EFE – El Mundo

Neptuno, el planeta gaseoso por excelencia y el más distante del Sistema Solar, completó el Martes la primera órbita de su historia desde que fue descubierto, hace 165 años.

1310550419_0

Cuatro planos de Neptuno tomados por el Hubble, el telescopio de la NASA | NASA

A modo de homenaje, la NASA ha publicado unas fotografías captadas por el telescopio espacial ‘Hubble’ en interválos de cuatro horas en las que se pueden apreciar los tonos azulados y verdes de este planeta,que prácticamente fue descubierto por casualidad. Las imágenes ofrecen una imagen completa del planeta que cumple así su primera órbita alrededor del Sol desde su descubrimiento.

En realidad, fueron las investigaciones sobre Urano en el siglo XVIII, el séptimo planeta del Sistema Solar y el que se creía hasta entonces el último, las que condujeron a pensar que podría haber otro planetaaún más lejano, recordó la NASA en un ejercicio de memoria.

Descubrimiento de Herschel

El astrónomo británico William Herschel y su hermana Caroline descubrieron Urano en 1781, ampliando así las fronteras del Sistema Solar. Sin embargo, poco después, se dieron cuenta de que su órbita no funcionaba tal y como predecían las leyes de Kepler y de Newton.

En 1821, mientras estudiaba Urano, el astrónomo francés Alexis Bouvard consideró que cabía la posibilidad que otro planeta estuviese ejerciendo algún tipo de atracción y alterando su movimiento. No obstante, los primeros cálculos aún tardarían veinte años en llegar.

El francés Urbain Le Verrier y el británico John Couch Adams, ambos matemáticos y astrónomos, predijeron de forma independiente el lugar en el que supuestamente se encontraba ese misterioso planeta calculando cómo afectaría la gravedad de un hipotético objeto al campo de Urano.

Uno de los mayores hallazgos astronómicos

Le Verrier, que entonces era el director del Observatorio de París, envió una nota al astrónomo alemán Johann Gottfried Galle. En ella describía la posible localización del objeto. Tras dos días de observación, el 23 de septiembre de 1846, Galle logró identificar a Neptuno como un planeta. Estaba a menos de un grado de la posición que habían calculado Adams y Le Verrier.

La NASA asegura que el descubrimiento fue considerado uno de los mayores hallazgos astronómicos desde la teoría de la gravedad de Newton y contribuyó a entender mejor el Universo.

No obstante, Galle no fue el primero en ver Neptuno: en diciembre de 1612 el astrónomo Galileo Galilei tuvo el privilegio de dar con élmientras observaba Júpiter y sus lunas. Sin embargo, según revelan sus notas en las que apuntó la exacta posición de Neptuno, Galilei confundió el planeta gaseoso con una estrella.

‘Ampliación’ del Sistema Solar

El descubrimiento de Neptuno dobló el tamaño del Sistema Solar conocido, ya que el planeta se encuentra a 4.500 millones de kilómetros del Sol, treinta veces más lejos que La Tierra.

Su bautismo también fue objeto de disputa entre los científicos ya que querían dar sus propios nombres al nuevo planeta. La comunidad científica se decantó por Neptuno, el dios romano del mar, un nombre mitológico en consonancia con el resto de planetas.

Anuncios