CET – El Mundo

  • ERA UN TERAPODO GIGANTESCO
  • Los fósiles fueron encontrados en Níger y son distintos de los de otras especies

carcharodontosaurus_iguidensis_by_eusou123-d61ae7vMADRID.- Un estudiante de la Universidad de Bristol ha identificado como una nueva especie los restos de un gigantesco dinosaurio carnívoro que habían sido encontrados en Níger durante una expedición realizada en 1997. Desde entonces, los fósiles no habían sido analizados.

La nueva especie, bautizada como ‘Carcharodontosaurio iguidensis’, se estima que tenía entre 13 y 14 metros de longitud, más del doble que un autobús de dos plantas. Solamente el cráneo tenía unas dimensiones cercanas a 1,74 metros de largo y cada uno de sus dientes era tan grande como un plátano.

Fue Steven Brusatte el universitario británico que averiguó que los fósiles nigerinos no eran de una especie conocida, aunque sí están clasificados dentro de un género, el ‘Carcharodontosaurio’, que ya fue descrito en la década de 1920, cuando se hallaron dos dientes que después han sido dados por perdidos.

En la década siguiente, en Egipto, se encontraron también otros restos, pero la mala suerte hizo que también desaparecieran, éstos durante el bombardeo de Munich (Alemania) en 1944, casi al final de la Segunda Guerra Mundial.

Desde entonces solamente han salido a la luz un cráneo de dos metros de longitud en el desierto de Marruecos, en 1995. Se llamó el ‘Carcharodontosaurio saharicus’. «Realmente encontrar este tipo de dinosaurio es muy raro», ha declarado Brusatte.

Los fósiles que él ha analizado corresponden a los hallazgos realizados en Níger en 1997 por una expedición dirigida por el paleontólogo norteamericano Paul Sereno, coautor del trabajo.

Se trata de varios pedazos de la cabeza (parte del hocico, la mandíbula inferior y un trozo del cráneo) y del cuello del dinosaurio, que son los que se describen en el último número de la revista ‘Journal of Vertebrate Paleontology’.

Brusatte y su colega aseguran que por sus características no se trataba exactamente del mismo animal que el encontrado en Marruecos y por ello le describen como nueva especie: el ‘C. iguidensis’.

Con estas conclusiones, los paleontólogos demuestran que un importante número de grandes terópodos (dinosaurios carnívoros y bípedos) vivían en África hace 95 millones de años. De hecho, fósiles de otros dos ‘supercarnívoros’ también han sido localizados en lo que ahora es el ecosistema sahariano: el ‘Spinosaurus’ , que podía llegar a medir hasta 18 metros de longitud, y el ‘Abelisarus’ o largato de Abel, que crecía hasta unos nueve metros.

Brusatte recuerda que en pleno Cretácico, hace 95 millones de años, el nivel del mar era mucho mayor en algunas zonas de la Tierra y que el clima era mucho más cálido. «Parece que las aguas separaron el área de Marruecos y Níger, por lo que la especie evolucionó de forma diferente en cada una de las dos regiones», ha argumentado.

Para el investigador «este hecho tiene implicaciones actuales, dado que están subiendo tanto las temperaturas como el nivel del mar». «Estudiando lo que ocurrió en estos ecosistemas, esperamos poder comprender mejor cómo el mundo puede cambiar», señaló.

Anuncios