El Pais

image.jpg

A pesar de su edad y sus averías, el telescopio espacial Hubble sigue mostrando su capacidad con una nueva primicia. Ha detectado metano en la atmósfera de un planeta gigante alrededor de la estrella HD189733, a 63 años luz de la Tierra. El metano es una molécula primaria de carbono y en la química del carbono se basa la vida en la Tierra.

“La importancia que tiene es que es la primera molécula orgánica que se detecta en un planeta extrasolar, pero este planeta está tan cerca de la estrella, tan caliente, que la conexión con la vida es algo remoto”, recuerda Agustín Sánchez Lavega, experto en atmósferas planetarias. Sin embargo, esta observación indica que sería posible detectar metano y otros compuestos orgánicos en planetas más parecidos al terrestre, que los telescopios actuales no alcanzan a observar y que estarían en la zona de un sistema planetario que los astrónomos llaman habitable, más lejos de la estrella.

Hay metano en la atmósfera de casi todos los planetas del Sistema Solar, incluida la Tierra, y también en Titán, luna de Saturno. En Marte se ha descubierto hace muy poco y, aunque al principio se pretendió relacionarlo con la vida, el consenso actual es que tiene origen geológico.

Los astrónomos estadounidenses y británicos que publican hoy sus resultados en la revista Nature también han confirmado la detección anterior de vapor de agua.

De hecho, ya se han detectado vapor de agua y compuestos orgánicos más complejos que el metano (hidrocarburos) en el disco protoplanetario de otra estrella, todavía más lejana que la observada por el Hubble. “Esto confirma las teorías sobre la formación de nuestro Sistema Solar”, recuerda Sánchez Lavega. Los resultados se publicaron la pasada semana en Science.