EUROPA PRESS – El Mundo

  • FÓSIL DEL PLIOCENO

1207305346_g_0LEPE (HUELVA).- Los trabajadores que realizaban tareas limpieza y preparación de los materiales que constituyen los fondos expositivos del futuro Centro Provincial de Interpretación Paleontológica Ciudad de Lepe (Huelva) han hallado unos restos fósiles que se corresponden con el hueso pélvico izquierdo de un ‘pinnípedo’, perteneciente a una foca, que podría tener cuatro millones de años.

Según explicó en una nota el paleontólogo Fernando Muñiz, que coordina este futuro centro divulgativo conveniado entre la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Lepe, la determinación de este hueso fósil se ha realizado de forma conjunta con el equipo internacional de paleontólogos que integran también los doctores Irina Koretsky, del Laboratory of Evolutionary Biology (Howard University) en Washington, y Raúl Esperante, del Geoscience Research Institute en California.

Los paleontólogos están profundizando en el estudio biométrico del hueso pélvico para afinar de qué género de foca se trata dentro del grupo de la subfamilia de los Monachinae, grupo al que pertenece también la actual foca monje, de nombre científico ‘Monachus Monachus’.

En este sentido, el grupo de paleontólogos indicó que este tipo de estudio “permitirá saber a qué especie perteneció e incluso conocer datos como el sexo y variaciones ontogenéticas de esta foca, es decir, si estamos ante una ejemplar juvenil o adulto”, ya que los huesos pélvicos “son muy diagnósticos ya que estos mamíferos marinos presentan un claro dimorfismo específico (diferencia entre macho y hembra)”.

Los restos fueron hallados hace algún tiempo por paleontólogos onubenses –en particular el hallazgo lo realizó el operario M.A. Bernal– en uno de los cabezos de Huelva capital, junto a restos fósiles de ballenas, si bien éste llamó especialmente la atención por sus características morfológicas.

Según este equipo de paleontólogos, la importancia de este fósil se puede resumirse en que se trata de la “primera evidencia de restos fósiles de focas del Plioceno cercanas a la foca monje, de toda Andalucía, aunque también son bastantes escasos en la propia península ibérica”, y añadieron que “seguramente estamos ante el fósil de foca ‘Monachinae más temprano’ (de edad Plioceno inferior) dentro del registro geológico europeo”.

Este hallazgo, además, permite ahondar en los conocimientos sobre la distribución biogeográfica y evolución de esta familia de focas en el ámbito Atlántico-Mediterráneo europeo durante los últimos cinco millones de años, ya que “existen suficientes datos para considerar al género de foca actual de Monachus, entre los más primitivos, cuyo origen debió estar en Atlántico norte, donde hace alrededor de 15 millones de años pudo ocurrir la separación filogenético entre las focas monje atlántico-caribeñas y sus parientes de Hawai (hoy extinguida)”, puntualizó.

De la misma forma, amplía el conocimiento y número de especies de mamíferos marinos que habitaron el mar de Huelva durante el periodo geológico conocido como Plioceno (abarca de 5,3 hasta 1,8 millones de años). Hasta la fecha sólo se han encontrado en la provincia de Huelva restos fósiles de ballenas barbadas (misticetos) parecidas al actual rorcual común y yubartas, a destacar la localizada en el desaparecido cabezo de la Joya o en la Ribera de la Nicoba.

A nivel mundial, la foca monje se halla actualmente en la categoría “en peligro crítico de extinción” inscrita el Libro Rojo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN Red list, 1996). La especie está protegida internacionalmente por los Convenios de Bonn, Berna, Barcelona, el Convenio de Biodiversidad y el acuerdo Cites.

En todos los países de la Unión Europea la especie está protegida y de manera especial EN Grecia y Portugal, que tienen áreas específicamente destinadas a la protección y conservación de la foca monje.

Anuncios