Los neandertales cazaban mamíferos marinos


EFE – ADN

Han aparecido restos óseos de focas en un yacimiento de Gibraltar que presentan marcas producidas por la utilización de utensilios de piedra para extraer la piel y la carne

Un trabajo en yacimientos del peñón de Gibraltar ha desvelado que los neandertales también cazaban mamíferos marinos y ha demostrado que esta población y los homo sapiens que les sucedieron “apenas” diferían en su comportamiento.

La investigación, con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha sido realizada desde 1995 en el peñón de Gibraltar y los resultados evidencian que los neandertales tenían una estrategia de supervivencia más compleja y superior de lo que, hasta el momento, creía la comunidad científica.

El estudio, publicado en Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, ofrece nuevas pruebas para desterrar la idea de que el homo sapiens fuera el único grupo humano con capacidad para explorar todos los recursos naturales, incluido los marinos, según una nota remitida por el CSIC.

El CSIC ha recordado que siguiendo esta teoría, se ha llegado a defender, años atrás, la influencia de una dieta marina en la evolución del cerebro del homo sapiens. Sin embargo, los hallazgos de este grupo hispano-británico muestran que los comportamientos de las poblaciones gibraltareñas de neandertales “apenas diferían” de las de los asentamientos de homo sapiens en la zona.

Hace 42.000 años

Según el proyecto, los neandertales no sólo explotaban los recursos terrestres, sino que poseían conocimiento sobre la reproducción en tierra de las focas y aprovechaban este período estacional para ocupar las cuevas de Vanguard y Gorham (Peñón de Gibraltar).

En Vanguard, en niveles asociados a los neandertales que datan de hace más de 42.000 años, los paleontólogos han descubierto restos de al menos tres ocupaciones de este grupo.

En ellas, han aparecido restos óseos de focas que presentan marcas producidas por la utilización de utensilios de piedra para extraer la piel y la carne y posteriormente fracturar los huesos para obtener la médula.

En el proyecto colabora la investigadora del CSIC Yolanda Fernández Jalvo, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (Madrid), quien ha explicado que se ha conseguido analizar, también en la cueva de Vanguard, una cuarta ocupación más reciente y de corta duración, donde se han registrado restos de marisqueo de moluscos recolectados en un estuario próximo.

Estas actividades se complementaban con el aprovechamiento ocasional de cetáceos (delfín hocico de botella), posiblemente varados en la costa, y de aves marinas, y con la caza de mamíferos terrestres como cabras salvajes, ciervos, jabalíes y conejos, entre otros.

Se han encontrado restos de mamíferos marinos en niveles asociados a neandertales en Gorham, donde permanecen hasta unos 28.000 años, una época reciente para estos grupos humanos que indica su persistencia en la zona y que posiblemente constituya la última presencia de neandertales conocida antes de su extinción, según el CSIC.

El CSIC ha detallado que dado que la explotación de recursos marinos posibilita una mayor estabilidad en el territorio, los autores “sugieren, además, que la pervivencia de los neandertales hasta cronologías tan tardías en Gibraltar podría ser consecuencia directa de la buena adaptación al medio y, por lo tanto, el éxito de una estrategia económica, social y cultural compleja”.

Asimismo, hay evidencias del empleo del fuego para facilitar la extracción de nutrientes, así como evidencias sobre su alimentación, como sus propias mordeduras en presas de caza menor.