El Mundo

  • El fotógrafo inaugura una exposición sobre el singular ecosistema onubense
  • Los metales confieren al Río Tinto una química y una belleza extraordinarias
  • La NASA lleva a cabo experimentos sobre Marte en este rincón de Huelva

portadaCamon

Rio Tinto

Rio Tinto

riotinto_antonio_camoyan_2 Ciencia y arte, química y belleza se dan la mano en una singular exposición sobre los paisajes del Río Tinto, en Huelva, un lugar cuyo alto contenido en metales confiere al terreno un peculiar cromatismo y una belleza telúrica. El fotógrafo Antonio Camoyán exhibe ahora el resultado de años de trabajo capturando las ricas texturas y tonalidades de esta zona de Andalucía.

La explosión pictórica de la extraña química del Tinto esconde además un secreto vivo que los científicos todavía tratan de entender. En esas aguas, de extrema acidez y cargadas de hierro, habitan bacterias y otros microorganismos que se alimentan y se reproducen en un ecosistema hostil para la mayoría de las criaturas.

Científicos como el microbiólogo Ricardo Amils y equipos de la NASA estudian el Río Tinto con la intención confesa de entender Marte. Si hubiera vida en el planeta rojo debería ser como la del Tinto.

Esta fascinante realidad biológica viene acompañada además de una riqueza estética singular. Es lo que ha buscado Camoyán,que ha dedicado años a retratar los más pequeños detalles. Lo ha hecho con ojos minuciosos y sensibilidad pictórica, intentando atrapar texturas, entender líneas y sugerir emociones.

La exposición puede contemplarse en el Foro de la Biodiversidad, espacio de divulgación científica y ambiental gestionado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino. Junto a la muestra ‘El alma del paisaje’, de Camoyán, también se ha inaugurado otra exposición sobre las aves que habitan en los monumentos históricos andalucies titulada ‘Alas de papel’, de Francisco José Hernández.

En el ‘El alma del paisaje’ se exponen y se proyectan de forma continua hasta 700 fotografías, escogidas entre las más 40.000 que Camoyán ha tomado en el Río Tinto en los últimos 45 años. Camoyán lleva largo tiempo ligado al arte y la naturaleza. Médico de profesión, tuvo una primera formación pictórica antes de dedicarse a la fotografía, en la que ha acumulado premios internacionales desde los año 70, ha publicado decenas de títulos y ha sido responsable gráfico de varias publicaciones. También ha estado ligado a Doñana prácticamente desde su fundación como espacio protegido y fue durante largo tiempo jefe de Uso Público del Parque Nacional antes de incorporarse a la Consejería de Medio Ambiente de Andalucía.

‘El alma del paisaje’ es una exaltación de la abstracción pictórica que toma como base, sin embargo, la pura realidad de los barros, orillas y aguas del Río Tinto.

Según el autor, “son principalmente las aguas de lluvia las que en su discurrir a través de los residuos del mineral, extraído de la región durantes siglos, se cargan de partículas que le proporcionan el característico color rojo. Esas mismas partículas, al precipitarse sobre el barro del fondo del río, lo tiñen con un arco iris de colores. Asimismo, por este fenómeno de arrastre de minerales se produce una gran variedad de morfologías y texturas en las piedras que lo rodean”.

Anuncios