Descubren una ciudad milenaria en la selva amazónica


EFE – ADN

Los asentamientos, cubiertos ahora por la selva, fueron lo bastante grandes y complejos como las comunidades griegas o de la Europa medieval

Los asentamientos descubiertos en la cuenca del Amazonas eran grandes centros urbanos que sobrevivieron hasta la llegada de los colonizadores europeos, revela un estudio que divulga hoy la revista Science.

Esos asentamientos, cubiertos ahora por la espesura de la selva, fueron lo bastante grandes y complejos como para que se les considere “urbanos” en el sentido en que el término se aplica a comunidades griegas o de la Europa medieval, según antropólogos brasileños y estadounidenses.

En la investigación también participó un miembro del pueblo Kuikuro, un grupo indígena al que se considera descendiente directo de los pobladores originales de esos asentamientos.

“Si miramos nuestro pueblo medieval o las polis griegas, la mayoría son de las escala que encontramos en esta parte del Amazonas”, según Mike Heckenberg, profesor de antropología de la Universidad de la Florida y autor principal del estudio.

La diferencia reside, según añade, “en que las que hallamos aquí son mucho más complicadas en lo que se refiere a su planificación”.

El estudio también afirma que el tamaño y la escala de los asentamientos en el sur del Amazonas, correspondiente a la región nor-central de Brasil, ponen en entredicho la afirmación de que sus selvas fueron siempre vírgenes.

Ciudades amuralladas

Lejos de eso, dicen los científicos, esas zonas “prístinas” fueron en realidad centro de una intensa actividad humana donde existía planificación. No solo eso, los asentamientos con poblaciones amuralladas y pequeñas aldeas estaban organizadas en torno a una plaza central.

Heckenberg y sus colegas anunciaron en 2003 que habían descubierto los asentamientos. En su informe señalaron que el mayor de ellos existió entre 1250 y 1650 cuando llegaron los colonizadores europeos con enfermedades que causaron la extinción de la mayoría de sus habitantes.

Según los antropólogos, esas comunidades están ahora casi totalmente cubiertas por las frondosas selvas del Amazonas.

Sin embargo, Heckenberg señala que algunos Kuikuro pueden identificar características del terreno que revelan indicios de que en ellos se desarrolló algún tipo de actividad humana.

Entre ellos se incluyen vertederos de basura, concentraciones de restos de alfarería, muchos de los cuales fueron descubiertos mediante la tecnología de GPS  e imágenes proporcionadas por satélites.

Según el informe de Science, los asentamientos consistían en conjuntos de aldeas de unas 60 hectáreas que no eran tan grandes como los pueblos medievales o griegos. Sin embargo, como aquellos, los asentamientos del Amazonas también estaban rodeados por grandes murallas que todavía existen pese al avance de la selva.

Otra característica común de esos conjuntos “urbanos” eran un camino idéntico, siempre orientado de noreste a suroeste de acuerdo con el solsticio de verano, conectado a la plaza central.

Tras la pista del peor desastre naval de Australia


El Pais

Una investigación judicial reabre el misterio del hundimiento en 1941 del crucero de guerra ‘Sydney’ con sus 645 tripulantes a bordo

actualidad080901syd.jpgNadie sabe aún cómo pudo suceder. El crucero HMAS Sydney, joya de la marina australiana, fue abatido en 1941 en la costa occidental australiana por un bote mucho menor, el navío alemán Kormoran, que iba camuflado como un barco comercial. Los 645 tripulantes australianos perecieron. Se sospechó que pudo intervenir un submarino japonés pero hasta ahora nadie ha conseguido explicar la tragedia. Ahora una investigación judicial va a abordar uno de los misterios más longevos de la historia de la marina de guerra australiana, según informa la edición digital de la BBC.

El HMAS Sydney era un crucero de guerra ágil y armado con cañones, ametralladoras y torpedos. El 19 de noviembre de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, su tripulación avistó en Shark Bay (en la costa occidental de Australia) una embarcación que se identificó como el buque comercial holandés Straat Malakka. Pero al acercarse, el navío abrió fuego. Se trataba en realidad de la nave de guerra alemana Kormoran, mucho más pequeña que el crucero australiano, pero que aprovechó el factor sorpresa. Las dos naves quedaron muy dañadas. La tripulación alemana fue rescatada por varios barcos. La del HMAS Sydney, sin embargo, se hundió al completo. Murieron los 645 tripulantes. Fue la peor tragedia de la historia de la marina de guerra australiana.

Han pasado 65 años y las causas del hundimiento aún no están claras. Se habló de que tuvo que ser un submarino japonés el que hundiera el Sydney, aunque Japón aún no había entrado en guerra. Ahora una investigación judicial intentará arrojar luz sobre uno de los grandes misterios de la Segunda Guerra Mundial. El hallazgo el pasado marzo de los restos hundidos de las dos embarcaciones reabrió el interés sobre el caso. La investigación comenzará esta semana con la audiencia de ex tripulantes australianos que habían navegado en el Sydney antes de que fuera hundido.

El mar subió más de lo que se pensaba tras el último deshielo en el Ártico


EFE – ADN

La fusión de esta gran masa de hielo hace 7.600 años hizo que el nivel del mar aumentara hasta 1,3 centímetros por año

actualidad080901.jpgDespués de recabar datos sobre los procesos de deshielo más recientes en el Polo Norte, hace 9.000 y 7.600 años, los científicos temen que el crecimiento del nivel del mar como consecuencia del cambio climático sea mayor del estimado.

En un artículo publicado en la revista británica Nature Geoscience, investigadores de la Universidad de Wisconsin (EEUU) explican las causas y consecuencias de la rápida fusión de las enormes capas de hielo de Laurentide, una región helada situada en el actual Canadá y el norte de Estados Unidos.

La causa de este rápido deshielo, que se produjo en dos periodos al principio del Holoceno -actual época del cuaternario, que empezó hace más de 11.700 años-, fue el incremento de las temperaturas de verano y de la radiación solar.

Proceso más rápido de lo esperado

La fusión de esta gran masa de hielo en dos periodos separados por 1.400 años, hizo que el nivel del mar aumentara 0,7 y 1,3 centímetros por año en uno y otro proceso.

El equipo investigador liderado por Anders Carlson llegó a estas conclusiones tras hacer una reconstrucción de estos deshielos a partir de evidencias marinas y terrestres.

La radiación solar que llegaba a la superficie terrestre era dos veces más intensa en aquella época que la que, según los científicos, causará el efecto invernadero en el año 2100.

Sin embargo, advierten de que el aumento de la temperatura que se produjo entonces es similar a la registrada en Groenlandia en las últimas décadas. Por ello, consideran que el aumento del nivel del mar podría ser mucho mayor de lo pronosticado hasta ahora.