que hace 2.500 años había fuertes nexos culturales entre los castreños y los celtas”, argumenta Ayán.

Y, sobre todo, se rompe el tópico de que los habitantes de los castros eran un pueblo monocorde. Muy al contrario, el documento audiovisual refleja su variedad de formas de vestir, de construcciones, incluso de valores económicos. También muestra que hubo rutas comerciales con los cartagineses, que les llevaron sus cerámicas y sus molinos circulares, entre otros progresos.

‘El legado del celta’ ha sido coproducido con RTVE y Canal Historia y ya se está distribuyendo por todo el mundo, especialmente por Escandinavia, Gran Bretaña y Francia, pero también en Rusia.

Descubren en Sudáfrica un taller y un conjunto de herramientas de ocre de 100.000 años de antigüedad


ABC.es

El ocre pudo utilizarse para decoración o con intención simbólica

intíficos del Instituto de Evolución Humana de la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica) ha descubierto una mezcla rica en ocre de 100.000 años de antigüedad (posiblemente utilizada para la decoración, la pintura y la protección de la piel) almacenada en dos conchas de abulón, en la Cueva de Blombos en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). «El ocre puede haber sido usado, con intención simbólica, como decoración en los cuerpos y la ropa durante la Edad de Piedra Media», ha explicado el profesor Christopher Henshilwood quien, junto con su equipo internacional, descubrió también un taller en 2008, donde se producía un licuado rico en mezcla de ocre.

Los resultados del estudio han sido publicados en la prestigiosa revista internacional «Science». Los dos juegos de herramientas fueron descubiertos en su sitio original (no se han movido de su lugar original de deposición) e incluyen ocre, huesos, carbón, piedras y martillos. La molienda y el raspado de ocre para producir un polvo para su uso como pigmento eran prácticas comunes en África y en el Cercano Oriente hace unos 100.000 años. «Este descubrimiento representa un hito importante en la evolución de la cognición humana compleja, ya que muestra que los humanos tenían la capacidad conceptual de combinar y almacenar sustancias utilizadas luego para mejorar sus prácticas sociales», explica

Henshilwood, y agrega que «creemos que el procedimiento de fabricación se llevaba a cabo mediante la fricción de las piezas de ocre sobre losas de cuarcita, para producir un fino polvo de color rojo». Los pedazos de ocre se pulverizaban con molinillos de cuarzo y cuarcita y se mezclaban con huesos de mamíferos, carbón, piedra y líquido, para ser luego introducido en conchas de abulón y agitado suavemente. Los sedimentos de cuarzo donde fueron enterrados los contenedores de ocre fueron datados en unos 100.000 años utilizando la técnica de luminiscencia óptica estimulada (LOE). «La recuperación de estos conjuntos de herramientas agrega evidencia sobre el desarrollo tecnológico y de comportamiento social de los seres humanos, así como de un conocimiento elemental de la química, hace 100.000 años», concluye Henshilwood.

El genoma completo de la peste negra medieval da pistas sobre el patógeno


El Pais

  • La bacteria mató a 50 millones de personas en Europa entre 1347 y 1351
Restos de cuatro cadáveres de personas fallecidas por la peste negra y recuperados en el cementerio londinense de East Smithfield, a partir de los cuales se ha podido aislar y secuencia la bacteria causante de la epidemia. / MUSEUM OF LONDON ARCHEOLOGY

Restos de cuatro cadáveres de personas fallecidas por la peste negra y recuperados en el cementerio londinense de East Smithfield, a partir de los cuales se ha podido aislar y secuencia la bacteria causante de la epidemia. / MUSEUM OF LONDON ARCHEOLOGY

La peste negra, una de las más mortíferas epidemias de la historia de la humanidad, con 50 millones de fallecidos en Europa (la mitad de su población) en pocos años (entre 1347 y 1351), fue causada por una bacteria, una variante específica de la Yersinia pestis, cuyo genoma completo ha logrado ahora secuenciar un equipo científico internacional. Los investigadores han utilizado las muestras tomadas de los restos de cuatro víctimas de la peste negra enterradas en el cementerio londinense de East Smithfield, entre 1348 y 1350.

Johannes Krause (Universidad de Tubinga, Alemania) y sus colegas concluyen que esa cepa de la mortífera bacteria que ellos han secuenciado es el ancestro de todas las cepas de peste actuales, que provocan unas 2.000 muertes cada año en todo el mundo.

Es la primera vez que los científicos logran reconstruir el genoma de un patógeno tan antiguo, y es importante porque permite seguir el rastro de los cambios en su evolución y virulencia a lo largo del tiempo, explican los expertos de la Universidad McMaster (Canadá), que participado en la investigación.

De hecho, estos científicos han podido secuenciar el genoma de la cepa de la bacteria de la peste negra gracias a una nueva tecnología, desarrollada por ellos mismos, para obtener y purificar pequeños fragmentos de ADN degradados del antiguo patógeno y lo han identificado como una variante de Yersinia pestis. Ha sido esencial aislar, en los restos del cementerio londinense, la señal genética de la bacteria específica del ADN de otros microorganismos y de los propios humanos de la edad media.

“Utilizando la misma metodología, sería posible ahora estudiar genomas de todo tipo de patógenos antiguos, lo que nos proporciona una visión directa de la evolución de los patógenos humanos y las pandemias históricas”, señala Krause.

Los investigadores han descubierto en sus análisis del genoma que los 660 años de evolución de esa cepa bacteriana se han producido relativamente poco cambio en su genoma, pero esos cambios pudieron ser responsables de la virulencia de la famosa epidemia que barrió Europa en la Edad Media.

Los análisis genéticos también han permitido determinar el origen de aquella cepa mortífera en algún momento entre el siglo XII y XIII, lo que muestra que otra epidemia mucho más antigua, en la Roma de Justiniano, en el siglo VI, fue causada por otro agente patógeno diferente -aún por determinar- que se extendió por el imperio Romano matando a unos cien millones de personas.

Presentación oficial del dinosaurio de Salas


El Pais

El ejemplar, descubierto hace una década en Burgos, recibe el nombre de ‘Demandasaurus Darwini’

El esqueleto parcial de un dinosaurio hallado hace 12 años, en un yacimiento cercado a Salas de los Infantes (Burgos) se ha presentado ahora oficialmente, con su descripción científica, y se le asigna un nuevo género y especie, Demandasaurus darwini. Los fósiles fueron excavados entre 2002 y 2004 en el yacimiento Tenadas de los Vallejos II, y se habían presentado ya varios estudios sobre el ejemplar y su entorno. Se han rescatado restos craneales del animal (incluidos dientes y premaxilares), huesos de la columna vertebral, costillas, elementos de la pelvis y del fémur. En total se han encontrado 810 huesos y fragmentos de huesos en los 240 metros cuadrados del yacimiento, y la mayoría de ellos pertenecen al mismo ejemplar. “Su estado de conservación es bueno, aunque han sido sometidos a un largo y delicado proceso de preparación y consolidación para garantizar su conservación y su estudio científico”, explican los expertos en un comunicado del Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas. El animal es de hace unos 125 millones de años.

El Demandasaurus darwini sería un dinosaurio de tamaño medio, de 10 a 12 metros de longitud, indican los científicos en su artículo sobre el ejemplar y la nueva especie, publicado en la revista Acta Paleontológica de Polonia. El nombre de la especie, reptil de Demanda, de Darwin, hace honor a sierra de la Demanda y a Charles Darwin. Pertenece a la familia de los rebaquisáuridos, dentro del grupo de los diplodocoideos.

El ejemplar tiene características singulares, explican los investigadores, como los dientes con una ornamentación especial de crestas en su esmalte o las vértebras cervicales con estructuras óseas que no están presentes en otros dinosaurios. “La forma redondeada de su hocico contrasta también con los hocico de contorno más cuadrado del resto de los diplodociodeos.

“El Demandasaurus ha ampliado la distribución geográfica de los rebaquisáuridos, antes conocidos solo en África y en América del Sur”, continúan los expertos. “Los rebaquisáuridos forman un grupo de dinosaurios sobre el que hay varias incógnitas por resolver, fundamentalmente referidas a su historia evolutiva. Parte de la dificultad radica en que hay pocos esqueletos razonablemente completos”. Por ello, el descubrimiento del ejemplar de Burgos tiene importancia especial para esclarecer sus relaciones evolutivas.

El nuevo dinosaurio hace su debut de la mano de los investigadores del colectivo Arqueológico-paleontológico de Salas, la Universidad de Zaragoza, la Universidad del País Vasco, la Universidad Nacional Comahue (Argentina) y el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes que lo han estudiado.

La casa de los mastodontes


El Pais

El Museo Paleontológico de Elche exhibe restos de 45 especies prehistóricas de hace 8,5 millones de años halladas en Crevillent

Es un viaje al pasado a través de restos fósiles. El Museo Paleontológico de Elche (Mupe) reinauguró ayer el espacio dedicado a los vertebrados hallados en Crevillent. “Es uno de los yacimientos con restos de mamíferos más importantes de la península ibérica”, explica José Manuel Marín, director de gestión.

El Mupe se inauguró en 2004, y desde ayer incorpora nuevos fósiles, recursos gráficos y un montaje audiovisual sobre las técnicas de excavación empleadas y la posterior reparación en el laboratorio. “Hemos sustituido unas piezas por otras, tenemos más de 1.000 restos arqueológicos, fruto de las excavaciones de los últimos años”, explica el gestor.

Los nuevos fósiles y los recursos muestran cómo eran los animales que habitaban el Baix Vinalopó hace 8,5 milones de años, en la época del Mioceno Superior. Los arqueólogos han logrado identificar unas 40 especies animales diferentes, entre las que destacan el puercoespín más primitivo conocido, varios ejemplares de osos, tigres dientes de sable, un cerdo, una jirafa de cuello corto, un ciervo, una mofeta, dos proboscídeos (animales del grupo de los elefantes), tortugas e incluso reptiles como cocodrilos. “No solo se exhiben los restos de algunos grandes mastodontes, sino que se recrean las plantas, los árboles y el medio de vida natural que se supone que tenían”, afirma Marín. Fruto de las excavaciones realizadas durante los últimos años, con la colaboración de la Fundación Cidaris, los expertos han podido demostrar cómo, por ejemplo, las hienas “acorralaban a los animales enfermos para poder comer”, agrega.

La zona reinaugurada ayer ofrece al visitante también una película documental en la que se explican los trabajos de excavación realizados en el yacimiento de Crevillent, el proceso de investigación en el laboratorio y la posterior restauración y catalogación de cada una de las piezas. Desde la década de los años setenta se están acometiendo diferentes campañas de excavación en estos yacimientos con restos de mamíferos fósiles situados en el área de Crevillent, pero no fue hasta 1986 cuando un equipo interdisciplinar del departamento de Geología de la Universitat de València y del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid empezó a excavar. A partir de 2005 se retomaron los trabajos durante cuatro años consecutivos por parte del equipo del Museo Paleontológico de Elche, pero debido a la crisis económica “llevamos dos sin hacer nuevas excavaciones, únicamente hemos podido clasificar y catalogar el millar de restos que conseguimos en campañas anteriores”, se lamenta. “Y es que si antes era complicado recibir ayudas, ahora ya es imposible”, agrega Marín.

Casi 20.000 asteroides de entre 100 y 1.000 metros rondan la Tierra


El Pais

El satélite ‘Wise’ estima en 981 los grandes asteroides que pueden llegar a amenazar el planeta

1317592801_850215_0000000000_sumario_normal

Las nuevas observaciones de un satélite indican que existen menos asteroides de tamaño medio que pasan cerca de la Tierra de lo estimado hasta ahora. Los datos también confirman que la NASA, en colaboración con otros observadores de todo el mundo, ha localizado más del 90% de los 981 asteroides de gran tamaño, cumpliendo así el mandato del Congreso de Estados Unidos de 1998.

Son unos 19.500 y no 35.000 los asteroides de entre 100 y 1.000 metros de diámetro, estiman los astrónomos, basándose en los nuevos datos. Esto puede indicar que el riesgo de colisión con la Tierra es menor de lo que se pensaba, pero, por otra parte, la mayor parte de estos asteroides, unos 15.000, siguen sin ser descubiertos, por lo que hacen falta más estudios para evaluar el riesgo. Los llamados asteroides cercanos a la Tierra son los cuerpos celestes que orbitan a una distancia máxima del Sol de 195 millones de kilómetros y se aproximan a la órbita terrestre.

Los resultados de las observaciones se publican en la revista Astrophysical Journal.“Este programa nos permite hacer una muestra mejor de la cantidad de asteroides cercanos a la Tierra y estimar de forma más precisa la población total”, dice Amy Mainzer, que ha dirigido el estudio. El telescopio del satélite Wise observó en infrarrojo más de 100.000 asteroides en el cinturón entre Marte y Júpiter, con unos 585 cercanos a la Tierra.

Entre los mayores de un kilómetro de diámetro los datos indican que existe un número ligeramente menor que el estimado y que se ha descubierto ya el 93% de ellos. Estos asteroides podrían tener consecuencias para toda la Tierra si colisionaran con el planeta. Ahora se calcula que hay unos 981 (antes unos 1.000) y se han encontrado 911, de los cuales ninguno amenazará la Tierra en los próximos siglos. Se cree que entre ellos están todos los asteroides de más de 10 kilómetros de diámetro, similares al que se supone que causó la extinción de los dinosaurios hace millones de años.

El deshielo del Ártico este año casi bate el récord histórico


El Pais

La extensión helada media en septiembre ha sido de 4,61 millones de kilómetros cuadrados

El deshielo del Ártico en 2011 se ha quedado muy cerca del récord histórico de 2007, según los datos de la NASA tomados desde satélites. La extensión helada media en el mar septentrional en el mes de septiembre ha sido de 4,61 millones de kilómetros cuadrados (con un mínimo de 4,33 millones el 9 de septiembre). Esto significa que la cobertura de agua helada este año ha sido 2,43 millones de kilómetros cuadrados inferior a la media de 1979 a 2000.

Septiembre es el mes de referencia anual para medir la extensión helada y el alcance del deshielo ya que, a partir de ahora, hacia el invierno, aumenta de nuevo la superficie de hielo. Desde 1979, la extensión helada del Ártico ha disminuido un 12% por década, según informa la NASA en un comunicado.

El deshielo casi de récord se registra este año tras unas temperaturas este verano más altas que la media, pero sin las condiciones anómalas que en 2007 provocaron el récord. “El hielo marino no sólo está reduciéndose, sino que lo hace a mayor ritmo”, comenta Joey comiso, científico de la NASA. “El hielo más viejo, más grueso, se reduce más rápido que el resto, aumentando la vulnerabilidad de la cubierta helada”, añade.

Según los modelos de proyección climática que manejan los científicos, el Ártico perderá prácticamente todo el hielo en verano hacia finales de este siglo, pero los datos de los últimos años indican que el ritmo de deshielo es mayor de lo previsto, por lo que puede producirse antes esa pérdida total estacional de la capa helada.

Un túnel en los Andes para explorar el Cosmos


El Mundo

Las estructuras que más asociamos con el estudio del Cosmos son los observatorios astronómicos, ubicados en la cima de las montañas donde la atmósfera es transparente. Pero a la hora de estudiar los fenómenos más evasivos del espacio que nos rodea, los investigadores deben descender a las profundidades de la Tierra.

1318004535_0

Xavier Bertou, junto a un acelador de partículas en Bariloche. | El Mundo.es

La comunidad científica pretende aprovechar la construcción de un túnel a través de los Andes, para establecer el primer laboratorio subterráneo del Hemisferio Sur. El propósito de los investigadores que conforman el Consorcio Latinoamericano de Experimentos Subterráneos (CLES), es avanzar en la solución de dos de los mayores enigmas de Universo: la composición de la materia oscura y las propiedades de los neutrinos.

El túnel de Agua Negra, de 14 kilómetros de longitud, es un proyecto de los gobiernos de Argentina, Brasil y Chile para comunicar la costa del Atlántico con la del Pacífico por medio de la así llamada carretera bioceánica. Su construcción, correspondiente al objetivo de integrar las economías de la región, comenzaría a mediados del 2012. Tras ser aprobada en el 2010, sus promotores repararon en que podría tener otros usos, aparte de la circulación de vehículos.

Fue así como nació la idea de crear el laboratorio ANDES (siglas en inglés de Agua Negra Deep Experimental Site) como elemento adicional, en la parte más profunda del túnel. Vale decir a 1.700 metros bajo la superficie.

Xavier Bertou, coordinador del programa en que participan científicos de los tres países mencionados, explicó a ELMUNDO.es que gran parte de los estudios de la materia oscura y de los neutrinos sólo se pueden realizar a tales profundidades para evitar la interferencia de los rayos cósmicos que permanentemente caen sobre la Tierra.

Provenientes del Sol, de explosiones de supernovas o de agujeros negros situados en el centro de remotas galaxias, unos 15 millones de partículas impactan cada metro cuadrado en un solo día. Pero una ínfima parte de esa radiación podría atravesar el manto rocoso, con lo cual el estudio de partículas con interacciones tan débiles como los neutrinos o de un “elemento fantasma” como es la materia oscura, se llevaría a cabo sin el estorbo de “ruidos” ajenos a los experimentos.

Comprobación de experimentos

Bertou, físico del Observatorio de Rayos Cósmicos Pierre Augel (Argentina) afirma que uno de las tareas del equipo será blindar los experimentos que se realicen por medio del acelerador de partículas, del ruido de los vehículos que transiten por el túnel.

Los científicos creen que la materia oscura conforma cerca del 85% de nuestro Universo y más del 90% si se le suma la energía oscura. En consecuencia, lo visible sólo constituye una parte ínfima del cosmos. “Determinar la naturaleza de esa materia es uno de los mayores desafíos de la cosmología moderna y de la física de altas energías”, sostiene Bertou.

Los neutrinos son partículas subatómicas que atraviesan la Tierra a miles de millones por segundo. Se sospecha que su velocidad es superior a la de la luz, por tanto desafían uno de los fundamentos de la Teoría de la Relatividad de Einstein. A juicio del científico argentino-francés, entender su comportamiento es “descender al nivel más básico de la Física”.

El laboratorio estaría conformado por dos galerías perpendiculares al túnel vehicular, de 25 metros de altura por 20 de ancho y 50 de longitud, conectadas a un pozo cilíndrico de 15 a 20 metros de diámetro por 20 de profundidad. La superficie total del complejo sería de 2.500 metros cuadrados y el coste de su construcción rondaría los 11 millones de euros.

“Los aparatos de medición funcionarán de forma permanente y por muchos años -el tiempo de vida de un detector de partículas es de entre tres y cinco años- siendo operados por tres investigadores que cumplirá un horario normal de trabajo”, señala Bertou. A la pregunta de si estar encerrados en las profundidades de la Tierra no puede afectar la salud del equipo, el físico responde “no más de lo que les afectaría trabajar en el sótano de su casa”.