Viernes 24/08/07 16:21 EFE- El Mundo

UN DOCUMENTO SECRETO, CLAVE EN EL HALLAZGO

  • La clave para localizar el lugar fue la desclasificación de un documento secreto
  • Hallaron los restos gracias a la ayuda de un club de aficionados a la arqueología

1187882968_0MOSCÚ .- Arqueólogos rusos han anunciado el hallazgo de restos óseos que presuntamente pertenecen a dos de los hijos de Nicolás II, el último zar de Rusia, asesinado junto a toda su familia por los bolcheviques en 1918.

“En el curso de unos trabajos de búsqueda en julio y agosto se encontraron los restos de dos personas con signos de múltiples lesiones. Los arqueólogos suponen que se trata de los restos del Zarévich Alexéi y la gran princesa María”, aseguró el arqueólogo Serguéi Pogorélov a la agencia Interfax.

Nicolás II, su esposa y sus cinco hijos, entre ellos el príncipe heredero, Alexéi, fueron vilmente ejecutados el 17 de julio de 1918, en un sótano de la casa Ipatiev (Yekaterimburgo).

Según Pogorélov, subdirector de investigaciones arqueológicas de la región Sverdlovsk (Urales), la clave para la localización del lugar donde los bolcheviques enterraron a los hijos del zar fue la desclasificación de un documento hasta hace poco considerado “secreto” .

Se trata de una narración detallada de Yákov Yurovski, quien dirigió el fusilamiento de la familia imperial rusa por orden directa de la dirección bolchevique. Yurovski relata como tras varios intentos fallidos de enterrar los cadáveres de los miembros de la familia del zar, los integrantes del pelotón de fusilamiento decidieron rociar con ácido sulfúrico los cuerpos.

Esos cuerpos fueron sepultados bajo un puente de madera en una vieja carretera que conducía a la localidad Koptiakí -a las afueras de Yekaterimburgo-, mientras los cadáveres de Alexéi y María fueron trasladados a un bosque cercano y enterrados. Al enterrarlos por separado, los bolcheviques pretendían que, en caso de ser hallados, nadie vinculara esos restos con los de la familia imperial.

Los restos de Alexéi, heredero al trono imperial ruso, y de su hermana María fueron encontrados bajo tierra en un bosque cerca de Yekaterimburgo, capital de la región de los Urales, gracias a la colaboración de un club de aficionados a la arqueología . Además de trozos de hueso de diferentes tamaños, los arqueólogos encontraron dientes, balas de diferente calibre, puntas y trozos de cerámica, entre otros objetos.

Los restos del zar y ocho de sus familiares fueron hallados en 1979, y tras ser identificados, fueron enterrados en la fortaleza de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo en 1998, pero los de Alexéi y María nunca fueron encontrados .

Los arqueólogos de los Urales son partidarios de que el análisis de los restos sea conducido abiertamente para el conocimiento público de la sociedad rusa. Además, añaden, entre los investigadores debe encontrarse un miembro de la Iglesia Ortodoxa, adalid de la rehabilitación de Nicolás II, al que canonizaron en 2000 como “mártir del Comunismo” .

La Justicia rusa se niega a rehabilitar al último zar y a su familia, al considerar que no hay base legal para considerarlos víctimas de una campaña de represión política bolchevique. Los bolcheviques consideraban a Nicolás II , que había sido coronado en 1894, un “enemigo de clase” y un “bandido sanguinario” .

Los partidarios de la rehabilitación mantienen que ésta permitiría al actual Estado ruso, como heredero de la URSS, evitar su parte de responsabilidad por el asesinato de Nicolás II.

Anuncios