Cadena Ser

  • La obra fue robada el pasado mes de junio en Sao Paulo
  • El grabado ‘Minotauro, bebedor y mujeres’, que apareció el pasado viernes en una carretera de la ciudad brasileña, había sido robado junto a otras tres obras que ya se habían recuperado. Los presuntos ladrones ya han sido arrestados.

1219010407_850215_0000000000_sumario_normal

El pasado 12 de junio, dos ladrones entraron a la Estaçao Pinocateca, un centro de exposiciones localizado en el centro de la ciudad de Sao Paulo, y robaron el óleo Mulheres na Janela de Di Cavalcanti, la acuarela O Casal de Lasar Segall y dos obras de Picaso, El pintor y su modelo, de 1963, y Minotauro, bebedor y mujeres, la única que aún no se había recuperado.

Posteriormente, la policía encontró los cuadros de Di Cavalcanti y Segall gracias a un operativo policial en el que se capturó a uno de los acusados del robo. La segunda operación localizó una de las obras de Picasso y arrestó a otro hombre más.

Encontrado en una carretera

La policía encontró el grabado de Picasso el pasado viernes. El grabado estaba en un lado de la carretera en la zona oeste de Sao Paulo. La Pinacoteca ya ha confirmado la veracidad de la obra.

Las cuatro obras están valoradas en un millón de reales, que equivalen a más de cuatrocientos mil euros.

Más de 30.000 obras robadas en el mundo

Según estadísticas oficiales, la mayor cantidad de obras robadas en el mundo registran los siguientes pintores: En primer lugar se encuentra Pablo Picasso, con 543 obras robadas. El segundo artista es Joan Miró, con 371, seguido de Marc Chagall, Dalí, Albretch Duerer, Rembrandt y Andy Warhol.

Los robos de obras de arte han sido, son y serán un tema atractivo para guionistas de cine, novelistas y redactores de prensa, y es que son miles las obras de arte -30.000 según Interpol- que aún no han sido recuperadas, creándose así todo tipo de secretos alrededor de ellas y llegando a ofrecer recompensas millonarias por la captura de la obra robada. Según el FBI, El arte robado mueve 4.100 millones de euros anuales Los ladrones de estas joyas pictóricas suelen robar por encargo o bien revender la mercancía mucho tiempo después, cuando el robo ya se ha olvidado.

Anuncios