A-12, el halcón ’supersecreto’ de la Guerra Fría


El Mundo

  • LA CIA DESVELA UNO DE SUS AVIONES ESPÍA
  • El aparato, diseñado por Lockheed, batió récords de velocidad y altitud en los años 60
  • En la actualidad ‘sobreviven’ sólo nueve de los 15 que se construyeron originalmente

a12_avionespia.jpg

MADRID | LANGLEY (EEUU) .- Volaba más rápido que ningún otro avión espía del momento y también más alto. Tan alto que desde su cabina podía verse la curvatura de la tierra, todo un adelanto tecnológico para su época. Así era el A-12, considerado ‘supersecreto’ durante décadas y desvelado este miércoles por la CIA en una ceremonia en su honor.

“Era un avión bonito”, dijo el coronel retirado Ken Collins, una de las seis únicas personas que tuvieron el privilegio de pilotar un A-12.

Collins estuvo entre los numerosos veteranos que acudieron a la sede de la agencia de espionaje estadounidense en Langley (Virginia) para rememorar el aparato que destrozó récords de velocidad y altitud en los años 60, en el marco del programa secreto ‘Oxcart’.

Los A-12 ascendían hasta los 90.000 pies o 27.400 metros de altura y eran capaces de superar los 3.500 kilómetros por hora —más de 3,2 veces la velocidad del sonido—, lo que les permitía atravesar el antiguo Vietnam del Norte en sólo 12 minutos.

‘Dejaba sin aliento’

Las temperaturas podían alcanzar los 360 grados en el morro del aparato, según el coronel Collins. Además, las ondas de choque originadas al superar la barrera del sonido eran en ocasiones tan violentas que provocaban fuertes virajes e incluso pérdidas de sustentación.

El propio Collins, que llevó a cabo seis misiones aéreas en Vietnam del Norte, relató cómo una vez se vio obligado a lanzarse en paracaídas de un A-12 sobre el estado de Utah por culpa de un error informático. Pese a todo, insistió en que “era un avión estupendo para aterrizar y, técnicamente, una fantasía para volar”.

El director de la CIA y general de la Fuerza Aérea, Michael Hayden , describió el avión ‘supersecreto’ como “una maravilla de la ingeniería aeronática” que ” dejaba literalmente sin aliento a quienes lo veían volar por primera vez “.

Diseñados por la compañía Lockheed para suceder a los ilustres U-2, los A-12 iniciaron sus operaciones en 1965 y fueron retirados en 1968. En la actualidad ‘sobreviven’ sólo nueve de los 15 aparatos que se construyeron. El resto se perdieron en accidentes y dos de sus pilotos fallecieron.

El velocirraptor tenía plumas, pero no volaba


Jueves 20/09/07 23:45 CET- El Mundo

ENCUENTRAN MARCAS EN LOS HUESOS DE LAS CAÑAS DE LAS PLUMAS

MADRID .- Un análisis detallado de los restos fósiles almacenados en el Museo Nacional de Historia Natural de Estados Unidos revela que estos dinosaurios disponían de plumas, y eran más pequeños de lo que se suponía. Este es la conclusión de un informe paleontólogico que se ha dado a conocer en la revista ‘Science’.

Hasta el momento se sabía que, en general, los dinosaurios tuvieron plumas, lo que les vincula con las aves. Pero ahora se ha verificado ese parentesco con el más popular de los dinosaurios: el velocirraptor, el protagonista de la película que ha sido capaz de interesar mundialmente al público sobre estas especies extinguidas hace 60 millones de años .

La prueba de que tuvieron plumas proviene del hueso de un antebrazo de un velocirraptor hallado en Mongolia en 1998, es decir, cinco años después del estreno de la primera entrega de Parque Jurásico. El nuevo examen del fósil ha revelado indicios claros de marcas donde se asentaban los cañones de las plumas secundarias, que se unían al hueso con ligamentos.

La morfología es exactamente la misma que hay en las aves modernas , y más específicamente de aquellas que hacen vuelos largos, altos y potentes. “El haber hallado estas marcas en el cúbito derecho de aquel velocirraptor nos permite demostrar concluyentemente que tenía plumas, algo que sospechábamos, pero que nunca se había podido demostrar”, afirma Alan Turner, paleontólogo de citado museo y autor del estudio.

Aunque aquellas plumas debían ser muy grandes, el velocirraptor había perdido la capacidad de volar. Según ‘Science’, esa capacidad la tuvieron seguramente algunos de sus ancestros, y el velocirraptor del museo sólo conservó las plumas. Algo que no le servía para volar, pero sí para las exhibiciones sexuales , para demostrar la jerarquía e incluso para ayudarle en las maniobras más rápidas.

La investigación también modifica el tamaño de los dinosaurios de ficción de Spielberg. Los amenazantes saurios que aterrorizan al profesor Grant medían tan sólo 90 centímetros de alto, 1,5 metros de largo incluida la cola y pesaban 15 kilos. Es decir, lo que un mamífero medio actual, aunque con una mandíbula muy amenazante, como se ve en la foto superior.

La muñeca del ‘Homo floresiensis’ apoya la hipótesis de que fuera un homínido


Jueves 20/09/07 23:43 CET- El Mundo

DEBATE ÉNTRE PALEONTÓLOGOS

actualidad-070920.jpgMADRID .- En un artículo publicado en la revista Science se ofrecen nuevos argumentos sobre la existencia del ‘Homo floresensis’; el llamado ‘hobbit’ por su pequeña estatura. Según los autores de este trabajo, estaríamos ante una especie de homínido extinta y desconocida hasta ahora. Según sus detractores, sólo sería un ‘Homo Sapiens’ aquejado de microcefalia.

La tesis que sostienen los autores del artículo, entre los que se encuentra Michael J. Morwood, uno de los descubridores del supuesto homínido, es que los restos hallados en la Isla de Flores corresponden a una especie de homínido, coetánea del Homo Sapiens, pero cuyo origen es muy anterior.

actualidad-070920_2.jpgDesde su punto de vista, es muy improbable que los huesos que componen la muñeca de ‘hobbit’ sean los de un hombre que sufriera una malformación congénita del tipo que sea, pues se asemejan a los de los primates y ominidos primitivos . En su opinión, sería muy extraño que un defecto físico casual diera lugar a una morfología evolutivamente anterior. Sería más probable que todo el organismo fuera una especie distinta, que guardaba parecidos con los homínidos anteriores.

Los huesos que sostienen este argumento son el trapezoide, el escafoides, y el capitate , situados en la únión de la mano con la muñeca, y sobre los que descansan los dedos índice y pulgar. Para Morwood y sus colegas existe una continuidad en la forma de esos huesos entre los primates africanos y los homínidos modernos. Por ejemplo, el escafoides de ‘hobbit’ se parece al de de un chimpancé más al de un ser humano moderno.

Los investigadores ponen de relieve que la formación de esos tres huesos tiene lugar en la decimoprimera semana de la gestación de un ser humano. Esta temprana gestación hace improbable que una causa externa que hubiera podido causar la microcefalia también afectase a los huesos de la mano.

Dado que Homo floresiensis es un homínido moderno -vivió en el Pleistoceno Superior, entre 120.000 y 10.000 años- la morfología de la mano sería la manifestación de un arcaismo . De ahí que habría que suponer que ‘hobbit’ descendería de un ‘antecessor’ del que también evolucionaron, por ejemplo, los neandertales.