EFE – ADN

  • Los fósiles hallados en Chad en 2001 tienen una antigüedad de unos 7 millones de años, lo que, según sus descubridores, prueba que se trata de un homínido y no de un primate

toumaiaEl análisis de los restos fósiles del probable homínido Toumai revela que ese primate pobló una zona de África hace unos siete millones de años, según revela un estudio que publica este fin de semana la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Esos restos consisten en un cráneo casi completo, fragmentos de la mandíbula inferior y tres dientes aislados y fueron descubiertos en el desierto de Chad en 2001 por antropólogos franceses.

Dirigidos por el antropólogo Michel Brunet, los expertos bautizaron los restos con el nombre de Sahelantropus tchadensis, más conocido como Toumai, que significa “esperanza de vida” en el dialecto regional de Chad.

Según el informe publicado, el estudio radiocronológico de los restos fósiles establece que tienen entre 6,8 y 7,2 millones de años, lo que lo convierte en un elemento clave para establecer las primeras etapas de la evolución de los homínidos.

Brunet explica que este dato demuestra que la última separación evolutiva entre los chimpancés y seres humanos ocurrió hace unos ocho millones de años, mucho antes de lo que se creía hasta ahora. Además, el descubrimiento también implicaría que los homínidos evolucionaron rápidamente tras separarse del ancestro común para los otros primates y los seres humanos.

Polémica científica

Al darse a conocer el descubrimiento de los restos fósiles en 2001, algunos científicos criticaron su nombre por cuanto, según afirmaron, determina de manera intrínseca su carácter homínido cuando en realidad solamente se trata de un simio que vivió en la región hace millones de años.

Para fundamentar su rechazo señalaron que el cráneo es demasiado plano y no tiene la capacidad de volumen que caracteriza al de los humanos. Por su tamaño, el homínido no mediría más de 120 centímetros, es decir, la altura de un chimpancé, según indicaron.

Pero los partidarios del carácter homínido de Toumai volvieron a la carga y, mediante una reconstrucción informática, señalaron que la estructura craneana tenía diferencias claras con las de los gorilas y los chimpancés. Además, sus características revelan que podía ser un bípedo.

“El nuevo homínido exhibe una combinación única de características… que sugieren una estrecha relación con el último ancestro de humanos y chimpancés, lo que a su vez sugiere que es un probable ancestro de los homínidos posteriores”, señalaron los científicos en un estudio publicado en 2002 en la revista Science in Africa.

Anuncios