CET – El Mundo

  • HALLAZGO EN CHINA
  • Su envergadura no era superior a los 2,5 centímetros
Fósil del pterosaurio. (Foto: PNAS)

Fósil del pterosaurio. (Foto: PNAS)

MADRID.- Un yacimiento chino, cercano a Mongolia, conservaba entre los sedimentos de hace unos 130 millones de años el esqueleto de un diminuto reptil volador, el más pequeño de su género que se ha descubierto hasta ahora.

El diminuto pterosaurio, bautizado como Nemicolopterus crypticus, tenía una envergadura, con las alas abiertas, de tan sólo 2,5 centímetros y, a tenor de sus rasgos físicos, se cree que vivía sobre los árboles, como los pájaros.

El hallazgo, fruto de la colaboración entre paleontólogos de la Academia de Ciencias China y de la Universidad de Río de Janeiro (Brasil) tuvo lugar en la formación Jiufotang. Para sorpresa de los investigadores, el esqueleto del extraño animal estaba prácticamente completo, lo que les ha permitido comprobar que tenía unas características muy peculiares, que le distinguían de otros congéneres del Cretáceo temprano.

Por ejemplo, comprobaron que no tenía dientes, que la forma de la cresta de su húmero era diferente y que las falanges de sus patas estaban curvadas, peculiaridades que son las que les permiten afirmar que el lagarto N. crypticus vivía en los árboles y que comía insectos en los bosques del norte de China.

El investigador que dirigió el trabajo, Xiaolin Wang, destaca en la revista Proceedings of National Academy of Science (PNAS) que es «una auténtica rareza entre los pterosaurios», si bien no entra a valorar su importancia dentro de la historia de estos extraños animales.

Primeros vertebrados alados

Los lagartos alados existieron durante toda la edad Mesozoica (de hace 228 a hace 65 millones de años) y se cree que fueron los primeros vertebrados en invadir el aire. Sus alas estaban formadas por una gran membrana de piel que se estiraba desde el extremo de su cuarto dedo, que estaba atrofiado, hasta las patas traseras.

Los fósiles encontrados hasta ahora muestran que algunos estaban cubiertos de pelo y tenían un cráneo muy parecido al de las aves, con unos ojos grandes que les permitían tener una visión buena. También gozaban de un excelente sentido del equilibrio, fundamental para volar. Y ponían huevos.

Los paleontólogos mantienen la hipótesis de que pudieron haber estado emparentados con los dinosaurios. De hecho, algunos alcanzaron un gran tamaño, de hasta ocho metros de envergadura. Sin embargo, hacia el final del Mesozoico fueron perdiendo diversidad. Una de las hipótesis vigentes mantiene que por entonces la temperatura bajó 10ºC, lo que provocó la aparición de las estaciones y un cambio en la velocidad del viento que acabó con las grandes especies planeadoras, como ésta.

Inglaterra, Alemania, India y Arizona han sido las zonas donde más fósiles se han encontrado hasta ahora. Hay un yacimiento en Baviera, en Solnhofen, en el que se han identificado hasta 600 especies . Sin embargo, entre ellas no hay nada similar al Nemicolopterus crypticus que se ha descubierto en China, poco mayor que una mosca.

Anuncios