El Mundo

  •  El Museu de Prehistòria descubre las antiguas técnicas de construcción

1292528969_g_0 (1)

El Museu de Prehistòria de València acoge hasta el próximo 6 de marzo la exposición ‘ARTIFEX: Ingeniería romana en España’, una versión adaptada para la itinerancia de la muestra homónima presentada, con notable acogida de público, en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid entre los meses de marzo y julio de 2002.

“Proponemos un apasionante viaje a la Roma antigua a través de ARTIFEX una interesantísima muestra de lo que los ingenieros romanos fueron capaces de ingeniar, inventar y construir contribuyendo al avance social de una de las grandes civilizaciones europeas”, ha explicado el diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Salvador Enguix.

Artifex ha sido organizada conjuntamente por el Ministerio de Fomento, a través del Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo (CEHOPU) del CEDEX, y el Ministerio de Cultura, a través de la Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes.

La muestra presenta una oportunidad única para conocer las técnicas de construcción, materiales y maquinaria empleada por los romanos para realizar sus infraestructuras urbanas y de comunicación. Calzadas, puentes, puertos…

La exposición habla de la incorporación de nuevos materiales en época romana tales como el ladrillo cocido –que sustituyó al adobe ibero-, las cañerías de plomo, tejas planas e incluso hormigón, así como también de la importancia de las grandes infraestructuras para articular el Imperio Romano.

Los organizadores han destacado la “importancia didáctica de la exposición que, pese a no tener piezas originales cuenta con réplicas y maquetas extraordinarias para hacer llegar a todos los públicos las características, materiales y técnicas de las construcciones romanas”.

La presentación de los contenidos de la exposición se realiza a través de cinco áreas temáticas, en las que se muestran muchas de las grandes obras de la ingeniería romana en Hispania, junto con las innovaciones y avances experimentados en la época en otros campos de la técnica, tales como la minería, la metalurgia o determinadas actividades preindustriales.

La primera de las áreas, con el título ‘La construcción: materiales y maquinaria’, contempla las principales técnicas y materiales empleados por los constructores romanos, deteniéndose en las grandes innovaciones -como el empleo masivo del hormigón de cal- en la construcción de arcos y bóvedas con ayuda de cimbras provisionales de madera, y asimismo en ejemplos de la maquinaria e instrumental utilizado en las obras públicas, desde las máquinas más sencillas como tornos y cabrestantes hasta las grandes grúas o cabrias accionadas por ruedas de pisar.

En el área II, ‘Las comunicaciones: calzadas, puentes, puertos’ se trata de la construcción de infraestructuras para el transporte, tanto terrestre como marítimo; infraestructuras que hicieron posible la expansión militar, comercial, administrativa y cultural de Roma, y que aquí se exponen con el acento puesto en los aspectos técnicos y constructivos, con especial detenimiento en los puentes, entre los que se muestran como ejemplo los de Mérida y Alcántara.

En el campo de las obras marítimas, en las costas españolas se conservan importantes vestigios portuarios de la Antigüedad, como el muelle de hormigón de Ampurias o la coruñesa Torre de Hércules, reformada durante la Edad Moderna.

‘La ciudad y su equipamiento’, tercera de las áreas, trata fundamentalmente el tema del abastecimiento de agua a las poblaciones, incluidos los sistemas de distribución del agua en la ciudad y las obras de saneamiento urbano.

Anuncios