Stonehenge es 300 años más joven de lo que se pensaba


CET – El Mundo

EL LUGAR ERA UTILIZADO COMO CENTRO DE CURACIÓN

¿quieres saber mas sobre Stonehenge?

actu080922sto.jpgUn grupo de arqueólogos británicos ha descubierto que las primeras piedras del monumento de Stonehenge fueron erigidas en el 2.300 a.C., 300 años después de lo que hasta ahora se creía.

Los análisis desarrollados por el equipo indican que el original círculo piedras fue transportado a su lugar en el sur de Gales desde las colinas Preseli, a 150 millas de distancia, lo que representa una hazaña extraordinaria.

El hallazgo hace parte de un ambicioso proyecto que busca adentrarse por primera vez en 44 años en la historia del complejo (la última vez que permitieron a una excavación el lugar fue en 1964), según informa el ‘Daily Telegraph’.

Los profesores Timothy Darvill y Geoffrey Wainwright, directores del proyecto, han encontrado que pruebas que sugieren que Stonehenge era un centro de curación al que los enfermos viajaban desde lejos esperando ser curados por ‘los poderes de las piedras’.

Una gran cantidad de restos hallados en tumbas cercanas al lugar poseen señas de haber estado gravemente enfermos y un estudio de sus dentaduras prueba que aproximadamente la mitad de ellos no eran nativos del área.

“El lugar no sólo atraía a los que estaban enfermos sino a personas que eran capaces de curarlos. Se podría decir que Stonehenge era la ‘sala de emergencias’ del sur de Inglaterra”, afirma Darvill.

El hallazgo de la fecha de nacimiento del lugar, un dato hallado tras utilizar la técnica del carbono 14 en los laboratorios de la Universidad de Oxford, es descrito por los investigadores como “un sueño hecho realidad”.

Antes de que se realizara el proyecto se creía que el primer círculo de piedra databa de entre el 2.600 y 2.400 a.C. Las nuevas pruebas afirman que fue eregido entre el 2.400 y el 2.200 a.C., aunque aún se esperan datos más exactos.

Pozuelo de Alarcon


elhistoriador.es

Historia de Pozuelo de Alarcon

actu080922poz.jpgPrehistoria

En el territorio que actualmente ocupa Pozuelo, exactamente en la Cañada de la Carrera (cerca del arroyo Meaques), José Pérez de Barracadas encontró en el año 1923, mientras estudiaba la conformación geológica del terreno del municipio, una punta de hacha de sílex muy tosca y una lasca de cuarcita con aristas y bordes suavizados, que procedían de los primeros pobladores prehistóricos.

Época romana

El paraje de los Meaques, actualmente en la Casa de Campo, fue antiguamente del concejo de Húmera y aparece con el nombre de San Pedro de Meaques en una relación del año 1579.

Por su situación, a media distancia entre la población de Titulcia (localidad cercana a Aranjuez) y Segovia, se supone desde hace décadas que los romanos edificaron allí una mansión, la “Mansio Miaccum”, que albergaba a los viajeros que iban de camino entre Segovia y Titulcia.

La existencia de la “Mansio Miaccum” viene atestiguada por dos hechos:

  • Por un lado, por figurar en el Itinerarium Antonini (guía de las vías del imperio romano) que, en la forma en que ha llegado a la actualidad, se atribuye a la época de Diocleciano, es decir, finales del siglo III d.C.
  • Por otro, por los descubrimientos de Amador Ríos, Fuidio y Vitoria a finales del siglo XIX primer tercio del XX, de trozos de vasija y barro rojo de tierra sigillata, así como de argamasa.

  ——>>>>>>> puedes seguir leyendo este artículo aquí <<<<<<<<——

Aparece el eslabón perdido entre aletas y dedos


EFE – ADN

Un pez primigenio estaba dotado de unas aletas radiales que son el antecedente evolutivo de las extremidades de los animales vertebrados terrestres, según un estudio

Las aletas radiales de un pez primigenio llamado Panderichthys son el antecedente evolutivo de los dedos de manos y pies de los animales vertebrados terrestres, según un estudio publicado este domingo por la revista científica británica Nature.

Un equipo investigador de la Universidad de Uppsala (Suecia) liderado por Catherine Boisvert ha llegado a esta conclusión después de analizar fósiles de este pez.

De hecho, la hipótesis de que el Panderichthys fue uno de los eslabones de la línea evolutiva de los dedos se manejó durante un tiempo, pero se descartó porque no se encontraron las divisiones en las aletas radiales en los fósiles analizados.

Sin embargo, tras un nuevo examen de los restos, se ha constatado que las aletas radiales tienen unas divisiones con una forma parecida a la de los dedos.

Así, este pez primigenio está relacionado con los vertebrados terrestres, puesto que la evolución de los dedos partió de sus aletas en algún momento.

El Panderichthys era un pez dotado de cuatro patas que combinaba la capacidad de nadar y caminar dentro del agua. Llegaba a medir más de un metro de longitud y vivió hace más de 350 millones de años en Europa del este.