España ocupa el décimo lugar en el “medallero” científico


EFE – ADN

El investigador español más citado es Manuel Aguilar-Benítez, que ha trabajado en la puesta en marcha del acelerador de partículas en el CERN

Dado que las publicaciones científicas están consideradas como el principal indicador de la potencia científica de un país, España ocupa el décimo lugar en el “medallero” de acuerdo con los datos que reflejan las bases de datos más potentes del mundo.

Así lo pone de relieve, por ejemplo, la plataforma mundial Web of knowledge (“web del conocimiento”), que contiene referencias de publicaciones de todas las áreas de conocimiento desde 1945.

Según los expertos, se trata -esa plataforma- del mejor sistema para conocer la salud científica de un país y a sus investigadores, y es además el más utilizado por la comunidad científica.

La web, que recoge los resultados acumulados en la última década, revela que eruditos nacionales o extranjeros pertenecientes a instituciones españolas publicaron 278.000 artículos y fueron citados 2,4 millones de veces en total por otros científicos a nivel mundial.

España ha ido creciendo paulatinamente desde 190.000 artículos publicados y 1,2 millones de citas en 2002 (puesto duodécimo), hasta alcanzar el puesto décimo por primera vez en 2007.

Los terceros en cienciasa agrícolas

Por disciplinas, el país alcanza actualmente su mejor clasificación con un tercer puesto en Ciencias Agrícolas, mientras que EEUU lidera todas las áreas con treinta y nueve millones de citaciones en total.

Avelino Corma, el científico español que ha publicado en más revistas del sector (361 en Ciencias Químicas), ha explicado que este sistema de mediciones “es importante” porque supone una repercusión en el trabajo que se realiza y es la mejor forma de valorar a los científicos.

La Web of knowledge consta de una base de datos que se actualiza cada viernes y envía un correo electrónico automático al científico cada vez que alguien ha citado su artículo, en el que especifica el investigador y la revista que lo han nombrado.

Sin embargo, según Corma, la plataforma también obliga a los científicos a rendir resultados corto plazo y a “arriesgar menos con proyectos conservadores”.

El científico español más citado es Manuel Aguilar-Benítez, que ha trabajado en la puesta en marcha del acelerador de partículas en el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas), y cuenta con un total de 11.321 citas en el ámbito de la Física.

El mejor clasificado es Francisco Tomás-Barberán, del departamento de Ciencias de la Alimentación y Tecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que ocupa el puesto duodécimo en Ciencias Agrícolas.

Tomás-Barberán ha explicado que a mayor número de citas, existe mayor impacto, porque a nivel científico hay una frase que es “publica o perece”, aunque las investigaciones son “parciales” porque hay que publicarlas “antes de que otro se adelante”.

El químico y profesor de Periodismo en la Universidad Carlos III Carlos Elías analiza este sistema en su libro La Razón Estrangulada y en declaraciones asegura que el estudio de Darwin hoy en día “tendría trescientas publicaciones en vez de una”, ya que se segmentaría para sacar más citaciones.

Por su parte, Juan Carlos Espín, jefe del departamento de Ciencia y Tecnología de Alimentos del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS), perteneciente al CSIC en Murcia, considera que la Web of knowledge tiene “lagunas”, porque un fallo en el apellido del científico es suficiente para que no aparezca en las clasificaciones.

El índice H

El impacto científico se mide mejor por el “índice h”, según el investigador, que se obtiene a partir de la clasificación que tiene un científico de sus artículos y las citaciones que ha recibido cada uno y es el número en el que coincide la posición del artículo en la clasificación con el número de citaciones que ha tenido.

Mariano Barbacid, director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), apenas aparece en la Web of knowledge, pero tiene un “índice h” de 84, que es de “ciencia-ficción”, según Espín.

El reconocimiento internacional de la institución que realiza el estudio también es importante, porque los artículos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Suiza “tienen más citas que nadie” y la Universidad de Boston tiene “más glamour” que un estudio del CSIC en Murcia, según Tomás-Barberán.

Por instituciones, la Web of knowledge cita a la Universidad de Barcelona, al Instituto Astrofísico de Canarias y al CSIC, que ocupa el tercer puesto en Ciencias Agrícolas.

Elías asegura que se han dado casos en los que científicos españoles se han puesto de acuerdo con colegas americanos para que aparezca la firma de éstos en el artículo y así tengan más posibilidades de pasar la primera criba en la publicación.

Espín, por su parte, asegura que los científicos españoles no han tenido más remedio que buscar esas firmas porque las revistas estadounidenses son “demasiado corporativistas”.

Alguna de estas revistas han rechazado trabajos del equipo de Espín y años después han publicado el mismo trabajo hecho por otro equipo, según el investigador.

Impacto en las revistas

Por otra parte, la importancia de las revistas se incrementa si aumenta el factor de impacto (número de veces que se cita por término medio el artículo de una revista), según Elías.

La publicación más citada en 2007 fue A Cancer Journal for Clinicians, con un factor de 69, mientras que los semanarios Naturey Sciencealcanzaron un 28 y un 26 respectivamente y la primera española, AIDS Reviews, tuvo un 3,7.

Por su parte, el vicedirector del Instituto de Tecnología Química de Valencia, Miguel Ángel Miranda, asegura que el sistema “mide más la repercusión que la calidad” y “puede llegar a haber obsesión”, porque cada vez que pides un aparato o una beca, “evalúan por las publicaciones, no por el currículum”.

En España se reconocen los méritos de los investigadores por medio de los Sexenios de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora, en los que cada seis años se evalúan las publicaciones de cada científico y su nivel de calidad.

Barberán explica que “se sube el salario a los que más publican” y lo ideal sería un “sexenio tecnológico” que reconociera las patentes científicas porque “hay un déficit” y su número es inferior al de los artículos publicados.

Un espía danés quiso matar al nazi Heinrich Himmler con un arco y flechas


EFE – ADN

Tommy Sneum, que trabajaba para Gran Bretaña, eligió esa arma porque temía que el sonido de una bala permitiera descubrir de dónde llegaba el ataque

Conoce más sobre los “colaboradores” de Hitler

actualidad080908him.jpgUn espía danés al servicio de Gran Bretaña concibió la idea de matar a Heinrich Himmler, jefe de las SS hitlerianas, con un arco y unas flechas, según un nuevo libro.

Mezcla de James Bond y Robin Hood, el espía, Tommy Sneum, quiso eliminar de ese modo al jerarca nazi desde un piso perteneciente a una artista de cine danesa a la que había seducido.

Eso es lo que cuenta Mark Ryan, autor de “The Hornt’s Sting” (La picadura del avispón) una biografía de Sneum, a quien el autor entrevistó largamente antes de su muerte, el año pasado, a la edad de 89 años.

Sneum explicó a su biógrafo que eligió esa arma primitiva porque no quería que el sonido de una bala permitiese a la policía seguir la trayectoria del proyectil hasta el piso de la actriz Oda Pasborg, de la que estaba verdaderamente enamorado.

Himmler debía visitar Copenhague en febrero del 1941, camino de Berlín, tras visitar a unos reclutas de las SS en Noruega.

Indignado por la capitulación de Dinamarca

Sneum era un aviador danés de 23 años que, indignado por la capitulación de su país ante las tropas de Hitler, había decidido convertirse en espía a favor de Gran Bretaña.

El espía compró un arco de acero que podía desmontarse y transportarse fácilmente y tenía además un carcaj de flechas en cada una de las cuales había anotado la fecha del 9 de abril de 1940, cuando los nazis invadieron Dinamarca.

Sneum no pudo cumplir su propósito porque en el último momento Himmler no apareció. Tras aterrizar en Copenhague se sintió indispuesto y decidió regresar a Berlín.

La sonda europea ‘Rosetta’ desvela que el asteroide ‘Steins’ tiene forma de diamante


CET – El Mundo

NUEVO ÉXITO DE LA AGENCIA ESPACIAL EUROPEA

Rosetta.jpg

Fue una cita inolvidable en un escenario repleto de estrellas. La sonda espacial ‘Rosetta’, de la Agencia Espacial Europea (ESA), se ha encontrado con el asteroide ‘Steins’, ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter, a 360 millones de kilómetros de la Tierra.

“Tiene forma de diamante y lo consideramos la nueva joya del Sistema Solar“, ha explicado el doctor Uwe Keller, uno de los principales investigadores de la misión, al presentar las primeras imágenes del asteroide enviadas por la ‘Rosetta’.

Los datos obtenidos por la sonda europea han comprobado que el asteroide mide 5,9 kilómetros de largo y 4 kilómetros de alto, un tamaño 10% más grande de lo que se creía hasta ahora. Además, la ‘Rosetta’ ha desvelado que la superficie de ‘Steins’ tiene al menos 23 cráteres, el mayor de los cuales mide dos kilómetros.

“Hemos descubierto que el asteroide tiene una cadena de cráteres similar al que puede verse en nuestra Luna y en algunos satélites de Júpiter”, declaró Keller. Los científicos de la ESA que han analizado los primeros datos enviados por la ‘Rosetta’ creen que los cráteres probablemente fueron provocados por una lluvia de meteoritos, o por los fragmentos de un asteroide mayor que se rompió en pedazos.

El éxito logrado por la sonda ‘Rosetta’ -que tiene como objetivo final orbitar sobre un cometa y posar un módulo espacial sobre su superficie en 2014- marca un nuevo hito en la historia de la exploración espacial europea.

“Éste es un gran primer paso en la exploración europea de asteroides y estamos muy orgullosos de todo el equipo que lo ha hecho posible”, aseguró David Southwood, el director científico de la Agencia Espacial Europea. “Como todos los asteroides, el ‘Steins’ es una pieza importante para comprender el gran puzzle del Sistema Solar, que al fin y al cabo se formó en sus orígenes a partir de objetos similares”.

Riesgos de impacto

Los directivos de la Agencia Espacial Europea aprovecharon la presentación de las primeras imágenes del ‘Steins’ para anunciar el lanzamiento de un nuevo proyecto para analizar los riesgos potenciales que pueden suponer los asteroides para la Tierra.

“Cuanto mejor conozcamos los asteroides, mejor podremos mitigar los peligros que podrían suponer para nosotros en el futuro”, declaró Southwood.

Cuando ‘Rosetta’ pasó por el punto más cercano al asteroide, lo hizo a una velocidad de 8,6 kilómetros por segundo (Km/s) y a una distancia de 800 kilómetros. En ese momento, la sonda y el asteroide fueron iluminados por el Sol, lo cual facilitó las observaciones, según informó el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que participa en la investigación.

Esas condiciones permitieron a los científicos obtener muchísimos datos sobre la composición del asteroide que gira sobre sí mismo en poco más de seis horas, a una órbita que dista 353 millones kilómetros del sol. Noventa minutos después de que se situara en el punto más cercano al asteroide, comenzó a enviar a la Tierra las primeras señales de radio.

“‘Steins’ está formado por silicatos (sales de ácido silísico), con una superficie sombría, que nunca había sido observado por un aparato espacial”, declaró Gerhard Schwehm, director de la misión ‘Rosetta’ en la ESA.

La información que se obtenga servirá para conocer más sobre el origen y la evolución del Sistema Solar y los procesos que han tenido lugar durante su formación. Pedro J. Gutiérrez, investigador del CSIC y participante en el proyecto, explicó que “el examen de un asteroide es relevante puesto que constituye una muestra de los bloques con los que se han construido los planetas del Sistema Solar. De ahí, esta primera parada de ‘Rosetta’ para estudiar ‘Steins'”.

España participa en el proyecto

En España también se realizó un amplio seguimiento del encuentro, ya que la Estación de Espacio Profundo en Cebreros (Ávila) se encargó de comunicarse con ‘Rosetta’ durante el proceso de acercamiento al asteroide.

Cuando la sonda se apróximó a su destino dejó de ser visible, y entonces fue asistido por la estación de ESA en Villafranca del Castillo (Madrid) y por las antenas de seguimiento espacial de la NASA en Camberra (Autralia) y Goldstone (Estados Unidos).

No será éste el único encuentro cósmico de ‘Rosetta’, que despegó a bordo de un cohete ‘Ariane 5’ de la ESA el 25 de febrero de 2004, ya que su objetivo final es el cometa Churyumov-Gerasimenko, que dibuja una órbita elíptica alrededor del Sol.

Con su aproximación, prevista para 2014, ‘Rosetta’ será la primera sonda que orbita sobre un cometa. Además, también está previsto que un módulo de descenso, denominado ‘Philae’, se pose sobre la superficie del cometa para realizar un profundo análisis químico.

Cuando alcance su objetivo, ‘Rosetta’ habrá recorrido unos 6.500 millones de kilómetros. La sonda ha sobrevolado ya la Tierra en dos ocasiones y Marte una vez, para obtener la aceleración necesaria para seguir su camino. En noviembre de 2009, debería sobrevolar la Tierra por tercera vez.