Una ballena y un calamar gigantes se unen en Washington para defender los océanos


EFE – ADN

  • Forma parte de una exposición que, con 674 especies, recorre 4.000 millones de años de historia marina y pretende recordar que la conservación de estos ecosistemas, que representan el 95% de la Tierra, es “esencial para la vida”
  • El calamar de 7 metros fue capturado en aguas españolas

actu080926cal.jpgEl museo de Historia Natural de Washington, dirigido por el colombiano Cristian Samper, se suma a la causa de la defensa de los océanos con una impactante exposición presidida por una ballena gigante y un calamar de 7,3 metros que se capturó en España.

Con esta exhibición, la institución inaugura el Sant Ocean Hall, una nueva galería con la que quiere recordar a todos que los océanos “son un sistema global esencial para la vida”, como ha declarado a Efe el director.

Cinco años de trabajo han sido necesarios para diseñar este espacio dinámico que alberga 674 especies y ofrece a los visitantes la oportunidad de aprender sobre el ecosistema más grande y complejo del planeta.

Los océanos son el 95% de la Tierra

La muestra recoge 4.000 millones de años de historia marina, desde la formación de los océanos, pasando por su geología, sus ecosistemas y la manera en la que el hombre interactúa con el medio.

Como ha recordado el director de la institución, los océanos representan el 95% del espacio de la Tierra, pese a lo cual sólo se conoce el 5% de su totalidad, “lo que los convierte en un lugar de gran atractivo para la ciencia”.

Nada más entrar, el visitante está literalmente sumergido en el mar, rodeado de imágenes en movimiento. Rayas, ballenas, tiburones y medusas se proyectan en las paredes del museo recreando el espacio marino de las islas Galápagos, las Islas Caimán, la Polinesia Francesa o Belize.

La ballena Fenix

Siguiendo rumbo a las aguas del océano Atlántico, el espectador descubrirá la estrella de la exposición: una ballena de tamaño natural, que mide 14 metros y en su versión real pesa 5.000 kilos.

Suspendida del techo, Fenix se ha convertido en el “emblema” del museo para recordar que cada vez hay menos ballenas en el mundo y que de esta especie en concreto tan sólo quedan 400 ejemplares.

El director sostiene que es mucho lo que puede hacer el hombre para preservar los océanos desde “pensar qué pescado comer y en qué época del año, hasta cómo ir al trabajo”, en coche o buscando otra alternativa.

El calamar gigante español

Otra de las grandes apuestas de la exposición es un calamar de más de 7 metros que el museo exhibe en una urna de cristal y metal. Fue capturado en las aguas del océano Atlántico que bañan las costas españolas.

Además, la exposición recoge una selección de criaturas marinas fósiles, incluidas plantas y microorganismos, pero también recrea la vida natural en un arrecife de coral, en un acuario en el que conviven 74 especies.

Como colofón, el museo permite descender a lo más profundo del océano en un submarino imaginario, con una película que muestra cómo es la vida en el mar, la reproducción de las especies, la lucha por la supervivencia y los misterios de sus profundidades.

Un equipo de expertos descubre fósiles del mayor dinosaurio de Brasil


EFE – ADN

  • Se trata de una nueva especie dentro de la familia de los titanosaurios que vivió hace 65 millones de años
  • Pesaba 16 toneladas, medía hasta 20 metros de largo y era herbívoro

actu080926din.jpgUn grupo de científicos brasileños han anunciado el descubrimiento de los restos de una nueva especie de dinosaurio, el Uberabatitan Ribeiroi, que vivió durante el periodo Cretácico, hace 65 millones de años, y que es el mayor animal prehistórico hallado en el país.

El animal pesaba unas 16 toneladas y medía hasta 20 metros de largo, según los científicos que han presentado a la prensa en Río de Janeiro una réplica del Uberabatitan.

El profesor encargado de la excavación, Ismar de Souza Carvalho, ha indicado que los restos fueron encontrados en Uberaba, en el estado de Minas Gerais, al sudeste del país, y de ahí viene el nombre asignado al gigante prehistórico.

Souza ha explicado que el animal pertenece a la familia de los titanosaurios, grandes dinosaurios que se extendieron por casi todo el mundo y cuyas principales características fueron la alimentación herbívora, el cráneo pequeño, la cola y el cuello largo.

Han realizado una réplica del dinosaurio

Los 198 fósiles encontrados pertenecen a tres ejemplares diferentes, de los que se tomó el de tamaño medio como modelo para elaborar la réplica científica que se ha presentado en la Casa de la Ciencia.

El trabajo de los paleontólogos, que ha durado cuatro años, constituye también la mayor excavación de la historia de esta ciencia en Brasil, ya que se removieron 300 toneladas de tierra de la cuenca de Baurú, una zona de rocas sedimentarias.

La cantidad, diversidad y grado de conservación de los fósiles encontrados ha permitido a los científicos entender la evolución de la familia de los titanosaurios y establecer las condiciones del hábitat de la especie, que vivió en condiciones extremas de aridez y calor.

Junto con el Uberabatitan convivieron otros dinosaurios de menor porte y carnívoros como los abelisauros, así como tortugas, peces, lagartos, anfibios y cocodrilos, como han explicado los científicos.