La variedad genética del ser humano y las nuevas células madre, hitos científicos del año


CET – El Mundo

  • ‘SCIENCE’ ELIGE LAS INVESTIGACIONES CLAVE
Portada del número de la revista 'Science'.

Portada del número de la revista ‘Science’.

MADRID.- Dos temas biomédicos encabezan este año el ‘ranking’ de hitos científicos que hace cada año la revista ‘Science’. Las innumerables variaciones de nuestro ‘libro de la vida’ y la creación de células similares a las células madre embrionarias (pero sin su polémico origen) han lidiado por el primer puesto. Finalmente, los responsables de ‘Science’ han dado el ‘oro’ a la investigación genética.

Hace seis años, un consorcio internacional y una compañía privada (Celera Genomics) publicaron el mapa del genoma humano, los 3.000 millones de bases y miles de genes que componen el llamado ‘libro de la vida’. Esto sólo era el pistoletazo de salida para un área de investigación que, en 2007, ha dado importantes frutos. El hito de este año “no es sobre el genoma humano, sino sobre tu genoma particular, o el mío, y lo que puede decirnos sobre nuestros antecedentes y la calidad de nuestros futuros”, explica Donald Kennedy, responsable de la revista en un editorial.

Los avances tecnológicos han permitido acelerar y abaratar la secuenciación de la información genética de una persona concreta. Esto está permitiendo detectar las similitudes y diferencias entre el ADN de los seres humanos y, en consecuencia, la información genética que está relacionada con algunas características personales o con ciertas enfermedades. “Hemos pasado de preguntarnos qué es lo que hay en nuestro ADN que nos hace humanos a tratar que saber qué hay en mi ADN que me hace [ser] yo”, señala ‘Science’.

Así, este año nos ha dejado genomas ilustres (como el del ex presidente de Celera, Craig Venter), pero también la información genética de miles de ‘anónimos’, que ha permitido trazar los orígenes genéticos de numerosas enfermedades y describir nuevas variaciones genéticas (los llamados polimorfismos de un solo nucleótido o SNPs). El Consorcio Internacional HapMap, creado en 2002, publicaba el pasado octubre una detallada descripción de estas diferencias: en total, 3,1 millones de variaciones genéticas.

Tal avalancha de información sólo ha sido posible “a medida que más y más genetistas han coincidido en compartir datos y a medida que las agencias subvencionadoras exigen tales intercambios”, explica ‘Science’. Precisamente, otra colaboración internacional de este tipo hizo posible a mediados de este verano describir las claves genéticas de siete enfermedades comunes, desde la patología coronaria a la diabetes.

Pero no sólo de SNPs está hecho el genoma: otros trabajos han servido para demostrar lo compleja que es nuestra información genética (además de estos polimorfismos simples, el genoma de cada individuo se diferencia también por su tamaño o por variantes en el número de copias).

Es un salto conceptual enorme que afectará todo, desde cómo tratan las enfermedades los doctores hasta cómo nos vemos a nosotros mismos y protegemos nuestra privacidad”, dice Robert Coontz, subeditor de noticias para ciencias físicas de ‘Science’ y responsable del proceso de selección.

Un fuerte subcampeón

Pese al potencial de las investigaciones genéticas, lo cierto es que el jurado de ‘Science’ lo ha tenido difícil en su decisión de este año. “Un fuerte hito finalista llegó a la línea de meta de este año justo a tiempo“, dice Kennedy acerca de la investigación que ha quedado en segundo lugar. Dos grupos científicos, uno japonés y otro estadounidense, transformaron células de la piel en otras células similares a las embrionarias (capaces de transformarse en otros tipos de tejidos). La técnica para ‘reprogramar’ estas células (insertar cuatro genes en una célula adulta) se había probado eficaz unos meses antes en ratones.

Es un hallazgo científico y un hito político“, dice la revista. Por el momento, la reprogramación celular se encuentra en pañales y, pese a que la obtención de células evita la controversia que rodea las células madre embrionarias, los científicos abogan por continuar con ambas líneas de investigación.

“Como en el caso del principal descubrimiento, las células reprogramables podrían abrir nuevas avenidas para la investigación biomédica una vez que los científicos despejen unos cuantos obstáculos más. Era un fuerte contendiente para nuestro principal descubrimiento, pero nos decidimos por la variación genética humana porque está moviéndose tan rápido y es tan radical”, relata Coontz.

En la lista de los 10 hitos científicos ha habido este año otras estrellas procedentes de la biomedicina, como varias investigaciones sobre la memoria y la imaginación (que comparten mecanismos neurales, según sus hallazgos) o la estructura del receptor adrenérgico B2, un receptor implicado en los mecanismos para detectar luz, olores o gustos y en la transmisión de mensajes de diversas moléculas. Varios equipos de investigadores dedicaron casi dos décadas a ‘dibujar’ este receptor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s