El Mundo

Regueros localizados en la superficie de Marte.|NASA

Regueros localizados en la superficie de Marte.|NASA

Unas estructuras alargadas y oscuras, que aparecen en algunas laderas marcianas durante los meses más cálidos en el planeta rojo podrían ser la prueba física de que en Marte hay reservas de agua salada, según una investigación publicada en ‘Science’ esta semana.

Observaciones repetidas con una cámara a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA han probado que estas estructuras se descoloran en invierno, pero vuelven a verse en primavera, siguiendo unas pautas estacionales.

Alfred MacEven, de la Universidad de Arizona, uno de los autores del trabajo, asegura que “la mejor explicación para estas observaciones es que hay un flujo de agua salobre, aunque no se ha podido probar“. De hecho, aún se manejan otras posibles explicaciones, aunque esta nueva hipótesis parece la más acertada.

La salinidad baja la temperatura en la cual el agua congela. Los investigadores hallaron las oscuras grietas en una región en la que podría fluir agua con contenido de sal comparable al de los océanos terrestres. Y es que el agua pura no puede fluir a esas temperaturas porque sería hielo y no podría derretirse.

Sólo el 1% de los regueros localizados serían de este tipo oscuro del millar que se han observado.

El primero en detectar las extrañas formaciones fue el estudiante Lujendra Ojha, de la Universidad de Arizona, que utilizó un algoritmo para detectar cambios sutiles en la superficie marciana. “Me desconcertaron”, reconoce el investigador. “Pronto comprobamos que eran diferentes de otros flujos, que eran estacionales y que algunas habían crecido 200 metros en sólo dos meses terrestres”, señala.

¿Qué podía ser si no líquido que se filtraba y corría laderas abajo?, se preguntaron entonces, según Richard Zurek, otro miembro del equipo del orbitador. No han visto el agua, pero sí que los flujos se alargan y oscurecen, lo que indicaba, dada la temperatura, que ese líquido debía ser salino, porque su punto de congelación era más bajo. Además, hay depósitos de sal que indican que en el pasado también pudo haberlo.

Cambios en el terreno

En todo caso, la oscuridad que se observa en los regueros no significa que estén húmedos, porque se habrían secado rápidamente. Se debe, según precisan los investigadores, a que el agua salobre cambia las características del terreno sobre el que fluye, cambiando su aspecto.

El hecho de que las grietas se aclaren luego cuando las temperaturas vuelven a bajar, es más complicado de explicar. “Es un misterio ahora, pero creo que se podrá solventar con futuras observaciones y experimentos”, afirma McEwen.

En todo caso, aún no hay evidencia clara de que Marte tenga agua líquida. De momento se ha encontrado congelada en los polos y las latitudes medias. La pista más clara podría ser estos regueros, que sugieren movimientos geológicos recientes ayudados por este líquido. Y las pequeñas gotas de salmuera que aparcieron pegadas en el Phoenix Mars Lander.

Habrá que esperar a nuevos estudios para confirmar si hay salmueras en el planeta rojo o si hay otra explicación convincente para estos extraños rastros de agua.

Anuncios