EFE – La Vanguardia

  • Las filtraciones de aguas subterráneas en la meseta de Guiza amenazaban al célebre monumento 

esfinge-de-giza_2104791El Cairo.- Las filtraciones de aguas subterráneas en la meseta de Guiza no suponen ninguna amenaza para la salud de la Esfinge, según los últimos estudios realizados por el Centro de Ingeniería de Antigüedades de la Universidad de El Cairo (CIAUC).

El Consejo Supremo de Antigüedades (CSA) aseguró hoy en un comunicado que estos estudios han probado que las aguas subterráneas, que se encuentran en la zona arqueológica a una profundidad de 4,8 metros, son puras, por lo que se descarta que hayan dañado los monumentos.

Se espera que dentro de dos meses se consigan eliminar totalmente las aguas que se han acumulado delante de la Esfinge gracias a un proyecto del CIAUC, que lleva varios meses en marcha, con un presupuesto de dos millones de libras (unos 400.000 dólares), según el secretario general del CSA, Zahi Hawas. Hawas desmintió así las informaciones difundidas hace meses sobre el peligro que suponen las aguas subterráneas para la Esfinge.

Según el director del CIAUC, Hafez Abdel Azim, el movimiento y el nivel de las aguas debajo del Templo del Valle -unos metros delante de la Esfinge- están estables y se han excavado siete pozos experimentales para estudiar el movimiento de las aguas en esa zona. Los expertos han reducido en un 70 por ciento el nivel de esas aguas subterráneas, ya que se sacan de la zona 260 metros cúbicos de agua por hora, agregó la fuente.

Está previsto que se realice un estudio global durante dos años sobre los orígenes de las aguas subterráneas en la zona, según anunció Hawas. Expertos del CIAUC y de la Agencia para el Desarrollo Internacional de EEUU (USAID) realizarán los estudios en el marco de un proyecto con un presupuesto de 40 millones de libras (unos 8 millones de dólares).

Anuncios