Sabado 19/05/07 1:28 EFE- El Mundo

MIAMI .- Unas 17 toneladas de monedas de plata y oro, valoradas en 370 millones de euros, han sido extraídas por buceadores “cazatesoros” de Florida (EEUU), en lo que puede ser el más rico resto arqueológico submarino descubierto hasta ahora.

Dos personas examinan las monedas. (Foto: AP)

Dos personas examinan las monedas. (Foto: AP)

Los “cazatesoros”, si bien no revelaron por razones de seguridad la zona del océano Atlántico donde encontraron el pecio, señalaron que las piezas se extrajeron de los restos de un barco hundido en esas aguas, según documentos oficiales.

La compañía de exploración marina Odyssey, con sede en Tampa, en la costa oeste de Florida, informó de que recientemente trajeron a EEUU contenedores con las monedas extraídas del fondo del mar: un total de 500.000 piezas que esperan alcancen en el mercado un precio de 740 euros cada una.

La compañía declinó revelar más detalles sobre este pecio incomparable que podría proceder de los restos de un barco hundido en algún punto próximo a las costas de Gran Bretaña hace 400 años.

Al encontrarse los restos arqueológicos en una zona donde muchos barcos de la era colonial se hundieron, no hay todavía certeza sobre la nacionalidad del buque, tamaño y antigüedad, informó la compañía de exploradores.

Odyssey añadió que la zona exacta donde están localizados los restos del barco se halla más allá de las aguas territoriales y de la jurisdicción de cualquier nación.

La compañía no informó de si el pecio fue extraído de los mismos restos del galeón del siglo XVII que encontraron recientemente a unos 65 kilómetros al sudoeste de Gran Bretaña.

Amparándose en la naturaleza secreta del proyecto denominado “Cisne negro”, la compañía Odyssey tampoco quiso revelar el tipo de monedas rescatadas ni el país de origen del que proceden.

Las monedas extraídas, la mayor parte fabricadas en plata, podrían valer desde cientos a miles de euros cada pieza, dependiendo de su rareza y estado.

Hasta la fecha, el mayor tesoro encontrado corresponde al que se extrajo en 1985 de un galeón español del siglo XVII.

La fortuna sonrió entonces a Mel Fisher, un aventurero estadounidense que después de veinte años de búsqueda encontró ese año en los cayos de Florida los restos del galeón español Nuestra Señora de Atocha, hundido en 1622 .

En abril pasado, la compañía Odyssey presentó ante los tribunales de Florida otros dos casos de restos arqueológicos descubiertos.

Uno de los pecios fue encontrado por la compañía a 160 kilómetros de Gibraltar y el segundo aproximadamente a 100 kilómetros al este de Cerdeña, en el mar Mediterráneo.

Los tribunales de Florida no han aclarado todavía los derechos de las reclamaciones de Odyssey sobre los restos arqueológicos descubiertos.

Anuncios