El Pais

  • Aparece un álbum singular con más de 200 instantáneas de líderes nazis y de sus víctimas y que incluye nueve imágenes inéditas del dictador alemán

1308693601_850215_0000000000_sumario_normal

Ayúdenos a aclarar el misterio. Lens, el blog de fotografía del diario The New York Times, hizo ayer este llamamiento a sus lectores tras publicar por primera vez las fotos de un álbum que data de la II Guerra Mundial y que contiene reproducciones de líderes del régimen nazi y de sus víctimas. Es una rareza documental, según los expertos, que sale a la luz siete décadas después de que Adolf Hitler ejecutase el asalto de la Unión Soviética, la brutal Operación Barbarroja.

Junto a nueve fotos en blanco y negro de Hitler, tomadas a pocos metros de distancia, el autor de este trabajo inmortalizó a soldados alemanes de rango medio junto a prisioneros de guerra y víctimas judías en Bielorrusia. Por la calidad de las fotografías inéditas se deduce que no estaba falto de talento y que sabía perfectamente lo que hacía. Lo que no está claro es si se trata de un trabajo personal o para el régimen.

Tras una primera investigación, The New York Times logró juntar algunas piezas de este complejo puzle aún sin resolver, que ha llamado la atención de los aficionados al estudio de la II Guerra Mundial. El diario cree que se trata de imágenes de un momento clave en el conflicto, cuando se inició la invasión de la extinta Unión Soviética. “Hay pocos álbumes que incluyan fotos de líderes nazis y de sus víctimas”, señalan los autores del blog.

Sin identificación

El álbum parece documentar las operaciones de una unidad del Ejército nazi en el frente de la Europa del Este. Y se deduce que el autor es un fotógrafo de guerra “que tenía fácil acceso” a los altos mandos del régimen, porque pudo fotografiar de cerca a las tropas y a los prisioneros en el que parece ser el campo de Minsk. Pocas páginas después, se ve alführer en una estación de tren esperando al regente de Hungría, Miklós Horthy.

Pero el álbum no incluye en sus 24 páginas identificación o inscripción que permita dar más pistas. Algunas fotos de entre las 214 recogidas en el libro son muy íntimas. Respecto al actual propietario, solo se dice que se trata de un empresario que trabaja en el sector de la moda, de 72 años, que reside en Nueva Jersey y que recibió el álbum de una persona que había trabajado para él. Este, a su vez, lo obtuvo de un anciano de origen alemán. Su actual propietario quería determinar el origen de las fotos, esperando incrementar su valor y así poder cubrir sus facturas médicas.

“Me preocupaba que cayera en malas manos”, relata el ejecutivo al diario, que mantiene su anonimato. El propietario era consciente en todo momento de que “tenía en su poder “un trozo de historia” que se había mantenido en secreto durante 70 años. “Ahora mi necesidad es demasiado grande”, afirma el dueño del álbum, que se declaró en bancarrota, incapaz de responder a sus deudas.

Resolver el enigma

A partir de ahí, no se sabe mucho más. Por eso el diario confía en que los lectores e historiadores hagan sus aportaciones. Para aclarar el enigma, también acudió a la revista alemana Der Spiegel. Los responsables del Museo Memorial del Holocausto en EE UU apuntan que el fotógrafo podría pertenecer a la Unidad de Propaganda, la compañía del Ejército nazi que se encargaba de las labores de propaganda sobre el terreno.

The New York Times insiste en que el único interés por dar a conocer el contenido de este álbum es presentar a los lectores “sorprendentes fotografías” de un momento crucial del conflicto armado que desoló Europa y “resolver el enigma histórico”.

Anuncios