El Mundo

Según los científicos de la misión

  • Los científicos creen que el agua salpicó a la nave durante su aterrizaje
  • Se mantiene líquida por el efecto anticongelante de las sales que contiene
Imágenes enviadas por la nave Phoenix de posibles gotas de agua en Marte. | NASA

Imágenes enviadas por la nave Phoenix de posibles gotas de agua en Marte. | NASA

La sonda Phoenix de la NASA ha captado una imagen que podría ser la primera fotografía de agua líquida en Marte. A pesar de que la instantánea está abierta a diferentes interpretaciones, algunos de los científicos responsables de la misión están convencidos de que se trata de gotas de agua que salpicaron a la nave en el momento de su aterrizaje en la superficie del planeta rojo.

Esta hipótesis estaría respaldada por el hallazgo previo de sales percloradas en Marte, ya que estos minerales pueden mantener el agua líquida a temperaturas bajo cero.

Los investigadores que defienden esta interpretación de la imagen consideran que el efecto anticongelante de estas sales hace posible que exista agua líquida en grandes cantidades bajo la superficie del planeta. No obstante, señalan que probablemente es demasiado salada como para que puede albergar vida tal y como la conocemos.

El estudio que propone esta teoría, firmado por 21 científicos que participan en la misión de la agencia espacial estadounidense, se presentará en marzo en la Conferencia de Ciencias Lunares y Planetarias que se celebrará en Houston (Texas). Sus contenidos, sin embargo, se han filtrado a la revista New Scientist, que los ha presentado hoy en su página web.

Unos pocos días después de que la sonda Phoenix aterrizara en Marte el pasado 25 de mayo, envió una primera imagen que mostraba unas misteriosas manchas sobre una de sus patas. Curiosamente, el tamaño de estas manchas creció a lo largo de las siguientes semanas, y desde entonces los científicos de la misión han estado debatiendo acaloradamente sobre su origen.

Canales con forma de río

La intrigante posibilidad que defienden ahora los principales investigadores de la misión es que se trata de gotas de agua salada que aumentaron al absorber vapor de agua de la propia atmósfera del planeta.

Hasta ahora, ya se han detectado canales con forma de río y otras estructuras geográficas que han sido interpretados como indicios de que, al menos en el pasado, hubo grandes cantidades de agua en Marte. Ahora, sin embargo, la superficie parece estar totalmente seca, aunque algunos cambios en la forma de sus cráteres a lo largo de varios años sugiere que hoy todavía existen acuíferos subterráneos que ocasionalmente expulsan chorros de agua hasta la superficie.

En principio, los científicos creen que la zona donde aterrizó la Phoenix, en el polo norte marciano, hace demasiado frío como para que exista agua líquida. Hay que tener en cuenta que la temperatura jamás superó los 20 grados bajo cero durante los cinco meses que duró la misión.

Sin embargo, el agua salada puede mantenerse líquida a temperaturas mucho más bajas. Y las sales percloradas, que fueron detectadas por primera vez en Marte por la Phoenix, podrían tener un efecto anticongelante muy potente. De hecho, los científicos consideran que estos minerales podrían mantener el agua líquida incluso a temperaturas de 70 grados bajo cero.

“Según nuestras estimaciones, puede existir agua salada en forma líquida en el subsuelo de todo el planeta“, asegura Nilton Renno, de la Universidad de Michigan, el principal firmante del estudio. Es muy posible que la imagen captada por la Phoenix representen la primera evidencia directa de que esta teoría es correcta.

Anuncios