El tren de la muerte regresa a Berlín Este


EFE – ADN

  • Los “Trenes especiales a la muerte” llegaron hoy a la estación central del antiguo Berlín oriental con el pesado recuerdo de las deportaciones del nacionalsocialismo

14449027291619

Uno de los “trenes de la muerte” llegó hoy a la Ostbahnhof, la antigua estación central de la alemania Nazi, con su exposición itinerante sobre las deportaciones en tren durante los oscuros años del nacionalsocialismo.

Los dos vagones, tirados por una locomotora y el pesado recuerdo de las deportaciones del nacionalsocialismo, salieron de la capital alemana el pasado mes de noviembre, después de un tira y afloja con la compañía de ferrocarriles alemana Deutsche Bahn, que la quiso vetar.

Sus motivos tienen, como otras empresas que colaboraron con las atrocidades del régimen. Los 1600 trenes del exterminio nazi fueron un elemento de máxima importancia logística para el Holocausto. Una cuestión de números, los de la German Reichbahn y a la Ostbahn: “50 vagones X 50 prisioneros X 1.5 trenes X 1.066 días = 4.000.000 evacuados”.

El tren recorrerá durante los próximos diez días distintas estaciones de la capital, itinerario del que ha sido excluida “por razones técnicas” y pese a las críticas de amplios sectores de la ciudadanía, la estación central de Berlín, inaugurada durante los mundiales de fútbol de 2006.

La Deutschen Bahn no quería tener en sus estaciones esa muestra, por considerar que estropeaba la imagen actual de un compañía que, según sus directivos, ya ha estudiado e investigado suficientemente su pasado, como demuestra el material exhibido en su Museo en Nuremberg.

Fue necesaria la intervención del ministro de Transportes, el socialdemócrata Wolfgang Tiefensee, para forzar un cambio de opinión. La Deutsche Bahn (DB) es, al fin y al cabo, aún propiedad del Estado, y sus estaciones son un espacio público.

La presidenta del Consejo Central de los Judíos de Alemania, Charlotte Knobloch, así como su homólogo para el colectivo gitano, Romani Rose, hicieron causa común para hacer que el material se exhibiera ahí donde, a su juicio, debe estar: en las estaciones.

La muestra ilustra desde el corazón del Berlín actual, la estación subterránea de la Potsdamerplatz, el destino de algunos judíos alemanes, franceses o austríacos deportados a partir de 1938 por el Reichsbahn -los ferrocarriles del III Reich- hacia Auschwitz y otros campos de exterminio nazi.

Se calcula que durante los años del nacionalsocialismo, los trenes del Reichsbahn llevaron hasta los campos de concentración y exterminio a unos tres millones de personas.

Además de Berlín, su primera y última estación, el “tren de la memoria” recorrió instalaciones de ocho ciudades repartidas por todo el país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s