El Pais

  • Científicos estadounidenses aseguran que entre el 20% y el 60% de las estrellas similares al Sol de nuestra galaxia cuentan en sus órbitas con planetas rocosos capaces de albergar vida

galaxias-escondidas-Via-Lactea-salen_MEDIMA20160209_0113_24-1.jpg

Un grupo de investigadores estadounidenses ha descubierto que los planetas rocosos, probablemente con condiciones adecuadas para la vida, podrían ser más comunes en nuestra galaxia de lo que se creía hasta ahora. Según un estudio de la Universidad de Arizona, entre el 20% y el 60% de los astros similares al Sol que hay en la Vía Láctea cuentan en sus órbitas con planetas muy parecidos a la Tierra.

La Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS por sus siglas en inglés) ha acogido en Boston la presentación de nuevos descubrimientos acerca de los planetas en virtud de datos obtenidos por telescopios como el Hubble y el Spitzer, entre otros. Según los científicos, es probable que existan cientos de planetas rocosos con posibilidad de albergar vida en otras partes de la galaxia, fuera del sistema solar.

El equipo de científicos dirigido por el astrónomo de la Universidad de Arizona Michael Meyer se ha servido del telescopio Spitzer de la NASA para observar grupos de estrellas con masas similares a la del Sol. En sus observaciones, los investigadores han detectado discos de polvo cósmico en torno a las estrellas en algunos de los grupos más jóvenes; se cree que el polvo es producto de grandes rocas que chocaron entre sí antes de formar planetas.

‘Tierras’ heladas

Según algunos astrónomos, es más que probable que existan numerosos planetas con tamaños similares a la Tierra que estarían helados. El investigador de la NASA Alan Stern, en su ponencia en la AAAS, ha señalado que únicamente se ha descubierto la punta del iceberg en materia de planetas dentro de nuestro sistema solar. Sólo en el cinturón de Kuiper, ha subrayado, se han localizado planetas que podrían tener el tamaño de Plutón.

También ha reconocido que explorar el espacio en busca de nuevos planetas con vida es “como buscar una aguja en un pajar”. “Es como si quisiésemos explorar Norteamérica y estuviésemos en la costa este y sólo supiésemos de la existencia de los primeros 100 kilómetros”, ha explicado.

En declaraciones a la cadena británica BBC, Stern ha indicado que muchos de estos planetas son helados, otros rocosos y que habrá algunos con la misma masa de la Tierra. “Nuestra vieja visión de que el sistema solar tiene nueve planetas será suplantada por otra donde hay cientos si no miles de planetas”, ha añadido.

La misión Kepler de la NASA, prevista para el próximo año, ayudará a los científicos a hallar más pistas acerca de estos mundos distantes todavía sin descubrir.

Anuncios