El Mundo

1258110378_0.gif

Esta es la espectacular imagen de nuestro planeta capturada por OSIRIS, un instrumento de la sonda Rosetta, proyecto de la Agencia Espacial Europea para el estudio del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

La instantánea ha sido tomada durante la tercera (y última) órbita de la sonda alrededor de la Tierra. OSIRIS (Sistema de Imágenes Remotas Espectroscópico e Infrarrojo) es una cámara de ángulo amplio para obtener imágenes de alta resolución de núcleo del cometa para detectar el mejor punto de aterrizaje.

Tres imágenes, utilizando filtros naranja, verde y azul se han combinado para conseguir esta fotografía. La media luna iluminada se centra en el Polo Sur. El Círculo Polar Antártico es visible bajo un manto de nubes. El reflejo del casquete polar causa los puntos brillantes.

La sonda Rosetta requerirá del impulso gravitacional proporcionado por la Tierra y Marte para que de esa manera pueda adquirir la fuerza suficiente hasta alcanzar a 67P/Churyumov-Gerasimenko en un recorrido que durará hasta 2014.

Rosetta es la primera misión designada para seguir la órbita y aterrizar en un cometa, lo que permitirá a los científicos obtener más información sobre los orígenes del Sistema Solar y claves para entender la aparición de la vida en la Tierra.

Excursiones a asteroides

La sonda inició su viaje el 2 de marzo de 2004 y desde entonces ha recorrido unos 4.500 millones de kilómetros de los 7.100 millones que le separan de su destino, el cometa 67P/ Churyumov Gerasimenko.

El jefe de la misión, Gerhad Schwehm, ha explicado que hasta ese momento, Rosetta debe superar dos momentos decisivos y fascinantes. Tras el impulso gravitatorio recibido hoy, la sonda se dirigió al asteroide Lutetia, un cuerpo de casi 100 kilómetros de diámetro.

Por comparación, el asteroide Steins, del que Rosetta envió imágenes a la Tierra en marzo de 2006 -en septiembre de 2008 se acercó hasta una distancia mínima de 800 kilómetros-, tiene un diámetro de 4,6 kilómetros.

Los científicos de ESA proyectaron en esta misión excursiones a Stein y Lutetia por ser los más importantes de las órbitas de Júpiter y Marte. Schwehm adelantó que una vez que se produzca el acercamiento a Lutetia, el 10 de julio del año próximo, la sonda europea pondrá rumbo final al cometa.

El siguiente desafío será la travesía de Rosetta por una zona gris, una hibernación espacial profunda que comenzará a mediados de 2011 y concluirá en la primavera de 2014.

Instrumentos desconectados

“Es ese tiempo, casi dos años y medio, perderemos todo contacto con la sonda y muchos de sus instrumentos serán desconectados. Rosetta permanecerá en modo automático y nosotros a la espera de que su despertador suene una vez despierte de la hibernación”, declaró Schwehm.

Si la sonda europea sobrevive, en noviembre se producirá el esperado encuentro con el cometa, cuya orbita recorrerá antes de posarse sobre su superficie.

Rosetta lleva a bordo un pequeño robot, el ‘Philae’, dotado con diez instrumentos adicionales que permitirán un estudio detallado del cometa, que en ese momento se encontrará a una distancia de 450 millones de kilómetros del Sol y a otro tanto de la Tierra.

Pero el proyecto de ESA, que ha invertido en el mismo 1.000 millones de euros, no acaba ahí. Schwehm recordó que si todo transcurre como deseado, Rosetta acompañará al 67/P Chrurymov-Gerasimenko en su acercamiento al Sol con la esperanza de captar cómo el cometa forma su cola.