EP – ADN

  • Los descubrimientos arqueológicos enterrados en el sudoeste de Alemania sugieren que la violencia también se producía por las parejas, además de por los recursos, la sobrepoblación y la propiedad

masacre_neoliticoUna fosa común de hace más de 7.000 años constituye la prueba más antigua de la lucha de los hombres por las mujeres, según un estudio dirigido por la Universidad de Durham (Estados Unidos) que se publica en la revista Antiquity. Este enterramiento masivo de esqueletos sugiere que las tribus vecinas en tiempos prehistóricos estaban preparadas para matar con brutalidad a los rivales varones para proteger a sus mujeres.

La investigación se centró en 34 esqueletos descubiertos enterrados en la villa de Talheim en el sudoeste de Alemania. Las evidencias genéticas que se inducen de los dientes de los esqueletos sugieren que eran de personas que habían resultado muertas durante un ataque entre tribus rivales hacia el año 5000 antes de Cristo.

Los investigadores descubrieron que, aunque había mujeres adultas entre los esqueletos de los inmigrantes, dentro del grupo local de esqueletos había sólo hombres y niños. Los científicos concluyen que la ausencia de mujeres locales indica que se habían librado de la muerte y habían sido capturadas, lo que podría haber sido la principal motivación para el ataque.

Una comunidad excepcional

Según señala Alex Bentley, director del estudio, “parece que el objetivo era esta comunidad, como podría haber sucedido en un ciclo de venganza entre grupos rivales. Aunque los recursos y la población eran factores indudables en la Europa central sobre esa época, las mujeres parecían ser la razón inmediata para el ataque”.

Según los investigadores, el análisis apunta a que las mujeres locales se mantuvieron con vida. Los científicos alcanzaron estas conclusiones después de analizar las firmas de isótopos de estroncio, carbono y oxígeno de los dientes de los esqueletos. Este análisis proporcionó información vital sobre el origen geológico y la dieta de los esqueletos.

Según los investigadores han existido muchas descripciones que atestiguan luchas por mujeres en los pasados 100 años pero la mayoría de evidencias arqueológicas apuntan a la aparición de la violencia por los recursos, la sobrepoblación y la propiedad. Los descubrimientos arqueológicos de este estudio por primera vez sugieren que la violencia también se producía por las parejas incluso en tiempos prehistóricos.

Los esqueletos del gran enterramiento de Talheim, que se descubrió en los años 80 del pasado siglo se encontraban en una gran cuenca de tres metros de largo. Lo deliberado de este ataque prehistórico se descubrió cuando expertos alemanes en esqueletos determinaron que la mayoría habían sido asesinados por un golpe en el lado izquierdo de la cabeza, lo que sugiere que las víctimas fueron rodeadas y asesinadas, probablemente con un hacha de piedra. Otras podrían haber sido asesinadas por heridas de flechas desde atrás como si las víctimas hubieran tratado de huir.

Anuncios